top of page

Despertemos pronto, antes de que el volcán entre en erupción y la Tierra empiece a temblar

Las secuelas económicas del COVID-19 y la guerra en Ucrania han dado paso a una inflación vertiginosa, una rápida movilización de las políticas monetarias y el inicio de una nueva era de bajo crecimiento y baja inversión. Los gobiernos y los bancos centrales podrían enfrentar presiones inflacionarias obstinadas durante los próximos dos años, sobre todo dada la posibilidad de una guerra prolongada en Ucrania, los cuellos de botella continuos de una pandemia persistente y la guerra económica que estimula el desacoplamiento de la cadena de suministro.


Una gran cantidad de mega amenazas interconectadas está poniendo en peligro nuestro futuro. Si bien algunos de estos se han estado elaborando durante mucho tiempo, otras son nuevas. La inflación que se mantuvo baja del período previo a la pandemia ha dado paso a una inflación brutalmente alta en la actualidad. El bajo crecimiento debido a la debilidad de la demanda agregada se convirtió en estanflación al momento que el impacto negativo de la oferta agregada se combinó con los efectos de políticas monetarias y fiscales laxas.


Donde antes las tasas de interés eran demasiado bajas, o incluso negativas, ahora han subido rápidamente, elevando los costos de endeudamiento y han creado el riesgo de una crisis de deuda en cascada. La era de la hiperglobalización, el libre comercio, la deslocalización y las cadenas de suministro justo a tiempo ha dado paso a una nueva era de desglobalización, proteccionismo y relocalización del comercio seguro.


Además, las nuevas amenazas geopolíticas aumentan el riesgo de guerras frías y calientes y balcanizan aún más la economía global. Los efectos del cambio climático se están volviendo más severos y a un ritmo mucho más rápido de lo que muchos habían anticipado. También es probable que las pandemias se vuelvan más frecuentes, virulentas y costosas. Los avances en inteligencia artificial, aprendizaje automático, robótica y automatización amenazan con producir más desigualdad, desempleo tecnológico permanente y armas más mortíferas con las que llevar a cabo guerras no convencionales. Todos estos problemas están alimentando una reacción violenta contra el capitalismo democrático y empoderando a los extremistas populistas, autoritarios y militaristas tanto de derecha como de izquierda.


Las mega amenazas también otro nombre y muchas personas se refieren a ellas como una era de la “policrisis” con una economía mundial que enfrenta quizás su mayor prueba desde la Segunda Guerra Mundial. Cualquiera que sea la terminología preferida, existe un acuerdo generalizado de que nos enfrentamos a niveles de incertidumbre sin precedentes, inusuales e inesperados. A corto plazo, podemos esperar más inestabilidad, mayores riesgos, conflictos más intensos y desastres ambientales más frecuentes.


Nuestra era actual de mega amenazas o policrisis se parece mucho más al trágico período de treinta años entre 1914 al 1945 que a los setenta y cinco años de relativa paz, progreso y prosperidad que siguieron a la Segunda Guerra Mundial.

Vale la pena recordar que la primera era de globalización no fue suficiente para evitar el descenso a la guerra mundial en 1914. A esa tragedia le siguió la pandemia de la gripe española; la caída de la bolsa de valores de 1929; la gran Depresión; las guerras comerciales y de divisas; la inflación, la hiperinflación y la deflación; las crisis financieras e incumplimientos masivos; y las tasas de desempleo superiores al 20%. Fueron estas condiciones de crisis las que sustentaron el ascenso del fascismo en Italia, el nazismo en Alemania y el militarismo en España y Japón, que culminaron en la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto.


Pero a pesar de lo terribles que fueron esos treinta años, las mega amenazas o policrisis de la actualidad hoy son aún más siniestras. Después de todo, la generación de entreguerras no tuvo que lidiar con el cambio climático, las amenazas de la Inteligencia Artificial, al empleo o las responsabilidades implícitas asociadas con el envejecimiento de la sociedad, ya que los sistemas de seguridad social aún estaban en sus comienzos y la mayoría de las personas mayores morían antes de recibir su primer pago de pensión.

Además, las guerras mundiales fueron en gran medida conflictos convencionales, mientras que ahora los conflictos entre las principales potencias podrían girar rápidamente en direcciones menos convencionales, lo que podría terminar en cualquier dirección. Por lo tanto, nos enfrentamos no solo a lo peor de la década de 1970 con repetidas perturbaciones negativas de la oferta agregada, sino también a lo peor del período 2007-2008 con coeficientes de endeudamiento peligrosamente elevados y lo peor de la década de 1930.

La próxima década se caracterizará por crisis ambientales y sociales, impulsadas por tendencias geopolíticas y económicas subyacentes. La crisis del costo de vida se clasifica como el riesgo global más grave para los próximos años alcanzando su punto máximo en un corto plazo.


Las políticas económicas se utilizarán a la defensiva, para construir la autosuficiencia y la soberanía de las potencias rivales, pero también se desplegarán cada vez más de manera ofensiva para limitar el ascenso de otros. La guerra económica se está convirtiendo en la norma, con crecientes enfrentamientos entre las potencias globales y la intervención estatal en los mercados durante los próximos dos años.


A medida que la geopolítica triunfe sobre la economía, es más probable que se produzca un aumento a largo plazo de una producción ineficiente y del aumento de los precios. Los puntos geográficos que son críticos para el funcionamiento efectivo del sistema financiero y económico global, en particular en el Asia Pacífico, también plantean una preocupación creciente.


El reciente aumento en el gasto militar y la proliferación de nuevas tecnologías para una gama más amplia de actores podría impulsar una carrera armamentista mundial en tecnologías emergentes. El panorama de riesgos globales a más largo plazo podría definirse por conflictos asimétricos con el despliegue selectivo de armamento de nueva tecnología en una escala potencialmente más destructiva que la vista en las últimas décadas. Los mecanismos transnacionales de control de armas deberán adaptarse rápidamente a este nuevo contexto de seguridad para fortalecer los costos morales y políticos compartidos que actúan como un elemento disuasorio de una escalada accidental e intencional.


Los riesgos a la baja para las perspectivas económicas también son importantes. Una mala calibración entre las políticas monetaria y fiscal aumentará la probabilidad de impactos de liquidez, lo que indudablemente apunta a tener una recesión económica más prolongada y con problemas de deuda a escala mundial. La continuación de la inflación impulsada por la oferta podría llevar a la estanflación, cuyas consecuencias socioeconómicas podrían ser graves, dada una interacción sin precedentes con niveles históricamente altos de deuda pública. La fragmentación económica mundial, las tensiones geopolíticas y una reestructuración más inestable podrían contribuir a un sobreendeudamiento generalizado en los próximos diez años.


Los gobiernos seguirán enfrentándose a un peligroso acto de equilibrio entre proteger a una amplia franja de sus ciudadanos de una crisis prolongada del costo de la vida sin incrustar la inflación y cubrir los costos del servicio de la deuda a medida que los ingresos se vean presionados por una recesión económica hacia una transición cada vez más urgente a nuevos sistemas energéticos y un entorno geopolítico menos estable.

Esta nueva era económica resultante puede ser una de creciente divergencia entre países ricos y pobres y el primer gran retroceso en el desarrollo humano en décadas.


El sector de la tecnología estará entre los objetivos centrales de políticas industriales más fuertes y una mayor intervención estatal estimulado por el gasto militar, la inversión privada y la investigación y el desarrollo de tecnologías emergentes. Para los países con suficientes recursos, estas tecnologías brindarán soluciones parciales a una variedad de crisis emergentes, desde abordar nuevas amenazas para la salud y una crisis en la capacidad de atención médica hasta escalar la seguridad alimentaria y la mitigación climática. Para los países que no podrán acceder a estas innovaciones, la desigualdad y las divergencias crecerán.


Los riesgos climáticos y ambientales son el foco central de las percepciones de riesgos globales durante la próxima década, y son los riesgos para los que se considera que estamos menos preparados. La falta de un progreso profundo y concertado en los objetivos climáticos ha expuesto la divergencia entre lo que es científicamente necesario para lograr el objetivo del cero neto y lo que es políticamente factible.


Las crecientes demandas de recursos del sector público y privado reducirán la velocidad de los esfuerzos de mitigación durante los próximos años, y tendrán un progreso insuficiente hacia el apoyo de adaptación requerido para aquellas comunidades y países cada vez más afectados por los impactos del cambio climático.


La pérdida en la naturaleza y el cambio climático están intrínsecamente interrelacionados en la que una falla en una esfera repercutirá en la otra. Sin un cambio de política o una inversión significativos, la interacción entre los impactos del cambio climático, la pérdida de biodiversidad, la seguridad alimentaria y el consumo de recursos naturales acelerará el colapso de los ecosistemas, amenazará el suministro de alimentos y los medios de subsistencia en las economías vulnerables al clima, amplificará los impactos de los desastres naturales y limitará el progreso futuro. sobre mitigación climática.


A medida que las crisis actuales desvían los recursos de los riesgos que surgen a mediano y largo plazo, la carga sobre los ecosistemas naturales aumentará debido a su papel aún infravalorado en la economía global y la salud planetaria en general.


El malestar social asociado a la inestabilidad política no se limitará a los mercados emergentes con presiones económicas que continúan vaciando el segmento de ingresos medios. La creciente frustración de los ciudadanos por las pérdidas en el desarrollo humano y la disminución de la movilidad social, junto con una brecha cada vez mayor en los valores y la igualdad, plantean un desafío existencial para los sistemas políticos de todo el mundo. La elección de líderes menos centristas, así como la polarización política entre las superpotencias económicas también pueden reducir aún más el espacio para la resolución colectiva de problemas, fracturando alianzas y conduciendo a una dinámica más volátil.


Durante los próximos diez años, menos países tendrán el margen fiscal para invertir en el crecimiento futuro, las tecnologías ecológicas, la educación, la atención y los sistemas de salud. El lento deterioro de la infraestructura y de los servicios públicos tanto en los mercados en desarrollo como en los avanzados puede ser relativamente sutil, pero los impactos acumulados serán altamente corrosivos para la fortaleza del capital humano y el desarrollo, un mitigador crítico para otros riesgos globales que se enfrentan.


Abordar la erosión de la confianza en los procesos multilaterales mejorará nuestra capacidad colectiva para prevenir y responder a las crisis transfronterizas emergentes y fortalecer las barreras que tenemos para abordar los riesgos bien establecidos. Dado que una perspectiva económica en deterioro trae compensaciones más difíciles para los gobiernos que enfrentan preocupaciones sociales, ambientales y de seguridad contrapuestas, la inversión en resiliencia debe centrarse en soluciones que aborden múltiples riesgos, como el financiamiento de medidas de adaptación que vienen con beneficios colaterales de mitigación climática, o la inversión en áreas que fortalecen el capital humano y el desarrollo.



Una policrisis o mega amenaza global ocurre cuando las crisis en múltiples sistemas globales se enredan causalmente en formas que degradan significativamente las perspectivas de la humanidad. Estas crisis que interactúan producen daños mayores que la suma de los que producirían las crisis de forma aislada, si sus sistemas anfitriones no estuvieran tan profundamente interconectados.


No podremos escapar de la policrisis o las mega amenazas y deberemos trabajar en tratar de canalizar las acciones en direcciones más positivas. Inevitablemente tendemos que navegar por un con mucho oleaje donde necesitaremos los mejores mapas para tratar de orientarnos para conseguir los mejores resultados.


Son tiempos en los que el optimismo nos está fallando. Son tiempos que llaman a la esperanza y a la valentía para enfrentar nuestros momentos complejos donde nos debemos concentrar en cambiar la historia hacia la compasión y la justicia.


Este es el momento de actuar colectivamente, con decisión y con una perspectiva a largo plazo para dar forma a un camino hacia un mundo más positivo, inclusivo y estable.


En este mundo contamos con personas optimistas, pesimistas, posibilistas y negacionistas. Combinando todas estas visiones, aún resulta complejo dar una respuesta concreta ante un futuro incierto y que desconocemos.


Será mejor que nos despertemos pronto, antes de que el volcán entre en erupción y la Tierra empiece a temblar



77 visualizaciones1 comentario
bottom of page