La métrica real del éxito climático es la trayectoria de las emisiones de cinco a diez años

Reducir el CO₂ no se trata de detener la actividad económica, como lo demostraron claramente los cierres del COVID 19 del año pasado, incluyendo a los bloqueos casi totales en abril 2020 donde solo se redujeron las emisiones de CO₂ en alrededor de un 17% cada día en comparación con los niveles de 2019 y alrededor de un 7% en todo el año con valores de emisiones globales de CO₂ fósil cayendo alrededor de 2,6 GtCO₂ a 34 GtCO₂ en todo el 2020. Lamentablemente, las emisiones probablemente aumentarán este año.

Nunca antes se había observado una disminución de 2,6 GtCO₂ en las emisiones anuales globales. La caída en las emisiones de CO₂ de las respuestas al COVID 19 destaca la escala de acciones y la adherencia internacional necesarias para abordar el cambio climático.

La disminución de las emisiones en 2020 oculta dinámicas complejas y diferencias en las respuestas de los países a la pandemia de COVID 19 a lo largo del tiempo. En la mayoría de los países, las emisiones disminuyeron en el punto más alto del confinamiento del país, en un promedio del 27% sobre la base de un análisis actualizado de datos indirectos. Las interrupciones generalizadas en el sector del transporte tuvieron el mayor impacto en las emisiones

Reorientar las fuerzas del mercado hacia economías totalmente descarbonizadas implica más actividad económica, más puestos de trabajo, no menos.

Eso no significa que todos los trabajos sigan siendo los mismos. No lo harán y no deberían. En Estados Unidos, se proyecta que el plan de infraestructura de Biden costará alrededor de 130.000 puestos de trabajo en la industria del petróleo, el carbón y el gas. Brindar a estos trabajadores una alternativa viable debe ser parte de la transición hacia las energías limpias, y lo es. El plan de Biden incluye $ 16 mil millones para ayudar a reentrenar y emplear a trabajadores de combustibles fósiles para taponar pozos de petróleo y gas y limpiar minas de carbón abandonadas. Eso se suma a los $ 10 mil millones para crear un Cuerpo Civil del Clima destinado a capacitar a la próxima generación, y muchos más programas con objetivos específicos relacionados con el clima, tanto para reducir las emisiones de CO₂ como para fortalecer la infraestructura de Estados Unidos para que sea más resistente a los cambios climáticos.

También hay cambios de mayor alcance que traerá un futuro más limpio. Un vehículo eléctrico requiere alrededor de un tercio menos de trabajadores para construir que un vehículo de gasolina. Esa comparación uno a uno, sin embargo, pasa por alto los efectos dinámicos y la competencia internacional. Gran parte del impacto en el empleo no proviene de comparaciones uno a uno, sino de quién produce los vehículos en primer lugar.

China domina el mercado mundial de la clasificación de la cadena de suministro de baterías de iones de litio en 2020, habiendo superado rápidamente a Japón y Corea, que fueron líderes durante la mayor parte de la década anterior. El éxito de China es el resultado de su gran demanda interna de baterías, 72GWh, y el control del 80% del refinado de materias primas del mundo, el 77% de la capacidad de celdas del mundo y el 60% de la fabricación de componentes del mundo.

A medida que crece la demanda de vehículos eléctricos, aumenta la necesidad de instalaciones de fabricación de células cercanas a la producción de automóviles. Esto ha provocado un auge en las plantas de células europeas, y el resto de la cadena de suministro también se está abriendo paso lentamente hacia Europa.

La creación de un mercado de este tipo en Estados Unidos también ayudaría a construir una cadena de suministro apropiada para esta nación.

La sostenibilidad y las emisiones de carbono asociadas con la cadena de suministro son de creciente importancia. Es vital asegurarse de que la electricidad utilizada en el procesamiento de materiales y la fabricación de células sea baja en carbono.

El cambio de baterías puede reducir significativamente el tiempo de repostaje de los vehículos eléctricos. En la actualidad existen más de 550 estaciones de intercambio de baterías en China. NIO y BAIC son dos fabricantes de automóviles líderes en tecnología de intercambio de baterías. NIO ha instalado casi 180 estaciones, mientras que BAIC ha instalado más de 220 estaciones y planea agregar 100 más en China en 2021.

Los niveles de CO₂ en la atmósfera serán más altos en 2021, alcanzando un 50% por encima de los niveles preindustriales por primera vez. Las concentraciones serán aún mayores en 2022, 2030 y probablemente continuarán creciendo durante la mayor parte del siglo.

Las temperaturas medias globales, los niveles del mar y otros efectos climáticos de las inundaciones a las sequías están íntimamente relacionados con el CO₂ que ya se encuentra en la línea atmosférica. No es suficiente estabilizar el flujo de CO₂ que ingresa a la línea atmosférica cuando el objetivo es evitar que se desborde.

La importancia de la acción a corto plazo hace que sea tentador volver a las emisiones anuales de CO₂ como una medida de qué tan bien le está yendo a un país, una empresa o el mundo en el cumplimiento de las metas netas cero. Pero esta forma de ver el desafío es un error ya que las emisiones netas anuales de CO₂ están íntimamente ligadas al stock de CO₂ que ya se encuentra en la atmósfera.

La métrica real del éxito climático es la trayectoria de las emisiones de cinco a diez años.

El éxito climático no se trata de hacer menos. Se trata de más inversión, más empleos y más actividad económica para implementar la infraestructura adecuada.




7 visualizaciones0 comentarios