Las dos Chinas de la moneda

Muchos economistas se preocupan más por el PIB per cápita de China, o el ingreso por persona, que la medida agregada. La conclusión clave es que China sigue siendo un país pobre, a pesar de su fenomenal crecimiento económico principal durante las últimas cuatro décadas.

Los informes económicos sobre China se centran demasiado en el PIB total y no lo suficiente en el PIB per cápita, que es el indicador más revelador. Y esta cobertura sesgada tiene implicaciones importantes, porque los dos indicadores pintan imágenes significativamente diferentes de la situación económica y política actual de China.

Una búsqueda rápida en todos los medios de comunicación en la base de datos ProQuest (1) para el período de diez años de 2011 a 2021 muestra que 20.915 artículos discutieron el PIB de China, mientras que solo 1.163 mencionaron su PIB per cápita. La diferencia fue proporcionalmente aún mayor entre los ocho diarios más grandes de Estados Unidos, incluidos el New York Times, Wall Street Journal y Washington Post , donde 5.963 artículos se referían al PIB chino y solo 305 discutían la medida per cápita.

En 2019, el PIB de China, medido a tipos de cambio de mercado, fue de 14 billones de dólares y el segundo más grande del mundo, después del de Estados Unidos con 21 billones de dólares y el de Japón con 5 billones de dólares en tercer lugar. El PIB agregado refleja los recursos totales, incluida la base impositiva, disponibles para un gobierno. Esto es útil para pensar en el tamaño de las inversiones públicas de China, como en su programa espacial o capacidad militar. Pero tiene mucho menos relación con la vida cotidiana de los chinos.

Por lo tanto, la mayoría de los economistas se preocupan más por el PIB per cápita de China, o el ingreso por persona, que la medida agregada. Y la conclusión clave aquí es que China sigue siendo un país pobre, a pesar de su fenomenal crecimiento general del PIB durante las últimas cuatro décadas.

El PIB per cápita de China en 2019 fue de 8.242 dólares, colocando al país entre Montenegro con 8,591 dólares y Botswana con 8.093 dólares. Su PIB per cápita en términos de paridad de poder adquisitivo con ingresos ajustados que incluye el costo de vida fue de 16.804 dólares, quedando por debajo del promedio mundial de 17.811 dólares colocando a China en el puesto 86 en el mundo, entre Surinam con 17.256 dólares y Bosnia y Herzegovina con 16.289 dólares. En contraste, el PIB per cápita en términos de paridad de poder adquisitivo en Estados Unidos y la Unión Europea fue de $ 65.298 y $ 47.828, respectivamente.

Para comprender el alcance de la pobreza en China, también debemos considerar el grado de desigualdad en su gran población. El nivel actual de desigualdad de ingresos de China, medido por el coeficiente de Gini (2) es similar al encontrado en Estados Unidos y la India. Dado que 1.400 millones de personas viven en China, la desigualdad del país implica que todavía hay cientos de millones de chinos empobrecidos.

El gobierno chino ha dicho que 600 millones de personas tienen un ingreso mensual de apenas 155 dólares, equivalente a un ingreso anual de 1.860 dólares y de estas personas, el 75,6% vive en zonas rurales.

Para dejar la lista de los países más pobres del mundo, China debe aumentar significativamente los ingresos de una población del tamaño de la de África subsahariana, y con un ingreso promedio similar de 1.657 dólares. El gobierno chino está consciente de que debe hacerlo para mantener el apoyo popular y en igualdad de condiciones, la necesidad de aumentar los ingresos internos le preocupará al menos durante otra generación.

Pero todo lo demás rara vez es igual en política, y los gobiernos también pueden reforzar su apoyo popular de formas que no fomenten el crecimiento económico. El gobierno chino, por ejemplo, enfatiza su papel en la defensa de la población frente a fuerzas externas o impersonales, como los terremotos o la pandemia del COVID-19. También ha adoptado recientemente una postura asertiva con respecto a las disputas territoriales en el Mar de China Meridional y a lo largo de la frontera entre China y la India.

Los países occidentales han respondido a estas y otras acciones chinas de diversas formas. Estados Unidos está aumentando su presencia militar en el Mar de China Meridional, mientras que China también enfrenta la amenaza de sanciones económicas y un boicot de los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022 debido a preocupaciones de derechos humanos.

La experiencia sugiere que es poco probable que las sanciones, los boicots y la presión militar logren los objetivos previstos. Rusia, por ejemplo, se ha enfrentado a sanciones económicas occidentales desde 2014, y la administración del presidente Joe Biden anunció recientemente nuevas medidas punitivas, pero el Kremlin ha persistido en su política de ocupación en la región de Donbas, en el este de Ucrania. Del mismo modo, los boicots de los Juegos Olímpicos de Moscú de 1980 y los Juegos de Los Ángeles de 1984 tuvieron poco efecto en ambos lados de la Guerra Fría.

Por el contrario, la agresión militar a menudo provoca una reacción política en el país objetivo y refuerza el apoyo a su gobierno. Las sanciones económicas pueden tener efectos similares y solidificar la opinión pública detrás de políticas más duras.

El efecto de reacción se observa fácilmente en la China de hoy. Muchos chinos piensan que Occidente está buscando reafirmar el dominio político y sienten dolorosos recordatorios del colonialismo y la Segunda Guerra Mundial, cuando China perdió 20 millones de personas, más que cualquier otro país excepto la Unión Soviética. Las fuertes emociones desencadenadas por las políticas occidentales hacia China eclipsan el hecho de que algunas de las acciones de China son traspasadas a ptros países como India, Vietnam e Indonesia, que también sufrieron políticas coloniales brutales.

Estas reacciones emocionales también distraen la atención de importantes problemas domésticos, entre ellos la necesidad de aumentar los ingresos. Los pobres de China, la mayoría de los cuales probablemente se preocupan poco por las disputas fronterizas o los eventos deportivos internacionales, serán los más afectados por cualquier daño colateral.

China debiese recordar que contrariamente a las primeras impresiones, no es un monolito económico. Detrás del segundo PIB más alto del mundo hay cientos de millones de personas que solo quieren dejar de ser pobres.

(1) https://www.proquest.com/

(2) https://economipedia.com/definiciones/indice-de-gini.html






11 visualizaciones0 comentarios