La coerción diplomática, económica y tecnológica detrás del litio

Cualesquiera que sean las verdaderas intenciones detrás del esfuerzo de Xi Jinping, ingeniero químico, secretario general del Comité Central del Partido Comunista de China, presidente de la Comisión Militar Central​ y presidente de la República Popular China poner a su país en el centro de una civilización ecológica, puede llegar a ser miope pensar que China no utilizará esta influencia.


Lo ha hecho en el pasado. En 2010, un barco pesquero chino chocó a dos barcos de la guardia costera japonesa en las aguas en disputa del Mar de China Oriental. Cuando Tokio arrestó al capitán del barco de pesca, el Partido Comunista Chino tomó represalias imponiendo un embargo sobre las ventas de tierras raras a Japón.


Más recientemente, en junio de 2019, los medios de comunicación controlados por el estado chino amenazaron con interrumpir el suministro de tierras raras a Estados Unidos cuando amenazó con utilizar controles de exportación para cortar el acceso de Estados Unidos al equipo utilizado para procesar tierras raras, una prohibición que sería tan devastadora como cortar la producción de tierras raras en sí.


Australia está sintiendo la misma presión en cuanto China ha restringido las importaciones de carne, vino y cebada australianos, y ha reducido el flujo de estudiantes chinos a las universidades australianas, a menos que Australia se someta a una lista de 14 políticas demandadas desde Beijing.


Este comportamiento es coherente con el uso que hace China del poder agudo con la coerción diplomática, económica o tecnológica para perseguir sus objetivos políticos. China ya aprobó su primera ley unificada de control de exportaciones, lo que permite al Partido Comunista de China controlar la exportación de artículos, incluidos los productos de doble uso ampliamente definidos a entidades extranjeras específicas. El Instituto Merics (1) ha indicado que cualquier exportación que se incluya en la seguridad nacional general y la ley que intencionalmente se generó en forma vaga, permitirá a Beijing tomar represalias contra países o empresas por desacuerdos políticos o razones geopolíticas. Dada la designación de Beijing de los sectores de vehículos eléctricos y baterías como industrias estratégicas, el Partido Comunista de China podría potencialmente convertir en armas, los cuellos de botella clave en la cadena de suministro contra Estados Unidos.


Durante gran parte del siglo 21, Estados Unidos dependió del Medio Oriente para obtener petróleo. A medida que la administración Biden busca cambiar a las energías renovables y reducir las emisiones de carbono mediante el despliegue de más vehículos eléctricos, no debería cambiar una dependencia por otra. La carrera armamentista moderna gira en torno a las instalaciones de fabricación de celdas de baterías de iones de litio de gran tamaño y las cadenas de suministro de minerales para respaldarlas.

Cualquier esfuerzo exitoso para posicionar a Estados Unidos como líder mundial en la fabricación de vehículos eléctricos no puede basarse en una dependencia del competidor más serio de Estados Unidos y debería entender que los esfuerzos americanos serán impugnados, incluso si tienen la intención de ayudar al bien global de la reducción de las emisiones de carbono. Es muy poco probable que Beijing, que ha estado trabajando durante años para apoderarse de las tecnologías críticas como las baterías, observe fácilmente cómo se desvanecen sus ventajas. A los ojos del Partido Comunista Chino, la carrera por las baterías significa que China y Estados Unidos están enfrascados en una batalla por la participación de mercado y el acceso a recursos escasos.


Mantener el dominio en la producción de baterías, particularmente a medida que el mundo depende cada vez más de las baterías, proporciona a Beijing un valioso apalancamiento geopolítico.


Mientras Biden busca construir alianzas tecnológicas con Europa y otros aliados para contrarrestar a China, los esfuerzos de China limitarán su influencia. Con los fabricantes de vehículos eléctricos europeos que dependen de China, es difícil imaginar que el Partido Comunista Chino no utilice estas dependencias para solicitar concesiones en otros dominios.


Para evitar una dependencia potencialmente debilitante de China, Estados Unidos debería tratar las tecnologías de energía limpia como un espacio competitivo. La administración Biden no puede permitirse comenzar de cero y debe aprovechar el trabajo de sus predecesores. Al comenzar su nueva revisión de la cadena de suministros, de la cual las baterías son una parte, debe tener en cuenta las lecciones de la iniciativa de baterías de la era de Obama. En 2009, la administración Obama anunció 2,4 mil millones de dólares en fondos para producir vehículos eléctricos híbridos de próxima generación y componentes avanzados de baterías. Uno de los objetivos en ese momento era poner fin a la adicción al petróleo extranjero a través de un plan que posicionara a los fabricantes americanos a la vanguardia de la innovación y resolviera los desafíos energéticos. Como parte de ese paquete, el Departamento de Energía ofreció 1,5 mil millones de dólares en subvenciones a sus fabricantes para producir estas baterías y sus componentes.

A pesar de una serie de incentivos en la ley de estímulo en 2009, la cadena de suministro de energía solar se trasladó en gran medida a China después de que el gobierno chino invirtiera fuertemente en la industria.

Las autoridades americanas deben aprender de las lecciones aprendidas de los esfuerzos pasados y cualquier iniciativa de política futura, debiese aprovechar los esfuerzos recientes existentes. Ellen Lord, ex Subsecretaria de Defensa para Adquisiciones y Mantenimiento, dedicó un tiempo considerable a identificar las prioridades de inversión, incluida la red de baterías. Dado que se necesitan de cinco a siete años desde el inicio de la planificación de una planta de fabricación de baterías y el establecimiento de una línea de producción piloto para alcanzar la capacidad operativa total de una fábrica que puede producir varios gigavatios-hora por año.

La administración Biden debiese debe concentrar sus esfuerzos en perfeccionar las instalaciones existentes, al tiempo de fomentar nuevas inversiones por parte de proveedores de propiedad extranjera en territorio americano. Al avanzar en sus objetivos climáticos, requerirán una gran dosis de realismo climático, así como un compromiso con políticas competitivas para lograr la independencia de Estados Unidos de China en tecnología y fabricación de baterías.

Hace poco más de una década, los gobiernos y las empresas de las economías industriales avanzadas se preocuparon públicamente por el acceso a los elementos de tierras raras, los minerales y metales que son fundamentales para la producción de altas tecnologías y esenciales para un ejército moderno.


La ansiedad está aumentando nuevamente a medida que esos mismos países contemplan una transición hacia una economía verde, en la que la demanda de esas mismas tierras raras se incrementará. Un suministro amplio y seguro de esos recursos será vital no solo para la realización de una economía más verde, sino que también determinará cuáles y de quién tecnologías dominan esa transformación.

(1) https://merics.org/en




36 visualizaciones0 comentarios