Actos de malabarismo del siglo 21 para administrar un balance complejo en tiempos de incertidumbre

La crisis económica en la que vive el mundo es de unas características desconocidas. Todo empezó con la mayor pandemia de los últimos 100 años y continuó con el conflicto bélico más grave en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. Nadie podía prever semejantes circunstancias a principios de esta década. Adicionalmente, Vladímir Putin activó con su decisión del pasado 24 de febrero un cambio de paradigma en la seguridad, la energía, la alimentación y las migraciones en el mundo.

Parece extraño escribir sobre el oscurecimiento de los cielos económicos y la próxima amenaza de un amargo invierno de descontento, cuando los europeos se encuentran en medio del calor del verano. Al mirar en casi cualquier dirección vemos razones para preocuparse por las amenazas para la economía mundial.


En un año en el que la invasión rusa de Ucrania está provocando ondas de choque en la política y los mercados mundiales, la inflación se dispara en todo el mundo y las cadenas de suministro se están desmoronando, los mayores inversionistas están evaluando las consecuencias a largo plazo de los acontecimientos que no vieron venir.


Comencemos con China, donde las cifras del PIB para el segundo trimestre, publicadas el 15 de julio, el PIB se expandió apenas un 0,4% en el segundo trimestre en comparación con el año anterior donde parecía mostrar que su economía había evitado una contracción. Al tener una mirada más profunda, resulta ser que el gobierno de Xi Jinping, enfrentado a la ira de los bloqueos inducidos por el Covid, hizo todo lo posible para evitar que las estadísticas mostraran que la economía de China en realidad se contrajo el último trimestre. En otras palabras, los datos indican que el crecimiento se ha estancado. Además, el carbón, que produce el 60% de la energía de China ha alcanzado máximos históricos, en parte porque los países europeos han reducido su dependencia del gas natural ruso. Esta vez, China ha aflojado las restricciones a la producción minera para impulsar los suministros internos. El país también se ha estado cargando de carbón ruso, que está siendo rechazado por Occidente. Los funcionarios chinos incluso están considerando eliminar una prohibición de dos años sobre las importaciones de carbón australiano.

Los casos diarios de Covid han aumentado al nivel más alto desde mayo, lo que ha provocado más cierres locales. Y el presidente Xi Jinping todavía está tratando de apagar el virus cada vez que brota en lugar de aprender a vivir con él.

En cuanto al mercado inmobiliario chino, en docenas de ciudades está aumentando la conciencia de la gente sobre la incapacidad de los promotores inmobiliarios para completar los proyectos de viviendas, lo que desencadenará una espiral descendente adicional en el vasto sector. Los chinos de clase media están boicoteando los pagos de hipotecas en al menos 301 proyectos en unas 91 ciudades. La propiedad constituye una quinta parte de la actividad económica de China y alrededor del 70% de la riqueza de los hogares en China está ligada a bienes raíces. El riesgo es que cuanto más se prolonga la recesión inmobiliaria, más se refuerza a sí misma y arrastra consigo a la economía. La perspectiva del consumo, que ha sido el componente principal del crecimiento en China durante la mayor parte de la última década, está pasando por momentos críticos y resulta crucial que los hogares comiencen a gastar nuevamente, pero será muy difícil de ver esta recuperación, mientras continúen los bloqueos y caigan los precios de las viviendas. La inversión privada también debe recuperarse y el problema es que el sentimiento también está deprimido con los temores de recesión en las principales economías del mundo que pareciera estar destinado a frenar las exportaciones, debilitando aún más las perspectivas para las empresas privadas.

Marcado por el bloqueo caótico de Shanghai bajo la política Covid-Zero que ha convertido a China en un caso atípico global, se estima que alrededor de 10.000 ciudadanos chinos de alto poder adquisitivo buscan mover sobre 45 mil millones de dólares desde China este año, la segunda mayor salida prevista de riqueza y personas para un país después de Rusia.


Por otra parte, las democracias prósperas difícilmente lo están haciendo mejor. Esta semana se reúne el Banco Central Europeo para decidir si sube los tipos de interés. En Europa y en Estados Unidos, la amenaza de una inflación obstinadamente alta debe equilibrarse con los temores de una recesión. En la zona euro, se espera que la inflación haya aumentado un 8,6% en junio. Gran parte de eso se debe a los altos precios de los combustibles, lo que significa que el BCE, incluso si finalmente sube las tasas, tiene pocas esperanzas de reducir la inflación. Por el contrario, los inversionistas calculan que la FED volverá a subir los tipos a finales de este mes, probablemente en tres cuartos de punto, después de que la inflación se disparara en junio. Los inversionistas redujeron su exposición a activos de riesgo a niveles que no se vieron ni siquiera durante la crisis financiera mundial en una señal de capitulación total en medio de una perspectiva económica compleja, según la encuesta mensual de administradores de fondos de Bank of America Corp. Las expectativas de crecimiento y ganancias globales se hundieron a un mínimo histórico, mientras que las expectativas de recesión estaban en su punto más alto desde la desaceleración provocada por la pandemia en mayo de 2020. Las ventas de viviendas en California se desplomaron un 21% a medida que aumentan las tasas hipotecarias en Estados Unidos y el ritmo de compras en junio fue el más bajo desde mayo de 2020, cuando el confinamiento por la pandemia estaba en pleno efecto.

Con todo lo anterior sobre el estado de percepción de la economía mundial, debemos agregar que estamos viendo frente a nosotros un momento de desglobalización donde los países se miran internamente y tratan de asegurar el tener la capacidad de mantenerse a sí mismos.

Y otra cuota de preocupación será mirar que está pasando con el clima extremo provocado en parte por el calentamiento global que está causando estragos en toda Europa. La ola de calor está complicando los esfuerzos para combatir los incendios forestales y presionando la infraestructura energética del continente. Las centrales eléctricas están operando a niveles bajos para mantener las temperaturas bajo control, mientras que las tuberías de gas natural limitan los flujos, justo cuando aumenta la demanda de energía para enfriar hogares y oficinas. Londres registró el día más caluroso de su historia con 40 grados centígrados. La sequía y las altas temperaturas están quemando los cultivos en Italia y Francia. En Estados Unidos., la red eléctrica de Texas está nuevamente en problemas debido al calor que cubre el estado y Nueva York también está lista para una serie de días de más de 40 grados.

La comida puede ser el arma definitiva en el siglo 21 cuando el estrangulamiento de Ucrania muestra cómo la inseguridad agrícola puede utilizarse para fomentar el caos geopolítico. Putin está dando una lección objetiva sobre cómo la inseguridad geopolítica puede causar inseguridad alimentaria, lo que luego puede empeorar una gran cantidad de problemas en todo el mundo. El Programa Mundial de Alimentos estima que en 2022, 47 millones de personas adicionales pueden caer en una inseguridad alimentaria aguda, lo que significa que no pueden obtener suficientes alimentos para vivir una vida saludable y productiva. En Somalia, Yemen, Sudán y otros países, las muertes por hambre están aumentando a una velocidad nunca vista anteriormente y no podemos subestimar las consecuencias globales donde el hambre en Medio Oriente y el norte de África podría generar flujos de refugiados que alterarían aún más la política de Europa y exacerbarían sus divisiones internas. La escasez de alimentos puede provocar una avalancha de ciudades sobrecargadas, crear miseria que explotan los grupos extremistas y, de lo contrario, precipitar la violencia y la inestabilidad.

Ciertamente, no sería la primera vez que los alimentos y la geopolítica interactúan de manera explosiva. La revolución rusa de 1917 ocurrió cuando la Primera Guerra Mundial había sobrecargado un sistema ferroviario de mala calidad e hizo imposible alimentar a una población enojada. Entre 2010 y 2012, hizo que la Primavera Arabe ocurriera en parte debido al aumento de los precios de los alimentos que finalmente provocaron disturbios masivos. La agitación militar y política en el Medio Oriente aún no se ha calmado por completo, con guerras civiles en Siria y Libia, entre otros efectos. La inseguridad alimentaria y la inseguridad internacional van de la mano.


Un nuevo pronóstico de la ONU sugiere que el orden demográfico mundial cambiará en las próximas dos décadas. Para 2050, se prevé que Europa tenga 40 millones de habitantes menos que en la actualidad. La población de Ucrania, devastada por la guerra, se reducirá en alrededor de 7 millones este año, ya que muchos de sus ciudadanos buscarán refugio en otros lugares. Pero en general, la población mundial sigue creciendo. La ONU pronostica que el 43% del crecimiento de la población entre ahora y 2050 provendrá de solo cinco países: la República Democrática del Congo, Etiopía, India, Nigeria y Pakistán. Se pronostica que India superará a China como el país más poblado del mundo en 2024 y la mayor parte del crecimiento está ocurriendo en África. Para 2050, el 25% de la población mundial será africana.


Nos encontramos en un momento en el que todos estamos tratando de entender cómo nos han cambiado estas experiencias que hemos estado viviendo e imaginando lo que viene después. Esto no es sencillo y podríamos estar atrapados entre dos fuentes de tensión: la tensión de la iluminación donde podemos comenzar a imaginar lo que pueda ser posible, y la tensión de la negación, donde nos preocupa que todo lo nos afecte negativamente al desempeño futuro. Dónde te encuentras?




138 visualizaciones1 comentario