Detalles que importan para un nuevo panorama económico: TaRL, ECA y Banerjee, Duflo, Kremer

Tras las abruptas recesiones económicas provocadas por COVID-19, los responsables de la formulación de las políticas en el mundo deberían plantearse o tal vez, repensar muchos elementos fundamentales como si el rápido crecimiento económico será la mejor manera de impulsar el desarrollo y ayudar a los países y sus comunidades a luchar por salir de la pobreza.


El crecimiento económico ha sido durante mucho tiempo uno de los principales objetivos políticos de todos los países de todo el mundo. Pero para millones de personas que viven en la pobreza, el crecimiento no es suficiente. Los programas sociales específicos y dirigidos, basados en evidencia empírica rigurosa son igualmente importantes para evitar que las personas no puedan salir de la pobreza.


El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, debe colocar sus mejores esfuerzos en restaurar la confianza pública en su gobierno y tendrá el desafío de encontrar un equilibrio entre la demanda de un crecimiento sólido de la economía y la necesidad de una inclusión económica y social más amplia.


En este sentido, Estados Unidos no es el único. El PIB de China ha crecido alrededor de un 10% anual desde 1978, sacando a más de 850 millones de personas de la pobreza. Y, sin embargo, según el Banco Mundial, 373 millones de chinos permanecen por debajo de la línea de pobreza con ingresos de 5,00 dólares al día y deben afrontar la inseguridad alimentaria, el desempleo y la falta de acceso a los servicios públicos.


De manera similar, India es ahora la quinta economía más grande del mundo, sin embargo, decenas de millones de su población todavía vive en la pobreza extrema. Incluso en Estados Unidos, la economía más grande del mundo durante el último siglo, treinta y cuatro millones de personas vivían por debajo de la línea de pobreza federal antes de la pandemia del COVID-19, con más de diez millones de hogares con inseguridad alimentaria y más de medio millón de personas. experimentar la falta de vivienda en una noche determinada.


La pobreza es un concepto inherentemente relativo. Siempre habrá personas que serán mucho menos prósperas económica o materialmente que otras, y vivir en la pobreza siempre significará algo drásticamente diferente en algunos contextos que en otros. Por esta razón, la definición de pobreza debe seguir siendo algo flexible, especialmente a medida que cambian las tendencias regionales en el crecimiento económico.


En las últimas décadas, la investigación ha arrojado luz sobre algunas de las razones por las que la pobreza y sus desafíos asociados con bajos resultados educativos y mala salud persisten incluso en los países ricos y aquellos que experimentan un rápido crecimiento económico.


Debemos considerar el objetivo de la educación universal y de alta calidad como el elemento fundamental para lograr un crecimiento económico sostenido y lograr el objetivo de reducir la pobreza y la desigualdad en el mundo. El crecimiento económico a menudo estimula la inversión en sistemas educativos: construcción de nuevos colegios, capacitación y contratación de profesores y compra de equipos y materiales escolares, como libros y computadoras.


Actualmente muchos países cuentan con planes de estudios que no que se encuentren bien diseñados y si bien en sus colegios atienden niños con buenos libros y computadoras, muchos de estos estudiantes no logran dominar las habilidades básicas de la lectoescritura y las matemáticas cuando terminan la escuela básica o primaria.


En el Informe anual sobre el estado de la educación de India de 2018 se encontró que solo aproximadamente la mitad de los estudiantes de quinto grado en los colegios rurales podían leer un texto de segundo grado y las evaluaciones en muchos otros países mostraron resultados similares.


Incluso en un país rico en recursos como Estados Unidos, los resultados del aprendizaje son más bajos de lo que deberían ser. En un examen nacional de matemáticas en 2017, el 30% de los estudiantes de octavo grado obtuvieron calificaciones por debajo de un nivel de competencia básico, y ese número ha aumentado durante la última década.


Durante los últimos 15 años, varios investigadores, incluidos los premios Nobel de Economía de 2019, Abhijit Banerjee, Esther Duflo y Michael Kremer, han realizado una serie de “Ensayos Controlados Aleatorios” -ECA- (1) que muestran que los materiales escolares, como los libros no conducen directamente a mejores resultados de aprendizaje para los estudiantes y también han identificado un enfoque pedagógico innovador llamado “Enseñar en el Nivel Correcto” –TaRL- (2), que fue iniciado por Pratham (3), una organización educativa no gubernamental en India.


El sistema TaRL enfatiza la instrucción en la capacidad de aprendizaje actual de los niños, en lugar de su edad o su nivel de grado, y no requiere materiales o tecnología costosos. De hecho, su principal herramienta de evaluación se puede crear en unos minutos en una hoja de papel, y muchas de sus actividades suelen completarse con estudiantes y profesores sentados en el suelo de una sala de clases. A pesar de su bajo costo y simplicidad, los programas TaRL han demostrado ser muy efectivos para mejorar los resultados del aprendizaje en muchos países. Ahora se está implementando un modelo similar de instrucción dirigida en los Estados Unidos, con resultados positivos para los estudiantes en Chicago y Nueva York.


Asimismo, el crecimiento económico permite la construcción de nuevos centros de salud, la contratación de más personal de salud y una mayor inversión en la última tecnología médica, todo lo cual es necesario para brindar una atención de alta calidad a la población.

Pero crear un suministro confiable no es suficiente; también debe haber demanda de servicios de salud, que no se deriva automáticamente del crecimiento económico. Incluso si los centros de salud están abiertos y bien provistos de vacunas, es posible que los padres no traigan a sus hijos para que los vacunen, ya sea porque no creen que las vacunas sean importantes o seguras, o porque se sienten disuadidos por la dificultad de viajar al centro de salud.


Una vez más, los ensayos controlados aleatorios en la India encontraron que, si bien la inversión en la cadena de suministro de vacunas condujo a un aumento de 12% en la inmunización, agregar un incentivo tan pequeño como una bolsa de lentejas por cada visita aumentó las tasas de inmunización completa en 21% adicionales. Esto sugiere que lo que los padres necesitaban no solo era una mejor infraestructura, sino también un empujón relativamente pequeño para superar el costo en tiempo y dinero de llevar a sus hijos a una clínica.


Nuevamente, los mismos problemas surgen en las economías de altos ingresos. Los funcionarios de la salud pública a nivel mundial están tratando de convencer a la gente, particularmente entre los grupos socioeconómicos más vulnerables, de que se inoculen con las vacunas COVID-19. Es necesario preocuparse que las cadenas de suministros cuenten con una buena logística, también es importante abordar el escepticismo público sobre las vacunas con intervenciones adicionales que estimule el proceso.


Ni el crecimiento económico ni la riqueza de un país son el único factor decisivo para abordar problemas sociales intransigentes como la pobreza. También se necesitan conocimientos adicionales sobre los patrones de comportamiento humano y una evaluación científica rigurosa para elaborar programas efectivos y maximizar los resultados deseados.


Los ensayos controlados aleatorios bien diseñados pueden proporcionar a los responsables de la formulación de políticas y a los agentes financistas la evidencia para mostrar qué programas específicos funcionan y por qué. Con estos conocimientos en la mano, los formuladores de políticas públicas pueden evitar depender de los instintos, la ideología o la inercia al tomar decisiones de inversión importantes. De lo contrario, corren el riesgo de invertir fondos en programas para sentirse bien y que en la práctica no funcionarán.


Algunos problemas que contribuyen a la pobreza son un subproducto del propio crecimiento económico. Con el crecimiento aumenta el consumo de energía, recursos naturales y bienes, aumenta las emisiones de carbono y la contaminación y genera una mayor presión general sobre el medio ambiente. Todos estos factores están contribuyendo al cambio climático que amenaza con exacerbar la pobreza entre las comunidades más vulnerables de los países desarrollados y en desarrollo. Y dado que el crecimiento económico no resuelve automáticamente los problemas que crea, se necesitan intervenciones específicas.


Los ensayos controlados aleatorios han ayudado a identificar innovaciones y programas de políticas basados en evidencia que pueden reducir los efectos ambientales negativos del crecimiento.


En el caso de la industrialización, que a menudo conduce a mayores ingresos o más puestos de trabajo, pero también a más contaminación, los reguladores deben saber qué plantas son las más contaminantes y, por lo tanto, pueden generar auditorías con estos procedimientos.


El Centro ASER promueve una cultura de toma de decisiones basada en evidencia y busca desarrollar y utilizar métodos simples pero rigurosos para generar evidencia a escala sobre los resultados de los programas del sector social, especialmente la educación. También tiene como objetivo fortalecer el vínculo entre la evidencia y la acción mediante el desarrollo de la capacidad de las personas y las instituciones para diseñar, realizar, comprender y comunicar los resultados de las evaluaciones que se centran en indicadores clave de resultados.


Finalmente, me quedo con la brillante declaración de Duflo “Nuestro objetivo debiese ser asegurar de que la lucha contra la pobreza se realice basándose en evidencia científica”.


(1)https://www.blogbankia.es/es/blog/un-nobel-de-economia-para-la-lucha-contra-la-pobreza.html

(2) https://www.teachingattherightlevel.org/

(3) https://www.pratham.org/




15 visualizaciones0 comentarios