Entendiendo la transición desde el dinero al bitcoin y las NFT

Desde la creciente atención a Bitcoin y las finanzas descentralizadas hasta la última emoción impulsada por los tokens no fungibles (1), la criptoeconomía llegó para quedarse. Pero, ¿será capaz de desarrollar el consenso social y los arreglos institucionales necesarios para integrarse plenamente en la corriente principal?

¿Qué es el dinero? Algunos lo han descrito como una ficción compartida o como una forma de memoria colectiva. Para documentar y facilitar las transacciones entre las partes, la historia nos cuenta de todo, desde las conchas marinas y metales raros hasta tiras de papel y, más recientemente, entradas en libros de contabilidad digitales.

Todas estas tecnologías facilitan la creación, transferencia y destrucción de valor, y cada una funciona solo porque un grupo de participantes, una tribu ha llegado a un acuerdo fundamental sobre lo que tiene valor monetario. Es este acuerdo subyacente el que permite el uso de dinero para medir los créditos y débitos y registrar los intercambios entre los participantes del mercado. Los usuarios del dinero deben estar seguros de que seguirá siendo canjeable por bienes y servicios; y cuanto mayor sea el grupo de usuarios, más útil será el dinero.

Una pregunta crucial para cualquier arreglo monetario es quién, si es que hay alguien, tiene el poder de crear dinero, sacarlo de circulación y determinar cómo se puede utilizar. Si bien a menudo pensamos que el dinero es inherentemente fungible, cuando alguien usa un billete (lo entrega), lo gasta y no puede volver a utilizarlo; entonces las sociedades modernas restringen regularmente la oferta y el uso de dinero para lograr objetivos más amplios, como mantener los precios estables y combatir los delitos financieros.

En la práctica, entonces, las sociedades crean y mantienen un consenso sobre el dinero a través de una combinación de tecnología e instituciones. Si bien la tecnología puede permitir mejores formas de dinero, cuándo y cómo se adoptan realmente esas nuevas formas depende fundamentalmente de la presencia o ausencia de instituciones complementarias.

Las instituciones construidas por Genghis Khan, quien introdujo el primer papel moneda en 1227, tardaron siglos en cambiar la tecnología de las planchas de impresión y los billetes de papel en dinero moderno donde previamente tuvo que romperse la posibilidad de canjear los billetes por plata o bronce.

Las criptomonedas representan la última iteración de este largo proceso histórico. Desde su concepción en un documento técnico de 2008 por el seudónimo de Satoshi Nakamoto (2) hasta su valoración máxima de este año, Bitcoin ha ganado tracción durante un período de confianza inusualmente baja en las instituciones tradicionales detrás del dinero en el mundo desarrollado.

Más allá de una nueva tecnología inteligente, lo que Nakamoto estaba proponiendo realmente era un nuevo tipo de arreglo institucional. Con Bitcoin, llegar a un acuerdo sobre el valor del dinero donde no requiere de terceros de confianza como bancos centrales o intermediarios financieros. En cambio, Bitcoin se basa en una combinación de criptografía (3) y teoría de juegos para permitir que los tenedores de divisas lleguen a un consenso sobre la oferta, los saldos individuales y las transferencias de lo que esperan que se convierta en una nueva forma de dinero.

Para establecer, actualizar y asegurar su libro de contabilidad digital, Bitcoin depende de las inversiones de una red descentralizada de proveedores de infraestructura llamados mineros. Para proporcionar a los mineros un incentivo para realizar los cálculos necesarios para asegurar y procesar el intercambio de Bitcoin, el protocolo de Bitcoin los recompensa por cada lote de transacciones con las tarifas de transacción asociadas y una cantidad decreciente de Bitcoin recién acuñado. Pero si bien este proceso minimiza la necesidad de terceros confiables, el cálculo por parte de los mineros tiene un costo ambiental significativo debido al uso masivo de electricidad que requiere (4).

Además, en la medida en que dependamos de las instituciones para garantizar que el uso del dinero se adhiera a nuestros valores y principios, el diseño de Bitcoin puede convertirse en una gran fortaleza o una seria debilidad.

En lugares donde las instituciones son débiles, antidemocráticas o abiertamente represivas, Bitcoin puede proporcionar a sus usuarios una reserva de valor más igualitaria y sólida que cualquier cosa a la que puedan acceder a través del sistema financiero local. Pero Bitcoin por sí solo no viene con ningún recurso o protección contra el robo, la pérdida o formas más amplias de delitos financieros. Debido a que no hay terceros, los usuarios se quedan con sus propios dispositivos. La neutralidad de Bitcoin también significa inevitablemente que los actores benignos y malignos tienen el mismo acceso al sistema.

Para abordar estos problemas, han surgido nuevos tipos de intermediarios como las carteras de custodia. Pero, por supuesto, estos actores están replicando algunas de las características del sistema financiero tradicional que se suponía que debía superar Bitcoin.

Esto resalta un punto clave: el contrato social que sustenta a Bitcoin es inequívocamente menos convincente en lugares con instituciones sólidas. Cuando la gente ha llegado a disfrutar de una política monetaria sólida, una variedad de leyes de protección al consumidor y garantías gubernamentales, como un seguro de depósito contra quiebras bancarias, el diseño institucional de Bitcoin tiene menos que recomendar, y sus costos ambientales parecen aún más graves.

No obstante, si bien algunas instituciones tradicionales han podido resistir las tensas condiciones políticas y del mercado durante las últimas décadas, Bitcoin y otras criptomonedas siguen siendo una alternativa para cuando esas instituciones resultan más frágiles de lo esperado. Del mismo modo, las criptomonedas pueden ofrecer una forma de restaurar las condiciones competitivas cuando los intermediarios han acumulado demasiado poder de mercado.

Cada criptomoneda asigna un peso diferente a los insumos clave, como la tecnología, las instituciones y las creencias de su tribu de apoyo en la provisión de dinero. Los pesos de estas entradas son opciones de diseño, por lo que hemos visto una explosión de experimentos con criptomonedas. Hasta ahora, cada diseño prometedor ha dado lugar a intermediarios complementarios que contrarrestan las debilidades clave del diseño.

Los titulares de criptomonedas no tienen forma de acceder a sus monedas si olvidan sus claves privadas. Como resultado, los consumidores a menudo tienen criptomonedas a través de intermediarios centralizados, carteras criptográficas, que les brindan las funciones familiares de recuperación de contraseña y protección de acceso que conocen de la banca en línea.

Preocupados por el consumo de energía, los desarrolladores de criptomonedas también han comenzado a explorar diferentes sistemas de incentivos y soluciones tecnológicas para reemplazar la computación con modelos más eficientes energéticamente. Los sistemas basados ​​en pruebas de participación, por ejemplo, pueden establecer un consenso sobre una transacción más rápido al dar más peso a la información presentada por los poseedores de monedas más grandes. Esto asegura que mientras la mayoría de las tenencias de una moneda estén en manos de participantes honestos, el sistema representa correctamente la realidad. Pero también da inevitablemente a los grandes poseedores de monedas una influencia desproporcionada sobre el proceso.

La dependencia de los sistemas de prueba de participación en la ponderación de votos por tenencias se debe al hecho de que los saldos de monedas se pueden verificar fácilmente en un libro de contabilidad digital sin acceso a ninguna información externa. Por lo tanto, mover un sistema de prueba de participación de una plutocracia basada en monedas y hacia una gobernanza más representativa dependería de la disponibilidad de información adicional. La verificación de identidad podría usarse para otorgar a cada participante un solo voto. Pero, por supuesto, solo terceros, generalmente gobiernos, actualmente pueden mantener de manera confiable el puente entre la identidad real de una persona y su representación en línea.

La ola de innovación que comenzó con las criptomonedas no se limita al dinero per se. Los diseños se han alejado rápidamente del almacenamiento y la transferencia de valor a arreglos financieros más complejos. Las finanzas descentralizadas –DeFi- (5), como su nombre indica, utilizan tecnología de contabilidad digital para crear mercados financieros descentralizados sin terceros de confianza, ejecutada sobre contratos inteligentes, dentro de una cadena de bloques donde quede reflejado de forma transparente un registro escrito e inalterable de cada acción realizada.

Los intercambios descentralizados –DEX- (6) unen a compradores y vendedores de criptomonedas sin requerir que los usuarios confíen o asignen la custodia de sus activos a un intercambio tradicional. Al eliminar los intercambios regulados del panorama, los DEX podrían mejorar la competencia, la eficiencia y la transparencia, aunque también presentan desafíos importantes en áreas como el cumplimiento. Pueden surgir nuevos intermediarios para satisfacer las necesidades de maduración de los participantes de DeFi, como ya ha sucedido con las criptomonedas. Pero en ausencia de intermediarios, será extremadamente difícil proteger a los consumidores y garantizar la estabilidad financiera, y es posible que los reguladores tengan que lograr sus objetivos de nuevas formas, incluso probando la ruta más desafiante de regular el acceso de los usuarios o las transacciones directamente.

Por lo tanto, si bien DeFi puede eventualmente traer mayor transparencia, automatización y competencia, también podría reducir nuestra capacidad para garantizar que los mercados financieros reflejen valores y principios más allá del afán de lucro. Si bien algunos verán esto como una mejora, otros pueden preguntarse cómo estos sistemas evitarán que los participantes exploten información privilegiada, manipulen el mercado o desestabilicen el sistema en su conjunto para su propio beneficio.

El aumento de los tokens no fungibles (NFT) en un momento en que los inversionistas buscan nuevos activos en los que invertir tiene mucho sentido. Las criptomonedas pueden ser una expresión del entusiasmo que puede canalizarse hacia una plataforma y los arreglos institucionales asociados que apoyan el compromiso descentralizado, el discurso social y las transacciones económicas relacionadas.

A diferencia de Bitcoin, donde las monedas deben ser fungibles para usarse como dinero, las NFT deben ser únicas. Como tales, ofrecen una solución a un enigma de larga data: en un mundo donde las copias digitales no tienen costo de producir y son indistinguibles de sus originales, los artistas deben depender completamente de la aplicación externa a través de leyes de derechos de autor para controlar la venta y el uso de cualquier copia después de la primera. . Peor aún, simplemente mostrando su arte en su forma inalterada en la web, los artistas facilitan que cualquiera tome una copia gratis.

Al vincular el arte digital fácil de replicar con un token único que representa la propiedad original, las NFT restauran la capacidad de los creadores para diseñar acuerdos y derechos relacionados con el uso y distribución de su trabajo. Para esta disposición es fundamental la conexión entre el objeto fácil de copiar y su ficha digital. Al igual que con las criptomonedas y el dinero fiduciario, si este enlace confiere algún valor al token depende de que una tribu llegue a un acuerdo sobre cómo se establece, mantiene y/o destruye el enlace. Si aquellos que confían en él pierden la fe o pasan a otra cosa, los titulares de NFT se quedarían con nada más que un paquete de bits sin valor.

Al igual que las criptomonedas y el dinero fiduciario, las NFT, por lo tanto, obtienen su valor de las creencias y el consenso del grupo. En el caso del dinero, la utilidad crece con el tamaño de la tribu. Pero con un nuevo protocolo NFT, la cuestión clave es si sus opciones de diseño se adaptan bien a las necesidades y preferencias idiosincrásicas de una tribu específica.

Al agregar capacidad de programación a los activos digitales, las NFT permiten que un grupo de creadores y sus audiencias rastreen la propiedad de los artefactos digitales, consuman y recombinen diferentes medios en nuevos productos y servicios, y creen modelos comerciales novedosos a su alrededor. De la misma manera que las criptomonedas permiten la separación de servicios financieros, las NFT abren oportunidades para nuevos tipos de curación y distribución de contenido. Después de todo, un solo NFT se puede dividir en acciones de propiedad fungibles, lo que permite a varias partes dividir los derechos económicos y de control sobre un solo objeto; ya sea arte, un meme o incluso una propiedad inmobiliaria. Y debido a que el código subyacente para las NFT es abierto y programable, el potencial de recombinación entre formatos y estrategias de monetización puede parecerse a lo que observamos con los primeros años de Internet.

En un mundo en el que los derechos musicales se pueden hacer cumplir a través de reglas escritas en una NFT, un músico que vincule una canción a un token podría distribuir su trabajo no solo a través de un solo canal de transmisión, sino a través de varias plataformas diferentes, todo mediante la concesión de licencias de acceso a través del token. Además, el token en sí mismo podría compartir la compensación con otros activos tokenizados, como los asociados con una canción dentro de la pista del artista. Y si un músico despega y graba una canción gracias a un grupo de financiar un proyecto o empresa mediante la recaudación de pequeñas cantidades de dinero de un gran número de personas, esos seguidores podrían recibir una parte de los ingresos futuros.

En este mundo, los diarios, las plataformas de transmisión, las redes sociales y los mercados pueden enfrentarse a una mayor competencia. Debido a la naturaleza interoperable de las redes basadas en NFT, el contenido en línea, las representaciones digitales de bienes, perfiles sociales e interacciones fuera de línea se vuelven más portátiles y modulares entre los proveedores. Como tal, los consumidores pueden beneficiarse de más opciones en cuanto a los tipos de intermediarios de los que dependen, y las empresas pueden aprovechar nuevos tipos de acuerdos económicos. Los reguladores llevan mucho tiempo buscando formas de limitar el poder que los arquitectos de plataformas retienen sobre los ecosistemas digitales; Al avanzar en la interoperabilidad, las NFT y las criptomonedas podrían ser parte de la solución.

Si bien puede ser tentador pensar en las criptomonedas como otra instancia en la que el software se está comiendo el mundo, el viaje desde Bitcoin a través de DeFi a NFT implica una interacción mucho más matizada entre el código y las instituciones. Para que cualquier experimento de criptomonedas dure y sea finalmente útil, la sociedad necesitará desarrollar instituciones complementarias que lo respalden.

Paradójicamente, los tipos de restricciones que las instituciones pueden imponer a la tecnología de cifrado son precisamente los que permitirán que la tecnología canalice nuevos valores y alcance la adopción generalizada.


(1) https://academy.binance.com/es/articles/a-guide-to-crypto-collectibles-and-non-fungible-tokens-nfts

(2) https://www.xataka.com/criptomonedas/satoshi-nakamoto-quien-sea-que-fuere-desconocido-creador-bitcoin-20-personas-ricas-mundo

(3) https://www.tecnologia-informatica.com/que-es-la-criptografia/

(4) https://www.catorce6.com/actualidad-ambiental/19196-si-el-bitcoin-fuera-un-pais-ocuparia-el-puesto-29-de-196-en-consumo-de-energia

(5) https://academy.bit2me.com/que-es-defi-o-finanzas-descentralizadas/

(6) https://www.estrategiasdeinversion.com/actualidad/noticias/otras/que-es-un-exchange-descentralizado-o-dex-n-471495#:~:text=Los%20Exchange%20Descentralizados%20o%20DEX,dinero%20fiduciario%20utilizando%20smart%20contracts.




18 visualizaciones0 comentarios