El litio y las REE ponen a América del Sur y Africa en una encrucijada

La venta por 3 mil millones de dólares de la Compañía General de Electricidad de Chile a State Grid Corporation de China elevó el control total chino de la transmisión de electricidad en Chile hasta un 57%. Actualmente se están desarrollando adquisiciones y proyectos similares de la República Popular China en Ecuador, Bolivia, Argentina, Honduras, Perú y Colombia, donde las corporaciones están construyendo centrales hidroeléctricas, eólicas y solares.


Pero el impulso energético de China en América Latina no se limita a la infraestructura. Esto se está convirtiendo rápidamente en un enfoque de múltiples frentes que también incluye la obtención de minerales críticos, particularmente elementos de tierras raras, llamados REE. Mientras tanto, Estados Unidos no dice nada.


En América del Sur y el sudeste asiático, las empresas chinas han capturado grandes cantidades de suministros de REE y han construido una importante infraestructura minera. Más de la mitad de los REE pesados ​​sin refinar importados a China provienen de Myanmar, mientras que las asociaciones con empresas mineras brasileñas han generado relaciones comerciales positivas en América Latina. Groenlandia, otra región rica en minerales, vio a la corporación china Shenghe Resources Holding Co. intentar construir una instalación de extracción de REE en Kvanefjeld que habría producido el 10% de las tierras raras del mundo. Con una buena visión de futuro, la empresa fue bloqueada por el partido ambientalista Inuit Ataquit.


Al igual que Rusia con sus suministros de gas natural a Europa y Ucrania, el gobierno chino ya ha demostrado su voluntad de utilizar los suministros de REE como arma económica. Ese apalancamiento geopolítico podría usarse contra Estados Unidos y sus aliados, si Occidente no logra adquirir su propia infraestructura de suministro y refinación de REE.


La cooperación entre Estados Unidos, Australia, Canadá, Nueva Zelanda e Inglaterra es crucial, así como las empresas conjuntas adicionales con México, países sudamericanos y otros aliados clave de la OTAN y fuera de ella.


Beijing ha invertido más de 180 millones de dólares en la minería de níquel venezolana y 580 millones de dólares adicionales en servicios de minería más generales. Se están llevando a cabo acuerdos similares en Chile y Perú, que representan el 55% del cobre de China. La empresa estatal china Chinalco tiene una participación mayoritaria en las minas de cobre peruanas Toromocho y La Bambas, con otra mina respaldada por China en Ecuador. Xinjiang TBEA de China también ha adquirido una participación del 49% en la industria del litio de Bolivia, y aunque el litio, como el cobre y el níquel, no es una tierra rara, sigue siendo un componente clave de muchas baterías de vehículos eléctricos.


Mientras China busca juegos de REE en América Latina en medio de su impulso crítico de minerales, ya reclama un monopolio casi global en la extracción y refinación de tierras raras. Los REE son los componentes básicos de la tecnología del siglo 21 y China se ha movido agresivamente para tomar el control de cada etapa de la cadena de suministro, estableciendo infraestructura y cooptando los mercados regionales y las élites mucho antes que otras naciones.


En este momento, China alberga un asombroso 30% de los minerales extraídos de REE dentro de sus fronteras y representa el 80% de la producción mundial de procesamiento de tierras raras. Sus inversiones en países de África, Asia Central y América Latina ricos en minerales buscan aumentar ese número, permitiendo que Beijing se convierta en el proveedor global de recursos estratégicos vitales cruciales para nuestro progreso tecnológico y desarrollo económico.


A través de varias empresas lanzadas desde 2006, las empresas mineras chinas invirtieron un total de 36 mil millones de dólares en África subsahariana, y continúan construyendo. Las capacidades para hacerlo se derivan de una historia de apoyo político anticolonial e inversión extranjera directa en todas las naciones africanas. Si bien el cobalto no está designado como una tierra rara, pertenece a la familia de los minerales críticos con los REE y sigue siendo un ingrediente principal de la omnipresente batería de iones de litio. Con sus proyectos en la República Democrática del Congo, China ahora controla el 72% de la capacidad mundial de refinación de cobalto.


La crisis climática y la Cuarta Revolución Industrial con sus tecnologías innovadoras como la inteligencia artificial y las redes 5G están colocando al mundo en un curso de colisión geopolítica. Tanto el impulso por descarbonizar como la batalla por la supremacía tecnológica global dependen de minerales críticos como las tierras raras, el litio y el cobalto que están altamente concentrados en pocos lugares.


En consecuencia, un largo período de competencia estable por los recursos está rápidamente llegando a su fin. Históricamente, los imperios aseguraban sus cadenas de suministro económicas y administraban la competencia. Y, en el extenso ciclo de descolonización post-1945, Estados Unidos, en su carácter de poder hegemónico económico global, respaldó las reglas y normas del comercio mundial. Al mismo tiempo, los suministros de recursos críticos como los combustibles fósiles se volvieron más dispersos con una mejor información geológica y nuevas tecnologías como la perforación en aguas profundas, ayudaron a distender el control de la OPEP. Pero, hoy, las condiciones han cambiado. Los minerales críticos para la economía digital y post-carbono están altamente concentrados desde un punto de vista geográfico.


El ascenso global de China refuerza la tensión entre competencia y concentración. La innovación y la producción industrial ya no son de incumbencia exclusiva de las economías de la OCDE, especialmente Estados Unidos, los estados miembro de la Unión Europea y Japón. Estas grandes potencias anteriormente se garantizaban insumos críticos a través de la expansión colonial y la distribución de los recursos, pero las ambiciones exportadoras de China, y su control de cadenas de suministro clave, han cambiado las reglas de juego. Asimismo, la iniciativa Un Cinturón, Una Ruta de China, un plan de inversión en infraestructura transnacional en el que participan países de África, Eurasia y Sudamérica, abiertamente plantea un reto a los modelos anteriores de acceso y cooperación. Los gobiernos de América del Sur están dispuestos a cerrar acuerdos exclusivos. Han recibido con beneplácito los planes de financiamiento integral, el mayor compromiso y el discurso de alianzas en las que todos ganan de China, que ofrecen una alternativa confiable al financiamiento y al establecimiento de normas occidentales.


De la misma manera, la descarbonización hace que se dé importancia a todos los avances en tecnología y almacenamiento de baterías, razón por la cual la producción de litio global se disparó de 32.500 toneladas en 2015 a 95.000 toneladas en 2018. Dos de los tres países política y económicamente volátiles en el llamado triángulo del litio –Chile y Bolivia- son participantes de esta iniciativa BRI y reciben una inversión china importante. El tercero, Argentina, ya está considerando sumarse. Como ninguno tiene la capacidad para una integración vertical, China controla más del 60% de la capacidad de producción global de baterías de iones de litio. Inclusive Australia, que tiene reservas sustanciales de tierras raras y litio, hasta el momento no ha logrado convertirse en un proveedor alternativo independiente.


China ha demostrado su creciente poder económico forjando sistemáticamente una red global de socios. Las potencias del pasado ahora deben construir nuevos canales de confianza y cooperación con los países en desarrollo, no sólo para garantizarse los minerales críticos vitales para alimentar al mundo, sino también porque un planeta peligroso es una amenaza para todos.


China ya domina por completo la industria global de producción de baterías. Procesa litio en bruto en el país y ya tiene 93 enormes gigafábricas que producen celdas de baterías de iones de litio. Estados Unidos tiene solo cuatro.


La consultora Benchmark Mineral Intelligence pronosticó que para el 2030, China tendrá 140 gigafábricas de producción de baterías, Europa tendrá 17 y Estados Unidos solo 10. Curiosamente, China importa la mayor parte de su litio y en la realidad, Estados Unidos tiene enormes depósitos de litio.



57 visualizaciones0 comentarios