top of page

Es un error establecer tácitamente que la globalización ha terminado

La globalización es simplemente el crecimiento de la interdependencia a distancias intercontinentales, más que nacionales o regionales. Ni bueno ni malo en sí mismo, tiene muchas dimensiones y ciertamente no es nuevo. El cambio climático y la migración han estado impulsando la expansión de la humanidad por el planeta desde que nuestros antepasados ​​comenzaron a abandonar África hace más de un millón de años, y muchas otras especies han hecho lo mismo.


La globalización económica vista desde el final de la Guerra Fría pareciera estar llegando a su fin, donde dependemos en gran medida de la interconexión de las economías nacionales para el movimiento transfronterizo de bienes, servicios, tecnología y capital. El proteccionismo y la autosuficiencia han intervenido en los últimos años, reemplazando los acuerdos de libre comercio y la promoción de la liberalización económica. Lo que comenzó como guerras comerciales y aranceles en aumento se transformó en un rechazo absoluto a la compleja cadena de suministro multinacional, con restricciones pandémicas que exacerbaron la escasez de suministro y con una guerra en Ucrania que puso en peligro la seguridad alimentaria y energética.


Pero debemos considerar que muchos de estos procesos siempre han dado lugar a interacciones e interdependencias biológicas. La peste se originó en Asia pero mató a un tercio de la población europea entre 1346 y 1352. Cuando los europeos viajaron al hemisferio occidental en los siglos 15 y 16, portaron patógenos que diezmaron a las poblaciones indígenas. La globalización militar se remonta al menos a los días de Jerjes, Rey de Persia entre los años 486 y 465 A.C., después de su victoria en las Termópilas, el monarca se sintió libre de avanzar con su ejército hacia Atenas e iniciar el saqueo del Ática arrasando los santuarios de la Acrópolis ateniense. Y luego, también vino, Alejandro Magno, cuyo imperio se extendía por tres continentes. Agregamos también a esta lista el Imperio Británico del siglo 19.


La Peste Negra mató a más de 25 millones de personas, un tercio de la población de Europa durante el siglo 14 y fue una de las peores pandemias de la humanidad, lo que invoca comparaciones directas con nuestra actual plaga moderna del coronavirus. Finalmente, los recientes descubrimientos moleculares que relacionan las mutaciones familiares recesivas con la inmunidad a la peste han revolucionado la forma en que científicos e historiadores ven una nueva adaptación evolutiva.


En el pasado, la Ruta de la Seda conectaba Asia y Europa en la Edad Media, pero no se parecía en nada a los grandes flujos de los modernos buques portacontenedores, y mucho menos a las comunicaciones por Internet que conectan a los continentes de forma instantánea. En la actualidad, la atención se ha centrado en la globalización económica mirando los flujos intercontinentales de bienes, servicios, capital, tecnología e información. Una vez más, el proceso no es nuevo, pero los cambios tecnológicos redujeron en gran medida los costos asociados con la distancia, lo que hace que la globalización económica actual sea más densa y rápida.


Si bien la globalización llegó a ser vista principalmente como un fenómeno económico en el siglo 20, luego se convirtió en una palabra política de moda tanto para los defensores como para los críticos en la década de 2000.


La globalización actual difiere claramente de la del siglo 19, cuando el imperialismo europeo proporcionaba gran parte de su estructura institucional y cuando los costos más altos significaban que menos personas estaban involucradas directamente. Las empresas occidentales comenzaron a expandirse por todo el mundo en el siglo 17 y, a fines del siglo 19, el stock mundial de inversión extranjera directa equivalía a alrededor del 10% de la producción mundial. Al mirar el 2010, el stock mundial que incluye empresas occidentales y no occidentales equivalía a alrededor del 30% del PIB mundial.


En vísperas de la Primera Guerra Mundial en 1914, había un alto grado de interdependencia global, incluidos los movimientos de personas, bienes y servicios. También había desigualdad, porque los beneficios de la globalización económica se repartían de manera desigual. Pero la interdependencia económica no impidió que los principales socios comerciales pelearan entre sí, razón por la cual la gente en ese momento la llamó la Gran Guerra. Después de esos cuatro años de devastadora violencia y destrucción, la interdependencia económica mundial se redujo drásticamente. El comercio mundial y la inversión no volvieron a sus niveles de 1914 hasta la década de 1960.


¿Podría volver a ocurrir lo mismo? Tendríamos una respuesta afirmativa, si Estados Unidos y Rusia o China generan una gran guerra. Pero, es poco probable que una situación como esta pueda ocurrir. A pesar de todo lo que se habla del desacoplamiento económico, las rupturas hasta ahora han sido bastante selectivas e incompletas. El comercio mundial de bienes y servicios se recuperó con fuerza después de la recesión del Covid en 2020, considerando que no todas las áreas se recuperaron por igual.


El comercio mundial alcanzó un récord de 32 billones de dólares en 2022, pero se espera que la desaceleración que comenzó en la segunda mitad del año pasado, empeore en el 2023 a medida que persistan las tensiones geopolíticas y las condiciones financieras difíciles (fuente: Global Trade Update, publicado por UNCTAD el 13 de diciembre de 2022). A pesar de la guerra en Ucrania y el impacto persistente de la pandemia, el comercio de bienes y servicios ha experimentado un fuerte crecimiento este año. El comercio de bienes creció un 10% desde el año pasado a un estimado de 25 billones de dólares, debido en parte a los precios más altos de la energía. Los servicios aumentaron un 15% a un récord de 7 billones de dólares.


Debemos considerar que el informe de la UNCTAD advierte que la desaceleración durante la segunda mitad de este año generará condiciones más duras a partir del segundo semestre de 2023.


Otros dos factores que podrían afectar los patrones comerciales en 2023 son la evolución de las cadenas de suministro globales y la transición hacia una economía mundial más verde. Las incertidumbres siguen siendo altas para las operaciones de la cadena de suministro. Las estrategias de mitigación, incluida la diversificación de proveedores, la reubicación y la reubicación cercana, probablemente afectarán los patrones de comercio mundial a partir del 2024.


Mientras tanto, se espera que los esfuerzos para construir una economía global más verde estimularán la demanda de productos ambientalmente sostenibles y reducirán la demanda de bienes con alto contenido de carbono y de combustibles fósiles.


Miremos algunas cifras de intercambio comercial. Estados Unidos estableció nuevas barreras para obstaculizar el flujo de ciertos productos sensibles hacia y desde China y sus importaciones desde China han aumentado solo un 6% por encima de los niveles anteriores del Covid, mientras que sus importaciones desde Canadá y México han aumentado más del 30%. Vemos que la regionalización está tomando mucha fuerza y se recupera con más fuerza que la globalización. La participación de China en las importaciones de Estados Unidos se redujo del 21% al 17% entre 2018 y 2022, las importaciones norteamericanas desde Vietnam, Bangladesh y Tailandia aumentaron en más del 80%. Esas cifras ciertamente no sugieren que la globalización esté muerta.


Vale la pena mencionar que este nuevo comercio asiático con Estados Unidos es, de hecho, un comercio chino intermediado. Adicionalmente, los países occidentales pueden reducir sus riesgos de seguridad al excluir a las empresas chinas como Huawei de las redes de telecomunicaciones 5G sin incurrir en costos excesivamente altos de desmantelar todas las cadenas de suministro globales.


Incluso más allá de los altibajos del ciclo económico, se están produciendo cambios más profundos en el comercio mundial. Las empresas están reconsiderando sus decisiones de producción y los gobiernos están impulsando el proceso. Tales cambios podrían haber parecido extravagantes en 2018 cuando Donald Trump, entonces presidente de Estados Unidos, impuso aranceles por primera vez a los productos chinos importados. Desde entonces, se produjo la pandemia y el presidente Joe Biden prohibió la exportación de tecnología avanzada de semiconductores a China y otorgará subsidios por cientos de miles de millones de dólares para la inversión en la fabricación nacional. Un ajuste del comercio ahora se siente inevitable en lugar de inimaginable, y el contorno de su nueva geografía comercial se está volviendo más claro.


Pero no todas las rutas comerciales están floreciendo. Cuando Trump tomó su giro proteccionista, había esperanza de que las economías de África y América Latina pudieran atraer algunos de los negocios que de otro modo habrían fluido hacia China. En cambio, los mayores ganadores de los patrones comerciales cambiantes se encuentran en Asia. Los grandes campeones de los últimos cuatro años están en Asia. Las exportaciones a Estados Unidos desde Bangladesh y Tailandia han aumentado más del 80% desde 2018; las exportaciones de Vietnam aumentaron más del 170%. India e Indonesia han visto crecer sus exportaciones en más del 60%. Como resultado, la participación de China en las importaciones americanas se redujo en cuatro puntos porcentuales entre 2018 y 2022, del 21% al 17%. China solía representar casi la mitad de las exportaciones de Asia a Estados Unidos; ahora representa poco más de un tercio.


Los datos del comercio mundial emergen lentamente. Las cifras sobre las importaciones de las grandes economías son, por lo tanto, la mejor manera de obtener una imagen actualizada de lo que está sucediendo. Las importaciones de Estados Unidos desde la Europa también han crecido de manera deslucida, con un aumento de solo un 12% desde 2018 y resulta posible pensar que se esté produciendo un “friendshoring”, a una escala reducida.


Además, incluso si la competencia geopolítica redujera sustancialmente la globalización económica, el mundo seguiría siendo altamente interdependiente a través de la globalización ecológica. Las pandemias y el cambio climático obedecen a las leyes de la biología y la física, no a la política. Ningún país puede resolver estos problemas por sí solo. Los gases de efecto invernadero emitidos en China pueden provocar aumentos costosos del nivel del mar o alteraciones climáticas en Europa, y viceversa. Estos costos podrían ser enormes. El éxito al abordar el cambio climático o futuras pandemias requerirá el reconocimiento de las interdependencias globales.


La globalización está impulsada en gran medida por los cambios tecnológicos y ecológicos que reducen la importancia de la distancia. Esto no cambiará. La globalización no ha terminado. Es posible que ya no sea del tipo que queremos o que deseemos.
Bienvenida la nueva narrativa del mundo que incluirán la toma de decisiones con las medidas necesarias que los gobiernos tendrán que limitar frente al aumento de la temperatura en un camino que requerirá un liderazgo transformacional y una reinvención de las economías.

35 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page