Eventos zoonóticos o una infección en el trabajo de investigación para los orígenes del Covid

Los mercados húmedos que en cierto modo se parecen a los mercados agrícolas y se distribuyen por todo el mundo, son grandes concentraciones de puestos al aire libre donde se venden productos frescos, como alimentos del mar, carne, frutas y verduras. Algunos mercados venden y matan animales vivos in situ, como pollos, pescado y mariscos. En China, son un componente básico de la vida cotidiana de muchas personas. Algo no tan frecuente es que los mercados húmedos vendan animales salvajes y su carne. El mercado de Wuhan, tenía una sección de animales silvestres donde se vendían especies vivas y muertas: serpientes, castores, puercoespines y crías de cocodrilo, entre otros animales.


A partir del 1ro. de enero, el gobierno chino cerró temporalmente el mercado de Wuhan donde se identificó como fuente probable de los primeros casos de COVID-19.


La compraventa y la matanza de animales salvajes para el consumo humano es solo una de las formas en que una enfermedad de la que un animal es portador puede infectar a las personas. Los virus pueden propagarse con más facilidad si los animales de los mercados están enfermos o se mantienen en condiciones hacinadas y sucias, como en jaulas apiladas. Cuando los animales están sometidos a presión, los patógenos virales pueden entremezclarse, intercambiar partes de su código genético y quizá mutar de formas que los vuelvan más transmisibles entre especies. En el caso de enfermedades respiratorias como la COVID-19, el virus puede saltar de los manipuladores de alimentos a los clientes cuando se exponen a los fluidos corporales de los animales.


El mundo necesita una investigación internacional e independiente para examinar las hipótesis alternativas y los gobiernos de Estados Unidos y China deberían cooperar total y transparentemente con dicha investigación. Mientras tanto, científicos, políticos y expertos deberían reconocer las incertidumbres que prevalecen actualmente.


De dónde vino el COVID-19?


El origen de la pandemia es un tema de inmensa importancia. Pero más de 18 meses después de la aparición del SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, la cuestión del origen del patógeno sigue sin resolverse. Una mayor transparencia y claridad en el debate podría ayudar a resolver la fuente del virus y también a prevenir futuras pandemias.


Hay dos hipótesis principales:

· El primero es un hecho natural en el que el SARS-CoV-2 pasó de un animal a un humano en un entorno natural, una granja o un mercado de alimentos.

· La segunda es una infección relacionada con el trabajo de investigación que se estaba realizando sobre virus similares al SARS.


Las dos hipótesis dirigen la atención a dos conjuntos diferentes de preocupaciones y medidas de política, las cuales requieren atención. Las enfermedades que surgen de la transmisión de virus de la fauna silvestre a los seres humanos exigen medidas de precaución en las interacciones humanas con reservorios animales de patógenos potencialmente mortales, por ejemplo, en la limpieza de tierras, la agricultura, el consumo de carne de animales silvestres y el comercio del ganado. Los eventos zoonóticos naturales han causado muchas enfermedades epidémicas mortales en las últimas décadas, incluidos el VIH, el ébola, el SARS y el MERS.


Las enfermedades infecciosas emergentes también pueden surgir en el curso de la investigación sobre virus y otros patógenos. La historia registra casos de científicos y trabajadores de laboratorio infectados por patógenos que estaban estudiando. En el caso del SARS-CoV-2, una infección relacionada con la investigación podría haber ocurrido de muchas formas:


· Un investigador podría haberse infectado mientras recolectaba muestras de virus y partículas virales en hábitats naturales de murciélagos u otros animales que pueden haber albergado el virus.

· Podría haber ocurrido una infección en un laboratorio donde los científicos estaban trabajando con muestras o aislamientos de virus que contenían virus recolectados previamente.

· Otro escenario relacionado involucra la infección del personal de investigación con virus recolectados de una fuente natural y posteriormente manipulados genéticamente en el laboratorio.


Ambas hipótesis, zoonosis natural e infección relacionada con la investigación, son viables en esta etapa de la investigación.


Aquellos que han afirmado que un origen natural es la única hipótesis viable pasan por alto la extensa actividad de investigación que se estaba llevando a cabo en el campo y en laboratorios sobre virus similares al SARS en Wuhan, donde se identificó el primer brote.


Aquellos que afirman que una infección relacionada con la investigación es la única hipótesis viable pasan por alto la frecuencia de las transmisiones zoonóticas naturales de virus, como el brote de SARS. Hay muchas formas en que un evento natural podría haber ocurrido con el SARS-CoV-2 en algún lugar de China y luego ser llevado a Wuhan por un individuo infectado o un animal llevado al mercado.


Desde el comienzo de la pandemia, los defensores de cada hipótesis han hecho afirmaciones exageradas, prematuras e injustificadas. Al comienzo de la epidemia, varios científicos declararon que había pruebas abrumadoras de que el SARS-CoV-2 se originó en la vida silvestre y que las teorías alternativas de una liberación del virus relacionada con la investigación equivalían a teorías de conspiración. Otros observadores, seguidos por varios políticos americanos incluido el ex presidente Donald Trump y miembros del Congreso, afirmaron que había una enorme evidencia de una liberación del virus en un laboratorio, lo que apunta a las actividades de investigación en curso en los laboratorios de Wuhan.


Algunos científicos notaron desde el principio que ambas hipótesis eran plausibles. La investigación posterior sobre el origen de COVID-19 ha demostrado hasta ahora no ser concluyente, mantiene vivas las dos hipótesis principales.


Originalmente, había alguna esperanza de que el genoma del SARS-CoV-2 en sí mismo revelara rápidamente el origen del virus, ya sea encontrando un virus casi idéntico en la naturaleza como en un murciélago o demostrando definitivamente que el virus se había sometido a manipulación genética en un laboratorio. Esas esperanzas de una resolución clara y rápida del debate no se han materializado.


El genoma del SARS-CoV-2 es consistente con una ocurrencia natural o una ocurrencia relacionada con la investigación. Este es claramente el caso si un investigador se infecta mientras recolectaba muestras de virus en el campo, porque el virus habría surgido directamente de la naturaleza, pero el origen aún estaría relacionado con la investigación. Para aumentar la complejidad, el investigador podría haber tenido un caso leve o asintomático, de modo que incluso el investigador y sus colegas desconocían la infección del terreno y que ahora se estaba transmitiendo directamente a otros humanos.


Por otro lado, el genoma del SARS-CoV-2 no muestra una huella genómica concluyente de manipulación artificial, como una clara recombinación de material genético que hubiera sido imposible en un entorno natural.


Por su parte, los defensores de la opinión de que el SARS-CoV-2 surgió de un evento zoonótico natural esperaban que el animal que albergaba el SARS-CoV-2 pudiera identificarse rápidamente, por ejemplo, en granjas o en mercados húmedos, o que el virus se puede encontrar directamente en los murciélagos de herradura. Esta esperanza tampoco se ha materializado hasta ahora, aunque, por supuesto, aún podría hacerlo. Estos descubrimientos suelen ocurrir muchos años después de un brote inicial. Pero el hecho es que los científicos aún no han identificado un reservorio de murciélagos o un huésped mamífero intermedio que pueda haber servido como reservorio natural del virus.


Sin embargo, hay algunos hechos muy importantes y preocupantes que han surgido durante el primer año y medio de la epidemia y que inciden fuertemente en su origen. El público y la comunidad de políticas se han vuelto cada vez más conscientes de la investigación sobre virus similares al SARS que se estaba llevando a cabo en Estados Unidos, China y otros lugares, tanto para recolectar muestras virales del campo como para estudiar su infectividad y la capacidad para causar enfermedades en el laboratorio.

La Comisión Lancet COVID-19 (1) es una iniciativa interdisciplinaria que abarca las ciencias de la salud, los negocios, las finanzas y las políticas públicas. Fue fundada en 1823 por la familia Lancet. En la actualidad cuenta con oficinas en Londres, Nueva York y Beijing publicando artículos especializadas en los campos de salud infantil y adolescente, diabetes y endocrinología, salud digital, gastroenterología y hepatología, salud global, hematología, longevidad saludable, enfermedades infecciosas, microbiología, neurología, oncología, salud planetaria, psiquiatría, salud pública, medicina respiratoria y reumatología.


En la revisión de los documentos y del trabajo de investigación de la Comisión Lancet, los estudios han incluido la creación de elementos genéticos de virus similares al SARS para estudiar su capacidad para infectar células humanas y causar enfermedades. Vemos que parte del trabajo de clones virales en Wuhan se llevó a cabo en las instalaciones que muchos científicos consideran que ofrecen una protección inadecuada contra la liberación de virus en un laboratorio.


Hemos aprendido que gran parte de este trabajo se puede clasificar como investigación de ganancia de función llamado GoF. Este término genérico implica la modificación de virus para adquirir nuevas funciones biológicas, y se ha prestado especial atención a la denominada Investigación de Interés del GoF llamado GOFROC, una categoría que incluye investigaciones que pueden mejorar la transmisibilidad humana y la patogenicidad pandémicos potenciales.


Muchos científicos consideran que los experimentos en el Instituto de Virología de Wuhan que involucran la modificación de coronavirus de origen murciélago para expresar proteínas que probablemente mejoren la entrada en las células humanas pertenecen directamente a la categoría del GOFROC.


Muchos expertos en bioseguridad han argumentado durante mucho tiempo que dicho trabajo, que se utiliza para revelar los hospedadores objetivo más rápidamente, mejorar la predicción de brotes y desarrollar vacunas y medicamentos terapéuticos, requiere una supervisión, un control y un escrutinio mucho mayores, incluida una descripción transparente para el público de la investigación.


Las autoridades chinas no se han mostrado lo suficientemente comunicativas hasta la fecha como para permitir a los investigadores avanzar en la comprensión del origen del SARS-CoV-2. La literatura científica revisada por pares comenta que los resultados de dicha investigación genética sobre virus similares al SARS donde el proceso de revisión de la bioseguridad de los posibles estudios de GOFROC es opaco y no revela al público ni los nombres ni las calificaciones de las personas involucradas en el proceso de revisión, ni el contenido de las discusiones.


Los investigadores de los proyectos en Wuhan han declarado categóricamente que no estaban investigando virus cercanos al SARS-CoV-2. Todos los cuadernos de laboratorio y otra información relevante deben ser abiertos para la investigación para un escrutinio detallado por parte de expertos independientes.


La pregunta sobre los orígenes no se trata de un gobierno u otro, mucho menos de una cuestión geopolítica o de culpar a China y exonerar a Estados Unidos.


Para aprender tanto como sea posible sobre el origen del SARS-CoV-2, se necesita con urgencia una investigación internacional e independiente para examinar las hipótesis alternativas y el gobierno de China debería cooperar total y transparentemente con dicha investigación. Mientras tanto, los científicos, políticos y expertos deben reconocer las incertidumbres que prevalecen actualmente.


También deben reconocer que la tragedia de la pandemia ya ha arrojado luz sobre cómo prevenir futuros brotes y pandemias. Debido a que los eventos zoonóticos naturales son inevitables, debemos establecer sistemas de alerta y vigilancia global mucho mejores y, por supuesto, sistemas de respuesta temprana cuando ocurren brotes. Necesitamos canales de comunicación creíbles para prevenir la transmisión global rápida de enfermedades zoonóticas emergentes, y debemos crear mecanismos institucionales que permitan la búsqueda más rápida de tratamientos potenciales, pruebas de diagnóstico, vacunas y otras herramientas y mejores prácticas para contener un brote. En resumen, debemos estar mejor preparados para compartir conocimientos científicos y tecnológicos relevantes de una manera más honesta, transparente y creíble de lo que ha sido durante la pandemia actual.


Los gobiernos deben mejorar la transparencia, la supervisión y la bioseguridad de cualquier proyecto que busque activamente patógenos peligrosos en la naturaleza y devolverlos a los laboratorios, reconociendo los múltiples riesgos involucrados.


De manera similar, las herramientas de manipulación genómica han avanzado tan rápidamente que el potencial de crear nuevos patógenos mortales en el laboratorio y liberarlos accidentalmente o incluso deliberadamente es una preocupación muy seria.



En la actualidad, el mundo carece de las salvaguardias internacionales adecuadas y la transparencia sobre un trabajo peligroso, y los riesgos se ven agravados por los programas secretos de investigación de armas biológicas que varios gobiernos patrocinan y que ayudan a mantenerlo.

(1) https://covid19commission.org/







112 visualizaciones0 comentarios