Australia ha alcanzado un hito energético notable: 25% de sus hogares tiene paneles solares

Las redes eléctricas requieren un equilibrio instantáneo de oferta y demanda. Históricamente, al menos, las redes lo han proporcionado agregando oferta a medida que aumentaba la demanda. La ecuación era inherentemente unilateral. Todo activo capaz de sumar o reducir oferta se comunica directamente con el operador del mercado. Puede haber docenas, incluso cientos, de plantas de energía en cualquier red, todas interactuando en concierto para igualar la oferta y la demanda.

Australia está avanzando en la forma de manejar la relación a las penetraciones de energía solar, baterías y vehículos eléctricos. Su mercado de energía hoy en día es complejo, ya que resulta difícil que las redes mantengan una red estable y un mercado de energía con una entrada limitada de cargas de energía o propietarios de baterías.

Aprovechar estos recursos energéticos distribuidos puede proporcionar soluciones a los mismos problemas que crean. El operador del mercado de energía de Australia –AEMO- impulsará un sistema a un tipo de mercado llamado de dos caras. El primer paso para crear un mercado de dos caras es la agregación de muchos activos pequeños de almacenamiento y generación distribuidos bajo el control de una entidad. Esta agregación, en esencia, crea una planta de energía virtual, un único punto de contacto que controla una cantidad significativa de capacidad.

Las centrales eléctricas virtuales no son nuevas y existen en Australia y en muchos otros mercados de energía. En el caso de Australia, las centrales eléctricas virtuales todavía tienen una capacidad limitada gracias a la regulación. Si son operados por los propietarios de las redes eléctricas, no pueden brindar servicios a las empresas que venden electricidad; si son operados por minoristas que venden electricidad, no pueden brindar servicios a los propietarios de la red.

Esta es la principal razón por la que los responsables del sistema eléctrico de Australia están tan interesados ​​en crear mercados de dos caras, con los propietarios de la red y los minoristas igualmente capaces de proporcionar servicios donde más se necesitan y a quien más los valorará. Se espera que esta agregación permita una flexibilidad operativa mucho mayor en el corto plazo. Sin embargo, es igualmente importante que permitirá comprender mejor las implicaciones a largo plazo de una generación de energía aún más distribuida. La lista de objetivos para el primer mercado de dos caras de Australia, denominado Proyecto EDGE, incluye determinar diferentes formas de considerar los límites de las redes, logrando una comprensión más profunda de los roles y responsabilidades que pueden desempeñar los participantes del mercado.

Fundamentalmente, el piloto también debería demostrar cómo facilitar el comercio estandarizado, escalable y competitivo de servicios de red local, asegurando de que las personas se beneficien de la participación. Esos beneficios pueden tomar varias formas, desde pagos por no generar electricidad en los momentos de máxima oferta hasta proporcionar electrones almacenados de una batería cuando la demanda supera la oferta, o incluso entregar el exceso de energía de forma gratuita cuando la oferta supera la demanda.

Australia tiene razón, apuntando a que los mercados requieren estándares si van a escalar; necesitan escala para ser competitivos; necesitan competencia para comerciar; y necesitan comercio para prestar servicios.

Si la prueba tiene éxito, podría probar dos cosas. Primero, los usuarios avanzados pueden jugar un papel vital en la estabilización de las redes descentralizadas del futuro. En segundo lugar, pueden ganar dinero haciéndolo con todo el trabajo real realizado por el agregador en nombre del usuario.

A medida que se registran más usuarios, el equilibrio de poder en el mercado de la electricidad se está alejando gradualmente de las grandes y contaminantes plantas de energía y habrá millones de compradores y vendedores debidamente recompensados y un sistema eléctrico que funciona mejor.

Todos ganan en Australia.



10 visualizaciones0 comentarios