La confianza se desploma en todo el mundo a medida que la crisis del costo de vida sube sin parar

Actualizado: 9 oct

Un ambiente de creciente pesimismo económico se está afianzando en las principales economías del mundo, ya que los precios altísimos y la incertidumbre geopolítica dañan las perspectivas de las empresas y los consumidores.


El inicio de la pandemia en marzo de 2020 fue un shock de liquidez gigante. Los bancos centrales inundaron debidamente el sistema con reservas. ¿Cómo imaginar la escala de la intervención que habría sido necesaria si el shock hubiera sido tan malo como el de 2008?


Después de dos años de flexibilización cuantitativa (QE, por sus siglas en inglés), cuando los bancos centrales compraron bonos a largo plazo del sector privado y emitieron reservas líquidas a cambio, los bancos centrales de todo el mundo han comenzado a reducir sus balances y la liquidez parece haberse desvanecido en el espacio de apenas unos meses.



En el último año, la confianza de los consumidores y las empresas cayó más en una década, con la excepción de los meses iniciales de la pandemia de coronavirus. Los datos económicos duros y los principales indicadores financieros también están cayendo desde niveles sólidos después del Covid-19, lo que indica que el impulso en la economía mundial se está estancando.


El índice de seguimiento Tiger Brookings para la recuperación económica global compara indicadores de actividad real, mercados financieros y confianza con sus promedios históricos, tanto para la economía global como para países individuales. Los indicadores de confianza han caído bruscamente en Estados Unidos, Inglaterra y China y se encuentran en mínimos históricos desde que comenzó el índice hace más de una década. En las economías emergentes, que están más expuestas al aumento de los precios de los alimentos y la energía, la confianza se ha reducido aún más.


Estados Unidos está bajo la presión de otros países para moderar el aumento del dólar, que está alimentando la inflación en otras partes del mundo, mientras que China debe decidir si reduce su política de cero Covid. Alemania ha sido criticada por los economistas por la escala de su apoyo financiero a los usuarios domésticos de energía e Inglaterra, por los recortes de impuestos no financiados en un momento de inflación vertiginosa. La nación norteamericana todavía está invirtiendo muy poco en el capital humano de clase media y está muy retrasado en la transición a las energías renovables y en el aumento de la resiliencia de las cadenas de suministro. Ponerse al día requerirá, sin sorpresa, grandes cantidades de inversión.


Los gobiernos y los bancos centrales ya no pueden darse el lujo de un estímulo fiscal y monetario sin restricciones para estabilizar el crecimiento y compensar los impactos adversos, Deben evitar políticas populistas inútiles, como paquetes mal enfocados para contrarrestar el impacto de los precios más altos de la energía.


La recuperación post-COVID se ha quedado sin fuerza y la economía global se estanca en medio de una mayor incertidumbre y riesgos crecientes, muchos países están en o al borde de una recesión total.


Algunas heridas han sido autoinfligidas. Las políticas equivocadas como la estrategia de cero COVID de China y el presupuesto imprudente de Inglaterra han dificultado que los formuladores de políticas respondan a las continuas interrupciones de la cadena de suministro y la guerra prolongada en Ucrania. La inflación alta y persistente en todo el mundo, y las medidas que han tomado los bancos centrales para controlarla, también están deprimiendo la actividad económica, debilitando la confianza de los hogares y las empresas y agitando los mercados financieros.


En las principales economías avanzadas como la eurozona, Japón e Inglaterra, las respuestas políticas lentas y tibias han agravado los efectos de los shocks externos, desviando las trayectorias de crecimiento. En consecuencia, muchos países desarrollados ahora enfrentan los desafíos que han caracterizado durante mucho tiempo los períodos de tensión económica y financiera en las economías de mercados emergentes: fuertes depreciaciones de la moneda en relación con el dólar, aumento de los rendimientos de los bonos del gobierno, finanzas públicas tensas y restricciones políticas más estrictas.


La economía americana, por su parte, está plagada de señales contradictorias. En el lado positivo, la demanda de los consumidores se mantiene fuerte y el empleo ha seguido creciendo a un ritmo razonablemente saludable. Al mismo tiempo, el crecimiento del PIB es anémico, mientras que la inflación sigue siendo alta en cualquier medida, lo que deja a la Reserva Federal sin otra opción que aumentar aún más las tasas de interés, a pesar del endurecimiento de las condiciones financieras causado por un dólar fuerte y la caída de los precios de los activos.


En Europa, las interrupciones en el suministro de energía están alimentando la inflación y restringiendo el crecimiento, avivando los temores de escasez de energía en el invierno y socavando la confianza del sector privado. La reciente caída en el valor de la libra es emblemática de los muchos desafíos que enfrenta la economía inglesa, incluidas las circunstancias externas adversas, las consecuencias continuas del Brexit y las políticas fiscales indisciplinadas del país. En muchos otros países europeos, las políticas populistas podrían aumentar el riesgo de inestabilidad fiscal y financiera.


La guerra en Ucrania puso de relieve la necesidad de reformar la relación de la Unión Europea con sus vecinos. La política europea de vecindad, un marco diseñado para profundizar los vínculos con sus vecinos orientales y meridionales, fracasó y el proceso de ampliación es lento. Cuando asignaron la categoría de candidatos a Ucrania y Moldavia, los líderes de la Unión Europea demostraron que están dispuestos a actuar con la determinación que exige el nuevo panorama geopolítico, pero la decisión también creó un enigma: la Unión Europea puede acelerar el proceso de ampliación o mantener los criterios y cronogramas actuales, según los cuales los postulantes tendrán que esperar una década.


Japón es la única gran economía avanzada que puede darse el lujo de mantener una política monetaria expansiva, gracias a su baja tasa de inflación. Esto podría ayudar al país a mantener un crecimiento estable, aunque bajo, ya que la rápida depreciación del yen no ha tenido efectos negativos apreciables hasta el momento.


Si bien las economías de mercados emergentes enfrentan desafíos similares, incluida la alta inflación y la depreciación de las monedas, generalmente tienen mejores perspectivas de crecimiento que sus contrapartes de economías avanzadas. Aun así, la débil demanda mundial y las condiciones financieras más estrictas aumentarán la presión sobre las economías en desarrollo con déficits de cuenta corriente. Pero, salvo algunas excepciones como Turquía, Sri Lanka y Venezuela, donde la mala gestión económica desenfrenada ha precipitado el colapso de la moneda, la mayoría de los mercados emergentes no parecen dirigirse hacia una crisis de balanza de pagos.


Dicho esto, China se enfrenta a una serie de problemas derivados de la estricta adherencia del gobierno a su política de cero COVID, un sector inmobiliario tambaleante y presiones insostenibles del sistema financiero. Si bien la inflación permanece bajo control, la depreciación del yuan en relación con el dólar ha limitado la capacidad del Banco Popular de China para reducir las tasas de interés. El gobierno ha implementado varias medidas de estímulo fiscal y monetario, pero han tenido un efecto limitado en el consumo y la inversión privada. También es probable que el crecimiento de las exportaciones se vea restringido por la débil demanda mundial.


La economía de la India, por otro lado, sigue siendo un punto brillante. Es probable que el país registre un fuerte crecimiento este año y en 2023 a medida que aumenten las exportaciones debido a la depreciación de la rupia y los efectos beneficiosos de varias reformas emprendidas en los últimos años. Pero la lucha constante del Banco de la Reserva de la India para controlar la alta inflación es un factor limitante.


Mientras tanto, la economía de Rusia se ha visto afectada por las sanciones económicas y financieras que las potencias occidentales han impuesto desde su invasión de Ucrania, aunque el aumento de los ingresos por exportaciones y la debilidad de las importaciones han suavizado el golpe al fortalecer el rublo.


Brasil y muchos países de la región latinoamericana enfrentan entornos políticos desafiantes, lo que podría frenar la demanda interna y el crecimiento, ahuyentar a los inversores extranjeros y fomentar la inestabilidad económica.


Los gobiernos y los bancos centrales ya no pueden darse el lujo de estabilizar el crecimiento y compensar los impactos adversos con estímulos fiscales y monetarios sin restricciones. Como mínimo, los gobiernos deben evitar medidas fiscales mal dirigidas y otras políticas populistas inútiles, hacer todo lo posible para superar los cuellos de botella en el suministro y apoyar a los bancos centrales en su esfuerzo por restaurar la estabilidad de precios. Una respuesta política ineficaz pone en peligro a los más afectados por el aumento de los precios de los alimentos y la energía: las economías más pobres del mundo y los hogares más pobres de todos los países.


Los principales bancos centrales del mundo finalmente están empujando sus tasas de interés a territorio restrictivo, generando temores de exceso en los mercados financieros y avivando el rumor de que los formuladores de políticas podrían necesitar cambiar de dirección en algún momento.


La Reserva Federal, el Banco Central Europeo y la mayoría de sus pares están preparados para seguir aumentando agresivamente los costos de los préstamos en las próximas semanas. Cuanto más rápido avancen, más preguntas surgirán sobre hasta qué punto pueden exprimir las economías antes de desestabilizar a los inversionistas o generar recesiones.


Los mercados emergentes ya están comenzando a quejarse de que el impulso de los bancos centrales de las economías desarrolladas está causando problemas al debilitar sus tipos de cambio.


Jerome Powell está en camino de seguir aumentando las tasas para vencer la inflación más alta en casi cuatro décadas. Las previsiones de la Fed muestran tasas en 4,4% para fin de año y 4,6% en 2023.


El Banco Central Europeo ha elevado las tasas en 125 puntos básicos durante el último trimestre y la presidenta Christine Lagarde ha señalado aumentos adicionales en las próximas reuniones para salvaguardar las expectativas de inflación. Esperamos otro aumento de 75 puntos básicos en octubre, un aumento de 50 puntos básicos en diciembre y un aumento de 25 puntos básicos en febrero, con la tasa de depósito finalizando el ciclo en 2,25%.


El Banco de la Reserva de la India puede comenzar a disminuir sus aumentos de tasas después de cuatro aumentos consecutivos, ya que equilibra la estabilidad de precios con la necesidad de proteger el crecimiento en la tercera economía más grande de Asia.


Varios analistas han advertido que el endurecimiento simultáneo de la política monetaria por parte de muchos de los principales bancos centrales podría producir una recesión global innecesariamente profunda y prolongada.


Con poco margen de maniobra, las autoridades deben coordinar medidas fiscales y monetarias para aliviar las presiones inflacionarias a corto plazo y centrarse en reformas que puedan mejorar el crecimiento a largo plazo.



Además de mitigar las restricciones comerciales y de oferta laboral a nivel mundial, se deben crear incentivos para la inversión en tecnologías verdes y otros tipos de infraestructura.
Tales medidas son cruciales para respaldar la demanda y la confianza del sector privado en el corto plazo y para volver a anclar las expectativas de inflación.




147 visualizaciones0 comentarios