La clave para la competitividad futura

Mientras los países de todo el mundo luchan por recuperarse de la pandemia del COVID-19, el enfoque principal debe estar en la salud humana y el bienestar económico. Pero también existe la oportunidad de que la respuesta genere beneficios a corto plazo y ventajas económicas a largo plazo. Los países que aprovechen el momento podrían obtener una ventaja competitiva en las próximas décadas.

La recuperación debe estar trazada en torno a soluciones sostenibles, como las descritas en el Pacto Verde Europeo, de manera que los gobiernos mundiales puedan trazar un rumbo hacia un futuro que incluya una mejor salud, mejores empleos, menores costos de energía y un crecimiento económico sostenido.

Los beneficios directos para la salud de la energía limpia son ahora ampliamente reconocidos. Como todos hemos visto durante la pandemia, la reducción del uso de combustibles fósiles casi inmediatamente da como resultado un aire, agua y tierra más limpios. Estos beneficios son altamente beneficiosos para las comunidades marginadas y de bajos ingresos que durante mucho tiempo han sufrido la mayor parte de la contaminación por combustibles fósiles. Una recesión económica no es la forma de reducir las emisiones a largo plazo y para generar un cambio en el orden mundial, se requiere un cambio estructural sostenido.

Además de mejorar la salud pública, la sustitución de los combustibles fósiles por energía limpia creará más puestos de trabajo rápidamente. Los proyectos de almacenamiento solar, eólico y de baterías se pueden implementar rápidamente, impulsando el empleo en una variedad de sectores y entornos, desde fábricas e instalación hasta mantenimiento y reparaciones. Vendrán nuevos proyectos de infraestructura sostenible para construir líneas de transmisión, estaciones de carga de vehículos eléctricos y ferrocarriles eléctricos y nuevas fuentes para nuevos empleos vendrán de la construcción de nuevos edificios con emisiones netas cero y la adecuación de los existentes para lograr eficiencia energética.

Si bien muchos líderes mundiales ahora comprenden claramente estos beneficios directos, solo están comenzando a comprender las ventajas económicas generales que aporta la energía limpia. Las nuevas fuentes de energía limpia son a menudo más baratas de construir que las nuevas plantas de carbón o gas.

La construcción de nuevas instalaciones de energía limpia ya es, o pronto será, más barata que incluso operar plantas de carbón o gas existentes. Dado que los costos de la energía solar y eólica han caído entre un 60 y un 80% durante la última década, la compra del combustible para operar una planta de carbón o gas existente se está convirtiendo rápidamente en una propuesta con pérdidas. Y a medida que se sigue ampliando el despliegue de energía limpia, las tasas de aprendizaje están reduciendo aún más las curvas de costos, acelerando la transición.

Además, es un error pensar que las redes eléctricas con una alta composición de energía eólica y solar no pueden funcionar de manera confiable. Muchas economías europeas ya utilizan sus sistemas de energía con más del 50% de energías renovables de forma continua.

En el transporte, el costo de las baterías se ha reducido en un 87% desde 2010, lo que respalda el rápido avance de los vehículos eléctricos hacia la competitividad de precios con los vehículos con motor de combustión interna. Un análisis de Bloomberg New Energy Finance muestra que a mediados de la década de 2020, los costos iniciales promedio de los vehículos eléctricos en los Estados Unidos y Europa serán más bajos que los de un automóvil de gasolina comparable. Este cambio también se está acelerando entre los vehículos utilitarios, furgones y camiones de reparto de largo recorrido que también están cambiando rápidamente a diseños de cero emisiones.

Los países que se muevan rápidamente para ser parte de la transición hacia la energía limpia serán ampliamente recompensados, por lo que ya estamos viendo una carrera global hacia la cima. Durante casi una década, China lideró el mundo en la fabricación de paneles solares y ahora se ha convertido en el mayor productor de baterías de iones de litio. China cuenta con dos tercios de la capacidad de fabricación mundial para ambos sectores. Europa lidera la industria eólica marina, que podría tener un valor de $ 1 billón para 2040. Proyectos de hidrógeno se están implementando en Australia, Marruecos, Arabia Saudita y la Unión Europea.

A medida que más países cambian fundamentalmente el cálculo económico e industrial, los países rezagados tendrán grandes sorpresas en un futuro cercano.

No debería sorprendernos que tecnologías más nuevas y avanzadas reemplacen a los sistemas más antiguos. A lo largo de la historia de la humanidad moderna, tecnologías claramente superiores han barrido rápidamente lo que vino antes: el carruaje tirado por caballos dio paso al automóvil; la máquina de escribir a la computadora; el teléfono fijo a celular y luego a teléfonos inteligentes.

Así como una economía emergente como la India ya no construiría una red de cables de cobre para instalar teléfonos en todas las casas, sería imprudente que cualquier país construyera una nueva infraestructura de combustibles fósiles. Estos sistemas obsoletos y sucios pronto se convertirán en activos inútiles.

Los líderes políticos, empresariales y de la sociedad civil de todo el mundo deben reconocer y aprovechar los beneficios económicos de los paquetes de recuperación ecológica. Estas inversiones producirán beneficios de gran alcance para la salud, la prosperidad y la sostenibilidad de las sociedades en todo el mundo.




33 visualizaciones0 comentarios