El yuan digital proporcionará al Banco Central de China más datos sobre transacciones financieras

El yuan digital le está entregando a China una nueva herramienta para contraatacar a sus críticos y acercarla a ser el país controlador sobre el sistema financiero global.

China ha buscado recientemente formas de contrarrestar las sanciones americanas después de que la administración Trump atacó a funcionarios y empresas chinos por políticas conducidas en el Mar de China Meridional y Xinjiang. Incluso los bancos estatales de China están cumpliendo con las sanciones de Estados Unidos. Esa es una de las razones por las que la administración Biden está comenzando a estudiar si el desarrollo de una moneda digital por parte de China hará que sea más difícil para Estados Unidos hacer cumplir las sanciones.

El yuan digital, que podría tener un gran despliegue en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022 en Beijing, también está impulsando a Estados Unidos a considerar la creación de un dólar digital.

Pero en lugar de desafiar el dominio del dólar americano y neutralizar las sanciones, el yuan digital parece potencialmente más significativo desde el punto de vista geopolítico como influencia sobre las empresas multinacionales y los gobiernos que desean acceder a los 1.400 millones de consumidores de China. Dado que China tiene la capacidad de monitorear las transacciones que involucran la moneda digital, puede ser más fácil tomar represalias contra cualquiera que rechace a Beijing en temas sensibles como Taiwán, Xinjiang y Hong Kong.

Hasta ahora, China se ha resistido principalmente a golpear a las empresas extranjeras en respuesta a las acciones de Estados Unidos sobre empresas como Huawei y ha dejado de publicar una lista de entidades poco fiables, diseñada para castigar a cualquiera que dañe la seguridad nacional. Cualquier movimiento para cortar el acceso al yuan digital conllevaría riesgos igualmente altos, lo que podría llevar a los inversores extranjeros a hacer las maletas y marcharse.

Controlar el acceso al mercado masivo de China sigue siendo la mejor manera para que Pekín contraataque a Estados Unidos. Mientras las empresas chinas sigan queriendo acceso al mundo financiero dominado por Estados Unidos y sus aliados, Washington puede aplicar sanciones de manera efectiva contra casi cualquier persona, empresa o país que no lo cumpla.

Si bien el presidente Xi Jinping ha pedido una mayor autosuficiencia en tecnologías clave como chips informáticos avanzados, una disociación financiera de los Estados Unidos solo dañaría la economía de China y potencialmente dejaría al Partido Comunista más expuesto a ataques desestabilizadores. Después de que Xi puso fin efectivamente a la autonomía de Hong Kong el 2020 con una amplia ley de seguridad nacional, Estados Unidos se abstuvo de cortar la capacidad del territorio para acceder a dólares americanos debido a la posible devastación del sistema financiero mundial.

El uso del yuan digital, también conocido como e-CNY, podría proporcionar al Banco Central de China más datos sobre transacciones financieras que los grandes gigantes tecnológicos, lo que permitiría al Partido Comunista fortalecer su control del poder y ajustar las políticas para impulsar la economía. Si bien ese nivel de control puede impulsar el crecimiento en la segunda economía más grande del mundo, también corre el riesgo de asustar a las empresas y gobiernos que ya desconfían del historial de China en materia de derechos de propiedad intelectual, coerción económica y estado de derecho.

El boicot de H&M respaldado por China muestra un gran riesgo comercial para las empresas que utilizan el yuan digital. Si las empresas extranjeras tuvieran que usar el e-CNY, el gobierno podría prohibir las transacciones de H&M y la tienda podría desaparecer de las aplicaciones digitales de yuanes.

Esta es la otra cara de la moneda: Pekín no como un evasor de sanciones, sino más empoderado para hacer cumplir su propio músculo financiero donde la moneda digital de China se trata tanto de datos como de dinero. Las empresas extranjeras que utilizan el yuan digital podrían terminar entregando al gobierno chino una gran cantidad de datos en tiempo real a los que nunca hubiese podido acceder de manera eficiente a través de la tecnología bancaria convencional.

La capacidad de China para ver todas las transacciones puede dificultar que los bancos extranjeros usen el yuan digital y aun así cumplan con las reglas de confidencialidad en sus países de origen y la moneda podría atraer a algunos regímenes que priorizan el control sobre la protección de la privacidad. Puede que les resulte más fácil convencer a los gobiernos más autoritarios en su inclinación de que ayuda a monitorear las actividades de provocación o detenerlas rápidamente o detenerlas antes de que sucedan.


El yuan digital serviría de respaldo a Alipay y WeChat Pay que juntas representan el 98% del mercado de pagos móviles. El yuan electrónico tiene el nivel más alto de protección de la privacidad y que el Banco Central no conoce directamente la identidad de los usuarios, pero el gobierno podría obtener esa información de las instituciones financieras en casos de sospecha de actividad ilegal.

Los legisladores chinos también han enfatizado repetidamente que el yuan digital no está destinado a desafiar al dólar, y el vicegobernador del Banco Popular de China, Li Bo, dijo el fin de semana pasado que la motivación para el e-CNY es principalmente para uso doméstico. El ex gobernador del Banco Popular de China, Zhou Xiaochuan, restó importancia a los riesgos de la tecnología para el sistema financiero global en el Foro de BOAO (1) diciendo que el yuan digital se utilizará principalmente para pequeños pagos minoristas.

La moneda china ahora representa aproximadamente el 2% de las reservas mundiales de divisas en comparación con casi el 60% del dólar estadounidense, y la mayor parte del comercio y los préstamos de Beijing en la Iniciativa Belt-and-Road (2) de Xi se desembolsan en dólares.

Cualquier desafío serio a la posición del dólar como moneda de reserva mundial también requeriría cambios significativos de política por parte de China, incluido el levantamiento de los controles de capital que ayudan al Partido Comunista a controlar las salidas repentinas que podrían desencadenar una crisis financiera. Incluso si el yuan digital pudiera negociarse de manera más barata fuera de los sistemas de pago globales controlados por Estados Unidos, no está claro si alguien lo usaría.

El dólar no es la moneda de reserva dominante porque los americanos dicen que debe serlo y resulta ser la moneda de reserva dominante porque los chinos, los europeos, los japoneses, los surcoreanos, etc. dicen que debe serlo. Es el resto del mundo el que impone eso, es porque creen que es el lugar más seguro para estacionar el dinero.

Estados Unidos todavía tiene un incentivo para establecer estándares para las monedas digitales. En una encuesta realizada el año pasado a 65 bancos centrales que representan el 91% de la producción económica mundial, el Banco de Pagos Internacionales descubrió que más de la mitad estaba experimentando con monedas digitales y el 14% avanzaba hacia los pilotos. El propio Estados Unidos están adoptando un enfoque cauteloso donde el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell dijo que los responsables políticos deben comprender los costos y beneficios de un dólar digital y no apresurar este proyecto muy grande y complejo.

China comenzó a investigar sobre el yuan digital en 2014, justo después de que el precio de Bitcoin subiera de 13,40 dólares a más de 1.000 dólares, lo que aumenta el riesgo de que las monedas digitales puedan afectar el control de la política monetaria de Pekín. Ha comenzado las pruebas técnicas con Hong Kong para los pagos transfronterizos y está trabajando con Tailandia y los Emiratos Árabes Unidos en la liquidación de divisas en tiempo real. Las autoridades también están estudiando cómo se puede combinar el yuan digital con las redes 5G y el Internet de las cosas.

Este tipo de investigación permite a China tener más voz en la forma en que otros países del mundo diseñan las monedas digitales, particularmente cuando se trata de cuestiones de vigilancia.

(1) https://english.boaoforum.org/

(2) http://anuariocidob.org/el-sueno-estrategico-de-china-la-iniciativa-belt-and-road/


10 visualizaciones0 comentarios