Digitalizando el sector público y el “así es como siempre lo hemos hecho”

La infraestructura heredada por largos años de tranquilidad administrativa y antiguas formas de pensar, hacen tropezar a muchos proyectos de transformación digital en el sector público.

Las empresas del sector privado que comenzaron la transformación digital antes de que la pandemia asfixiara sus negocios estaban mejor equipadas y lo suficientemente ágiles como para renovar sus estrategias y operaciones, y surgir a pesar del caos. Y los rezagados se dieron cuenta rápidamente de que para mantener el ritmo necesitaban invertir en tecnologías digitales y acelerar los planes de transformación digital.

Mientras tanto, la gran mayoría de personas que operan en el sector público, cargados con sistemas inadecuados para la era digital, miraban desde lejos estos cambios. Tal vez sea una ligera exageración, pero es obvio que el sector público es notoriamente lento en adoptar nuevas tecnologías. Sin embargo, la sensación generalizada de toda la humanidad es que la pandemia ha requerido una nivelación en todos los sectores. Dado el cambio masivo al trabajo remoto, la presión sobre los servicios públicos y la necesidad inmediata de agilizar las operaciones y reducir sus gastos mientras se mejora la eficiencia, hace ver que la transformación digital es fundamental.


Los desafíos a los que se han enfrentado las instituciones del sector público deberían actuar como catalizadores para las revisiones de la infraestructura de apoyo y la consideración de lo que se necesita para el futuro. En la actualidad operan de manera independiente y muchas están agobiadas por una infraestructura de tecnología antigua y aislada, lo que ha hecho que la innovación digital sea más desafiante.

Si bien los líderes del sector público pueden darse cuenta de la necesidad y mostrar su voluntad de actualizar sus capacidades digitales, existen obstáculos que superar. De las muchas barreras, las limitaciones presupuestarias y la infraestructura es una de las más importantes. La falta de liderazgo y visión de los funcionarios limitan a una nueva cultura que apoye el cambio digital.


Los funcionarios del sector público han caído en la rutina del “así es como siempre lo hemos hecho” cuentan sistemas obsoletos de hace más de 30 años de antigüedad y visión. La cultura, las habilidades y la práctica constituyen un obstáculo bastante importante para lograr que el sector público participe en nuevos proyectos que los puedan transformar.


Un buen consejo para los líderes del sector público que busquen navegar en un viaje de transformación digital, es que una vez iniciado esta experiencia, nunca más debería detenerse. Instalado el proceso de cambio, capaciten a cada funcionario con las nuevas herramientas y creen un modelo de gestión que sea eficiente. Finalmente, creen un mecanismo para que colaboren entre ellos y se puedan retroalimentar lo que aprendido sobre sus experiencias en este nuevo universo digital.






7 visualizaciones0 comentarios