top of page

Cómo sigue la globalización en este escenario de gran ruptura mundial

Cuando Estados Unidos y sus socios del G7 impusieron sanciones al Banco Central de Rusia y prohibieron a las instituciones financieras occidentales hacer negocios con contrapartes rusas, los analistas advirtieron sobre cambios de gran alcance en el orden monetario y financiero mundial. Varios países verían esas sanciones como un paso en una declaración de guerra fría de las finanzas por parte de Occidente, temiendo que ellos también puedan algún día ser objeto de sanciones.


En ese momento de miradas rápidas, los analistas continuaron con más predicciones, pensando que China sería el principal beneficiario y hasta ahora, vemos que China ha tratado de mantenerse al margen de la disputa entre Rusia y Occidente con un sistema bancario bien establecido, un sistema de pagos interbancarios transfronterizos para facilitar la liquidación del yuan y proporciona una alternativa al sistema de pagos interbancarios de la cámara de compensación (CHIPS) a través de los cuales se realizan pagos en dólares. Rusia ya acepta el yuan como pago por el 14% de sus exportaciones y las empresas rusas emitieron bonos denominados en yuanes por un valor de 7.000 millones de dólares. China ha concluido recientemente acuerdos de compensación de yuanes con Pakistán, Argentina y Brasil.

Sin embargo, este tipo de cambio aún no es visible en los datos. El Fondo Monetario Internacional señala que la participación del yuan en las reservas mundiales de divisas sigue siendo inferior al 3% del total mundial y representa menos del 2% del valor de todas las instrucciones para pagos interbancarios transfronterizos enviados a través de SWIFT.


En lugar de poner todos sus huevos en la canasta de China, varios países de Asia han estado buscando usar sus propias monedas para pagos transfronterizos. Singapur y Tailandia han conectado sus sistemas de pago rápido en tiempo real, lo que permite a los clientes de los bancos participantes transferir fondos entre los dos países usando solo un teléfono celular. De manera similar, Bank Negara Malaysia y el Banco de Tailandia han ampliado su marco de liquidación directa en ringgit-baht para permitir que los malayos y tailandeses realicen pagos directos a través de sus bancos comerciales. En el frente de las reservas extranjeras, la diversificación del dólar no ha significado diversificación hacia el yuan, sino hacia el won coreano, el dólar de Singapur, la corona sueca, la corona noruega y otras monedas de reserva no tradicionales.


Con la “hiperglobalización” en declive, el mundo tiene la oportunidad de construir un orden internacional basado en una visión de prosperidad compartida. Pero para hacerlo, debemos evitar que los establecimientos de seguridad nacional de las principales potencias del mundo se apropien de la narrativa.


Las narrativas globales han cambiado numerosas veces a lo largo de la historia. Cada orden de mercado está respaldada por narrativas: historias que nos contamos sobre cómo funciona el sistema. Esto es especialmente cierto para la economía global porque, a diferencia de los países individuales, el mundo no tiene un gobierno central que actúe como creador de reglas y ejecutor. En conjunto, estas narrativas ayudan a crear y mantener las normas que mantienen el sistema funcionando de manera ordenada, diciéndoles a los gobiernos lo que deben y no deben hacer. Y, cuando se internalizan, estas normas sustentan los mercados globales de una manera que las leyes internacionales, los tratados comerciales y las instituciones multilaterales puedan avanzar.


La narrativa que sustenta el sistema económico global actual se encuentra en medio de un giro transformador en la trama. Bajo el patrón oro de finales del siglo 19, la economía global se consideraba un sistema autoajustable y auto equilibrante en el que la estabilidad se lograba mejor cuando los gobiernos no interferían. El libre movimiento de capitales, el libre comercio y políticas macroeconómicas sólidas, se pensaba, lograrían los mejores resultados para la economía mundial y los países individuales por igual.


Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, el orden internacional liberal se ha basado en el libre flujo de bienes, capital y finanzas, pero esta materia ahora parece cada vez más anacrónica.


La narrativa de la “hiperglobalización”, dominante en la década de 1990, con su preferencia por una integración económica profunda y el libre flujo de finanzas, fue en muchos sentidos un regreso a la narrativa del patrón oro de mercados benignos y autoajustables. Sin embargo, reconoció un papel crítico para los gobiernos: hacer cumplir las reglas específicas que hicieron que el mundo fuera seguro para las grandes corporaciones y los grandes bancos. En ningún momento negó la importancia de la equidad social, la protección ambiental y la seguridad nacional, ni cuestionó la responsabilidad de los gobiernos de perseguirlas, pero asumió que estos objetivos podrían lograrse a través de instrumentos de política que no interfirieran con el libre comercio y las finanzas.


Estamos viendo un nuevo marco emergente de política económica, enfatizando el papel de los gobiernos para abordar la desigualdad, la salud pública y la transición hacia la energía limpia. Otro paradigma emergente es la narrativa que enfatiza la rivalidad geopolítica entre Estados Unidos y China y aplica una lógica de suma cero a las relaciones económicas entre las principales potencias.


El camino futuro de la economía mundial dependerá de cómo estos marcos de políticas en competencia se desarrollen por sí mismos y entre sí. Dada la superposición entre los dos en lo que respecta al comercio, lo más probable es que los gobiernos adopten un enfoque más proteccionista en los próximos años y adopten cada vez más la relocalización, así como otras políticas industriales que promuevan más políticas verdes que favorezcan a los productores nacionales.


Tenemos una oportunidad única para corregir los errores de la “hiperglobalización” y establecer un mejor orden internacional basado en una visión de prosperidad compartida.


Durante tres décadas, las empresas y los gobiernos de todo el mundo operaron bajo el supuesto de que la globalización económica y financiera continuaría a buen ritmo. Sin embargo, dado que el orden internacional se ha visto sometido a tensiones en los últimos años, el concepto de desglobalización ha ganado cada vez más fuerza entre los hogares, las empresas y los gobiernos. Pero los datos disponibles sugieren que la globalización no se está acabando, sino que está cambiando.


No hace mucho tiempo, parecía que no había límites para la integración económica y financiera mundial. Durante décadas, los beneficios de la globalización parecían ser obvios e incuestionables. La interconexión de los flujos de producción, consumo e inversión proporcionó a los consumidores una gama más amplia de opciones a precios atractivos, permitió a las empresas ampliar sus mercados y mejoró la eficiencia de sus cadenas de suministro. Los mercados mundiales de capital ampliaron el acceso al crédito y redujeron su costo para los prestatarios privados y públicos por igual. Los gobiernos del mundo se comprometieron en lo que parecía ser una serie de asociaciones en las que todos ganan. Y la tecnología, incluido, más recientemente, el cambio acelerado hacia el trabajo remoto, hizo que las fronteras nacionales parecieran en gran medida irrelevantes.


Pero mientras la globalización hizo que los mercados funcionaran mejor, los políticos perdieron de vista las consecuencias distributivas. Muchas comunidades y países quedaron atrás, lo que contribuyó a una sensación generalizada de marginación y alienación.


El resultado fue una reacción contra la globalización, cuyas manifestaciones políticas más visibles fueron el voto de Inglaterra Unido para abandonar la Unión Europea y la elección de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos en 2016 que entró en una guerra arancelaria con China, profundizando la brecha entre las dos potencias económicas.


De ello se deduce, entonces, que muchos concluirían que la globalización ha terminado. Pero, en lugar de una reversión brusca de los últimos 30 años, parece mucho más probable que estemos entrando en una era de globalización fragmentada caracterizada por la sustitución, no por la negación.


El régimen de sanciones impuesto a Rusia es un buen ejemplo. Durante el año pasado, las restricciones impulsadas por la Unión Europea y Estados Unidos no han reducido materialmente las exportaciones de petróleo de Rusia, sino que las han redirigido a otros lugares, principalmente a China e India. Del mismo modo, en lugar de poner de rodillas a la economía de Rusia como muchos habían predicho, las sanciones integrales redujeron su PIB en solo un 2%, ya que los tecnócratas rusos encontraron formas de reorientar y reconfigurar las actividades internas y externas. Lo que es aún más preocupante, Rusia y algunos de sus aliados también han logrado avances en la creación de un sistema paralelo de liquidación y pagos transfronterizos, aunque rudimentario e ineficiente.


Es probable que esta tendencia continúe durante los próximos años, ya que las empresas diversifican cada vez más sus cadenas de suministro fuera de China y los gobiernos occidentales recurren a la externalización cercana y la externalización amiga para mantener la producción de insumos críticos y exportaciones sensibles.


En resumen, la combinación de shocks geopolíticos, estrategias corporativas y valores sociales cambiantes afectará los patrones de comercio e inversión. A medida que las empresas opten por la resiliencia sobre la eficiencia, cambiarán cada vez más su enfoque de las cadenas de suministro de "justo a tiempo" a "por si acaso". Esto llegará en un momento en que las preocupaciones de seguridad ganen mayor peso en las consideraciones comerciales, y las empresas se alejarán del riesgo compartido.


Si bien este proceso producirá ganadores y perdedores, su identidad dependerá en gran medida de cómo los formuladores de políticas se adapten al nuevo modelo operativo de la economía global. México, por ejemplo, se beneficiará del apoyo de Estados Unidos así como del cambio del sector empresarial hacia cadenas de suministro más diversificadas. Sin embargo, como ha reconocido el propio gobierno mexicano, la demanda teórica no se traducirá en demanda efectiva a menos que los legisladores aceleren el progreso en infraestructura, energía limpia, desregulación y similares.


Las empresas deberán trabajar con los gobiernos, tanto en el país como en el extranjero, para facilitar el proceso inherentemente complicado de volver a unir las cadenas de suministro y acelerar la transición ecológica. Los formuladores de políticas nacionales y globales deben revisar su forma de pensar y operar. Y los inversionistas a largo plazo deberían incorporar análisis geopolíticos, sociopolíticos y ambientales más sofisticados en sus estrategias de asignación de recursos.


Podemos desde ahora considerar la frase “globalización fragmentada” como el escenario más probable para la economía global. A medida que el mundo se divide cada vez más en bloques, la globalización se vuelve más inflacionaria, lo que reduce el crecimiento potencial. Evitar este resultado depende de cómo los gobiernos nacionales y las instituciones multilaterales naveguen por la nueva realidad económica. Es posible que el mundo no se desglobalice por completo, pero eso no significa que debamos suponer que todo va sobre ruedas.


La economía global aún no ha llegado. Entre los años 2016 al 2021, las restricciones comerciales casi se duplicaron en todo el mundo, debido principalmente a las tensiones entre Estados Unidos y China. La crisis del COVID-19 y la guerra de Rusia contra Ucrania también han contribuido a la fragmentación, ya que han incitado a los países a adoptar la relocalización interna y la relocalización cercana con un creciente sentido de urgencia, ya que la pandemia demostró que la eficiencia y la rentabilidad no necesariamente cuadran con la seguridad económica.


Pero si bien se necesitan ajustes para fortalecer la resiliencia de la cadena de suministro, volver a un mundo dividido en bloques económicos y geopolíticos conlleva serios riesgos. Solo debemos recordar que la Primera Guerra Mundial puso fin a tres décadas de integración económica, demostrando que hacer negocios juntos no es una condición suficiente para la paz, pero definitivamente es uno necesario.


Los costos económicos de la fragmentación ya están aumentando. Para empezar, según el Fondo Monetario Internacional, la fragmentación del comercio podría reducir la producción mundial entre un 0,2% y un 7%. Los canales relacionados con el comercio han dominado las discusiones sobre los riesgos de la fragmentación, la integración financiera y monetaria internacional también están en peligro, y los riesgos no son tan lentos o moderados como muchos parecen pensar. Por ejemplo, en la deuda soberana, la fragmentación se refleja en la heterogeneidad de acreedores y contratos y los principales acreedores oficiales están divididos según líneas geopolíticas: China es el mayor acreedor bilateral de los países en desarrollo, habiéndoles prestado alrededor de 500 mil millones de dólares entre los años 2008 al 2021y a modo de comparación, el Banco Mundial prestó a estos mismos países la cantidad de 601 mil millones de dólares durante el mismo período. La resolución de la deuda sigue siendo el gran agujero en la gobernanza internacional.


Los países con posiciones de deuda insostenibles carecen de incentivos para abordarlas de manera oportuna; por el contrario, el temor de perder el acceso al mercado disuade tal acción. Pero con condiciones financieras más estrictas que empeoran las posiciones de deuda de los países pobres en Asia, África y América del Sur, el 15% de los cuales ya están en problemas de deuda, con otro 45% en alto riesgo, es urgente un acuerdo sobre la resolución de la deuda.


La resolución de la deuda es un ejemplo importante del tipo de cooperación política internacional que se necesita para evitar la fragmentación económica mundial, una cooperación que debe incluir a China. Pero, ¿por dónde empezar? Un buen punto de partida sería alinear los incentivos de China con los de otros acreedores bilaterales, instituciones multilaterales y el sector privado.


En términos más generales, los países del G20 deberían intentar encontrar un terreno común entre los actores globales y trabajar para fortalecer la cooperación política en áreas con el consenso más amplio y el menor margen para la tensión política como lanzar una iniciativa coordinada para construir una plataforma digital global para remesas internacionales, que permitiría a los migrantes de todo el mundo enviar dinero a casa de forma segura y sin tarifas exorbitantes.


Se necesitan mecanismos multilaterales para evitar que las acciones unilaterales produzcan efectos secundarios internacionales y profundicen la fragmentación económica. A medida que las monedas digitales y las nuevas plataformas estén disponibles para liquidar pagos transfronterizos, las preocupaciones de seguridad nacional de los países, los objetivos económicos nacionales, la necesidad de crear amortiguadores contra los impactos geopolíticos y la rivalidad económica los alentarán a adoptar estos nuevos sistemas como un medio de reducir su dependencia del sistema financiero actual dominado por Estados Unidos. La fragmentación financiera se afianzará y la gestión del riesgo financiero se verá significativamente debilitada.


En las últimas tres décadas, la integración económica y la cooperación permitieron triplicar el tamaño de la economía mundial, sacaron a aproximadamente 1.500 millones de personas de la pobreza extrema y apoyaron la paz y la prosperidad en todo el mundo.


Volviendo a la actualidad, vemos que para China la normalidad posterior a la pandemia no será un regreso al statu quo anterior. Después de ver al gobierno hizo cumplir el covid cero de manera draconiana y luego descartarlo sin la debida preparación, muchos inversionistas ahora ven a China como una apuesta muy arriesgada. Las empresas extranjeras confían menos en que sus operaciones no se vean interrumpidas. Muchos están dispuestos a pagar costos más altos para fabricar en otros lugares. La inversión entrante en nuevas fábricas ya se está desacelerando, mientras que la cantidad de empresas que trasladan negocios fuera de China ha aumentado fuertemente. Catorce países en los bordes de China están comenzando a ofrecer una competencia: India, Bangladesh, Tailandia, Cambodia, Vietnam, Laos, Singapur, Malasia, Brunei, Indonesia, Filipinas, Taiwan, Corea del Sur y Japón. La infraestructura y la logística son grandes desafíos, aunque una serie de pactos comerciales están aliviando las barreras regulatorias. Pero para muchas empresas encontrar una alternativa a China es ahora una prioridad. Es probable que exploren oportunidades en este conglomerado de catorce países en los próximos años, lo que producirá un gran cambio en el comercio mundial.


Y finalmente, debemos considerar que la inflación será más difícil de reducir de lo que piensan los mercados. La batalla mundial contra la inflación está lejos de terminar donde la principal fuente de inflación es ahora el sector servicios, que está más expuesto a los costos laborales. Pase lo que pase de aquí en adelante, la turbulencia del mercado parece probable y existe la posibilidad de que los bancos centrales, ante un obstinado problema de inflación, no tengan cabeza para tolerar una recesión y podrían permitir que la inflación supere un poco sus objetivos. Abandonar un régimen y establecer otro sería un desafío de formulación de políticas único y la decisión sería clave. En la década de 1970, la falta de claridad sobre los objetivos de la política monetaria provocó cambios bruscos en la economía, lo que perjudicó enormemente al mundo.


Para asegurarnos de no desperdiciar los logros que alcanzamos con trabajo de tantos años y mucho menos socavar nuestra capacidad para enfrentar los desafíos del futuro, sobre todo el cambio climático, debemos encontrar formas de mantener cierto nivel de integración y cooperación efectiva.



99 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page