Los orígenes secretos del plan de 40 años que tiene China para terminar con las emisiones de carbono

El mayor emisor de contaminación que calienta el planeta logró tomar por sorpresa a casi todo el mundo. En un discurso de septiembre 2020 ante las Naciones Unidas, el presidente chino Xi Jinping, puso como fecha final a 2060 la contribución de su país al calentamiento global. Ninguna otra nación puede hacer más para mantener el calentamiento por debajo del umbral de 1,5°C establecido en el Acuerdo de París. Sin embargo, los diplomáticos, los activistas climáticos e incluso los expertos en políticas dentro de China no habían anticipado este giro crucial.

De hecho, pocos días antes de la aparición de Xi en la ONU, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y la canciller alemana, Angela Merkel, lo presionaron directamente en una videoconferencia para que siguiera el ejemplo de la Unión Europea al establecer un objetivo de neutralidad climática.

Mientras tanto, dentro de China, los expertos que se especializan en las complejidades de la política de emisiones quedaron atónitos por el discurso de Xi. La decisión de reorientar por completo una economía gigantesca que está dominada por el carbón, al costo de billones de dólares, no surgió de la nada.

El impulso secreto para el objetivo 2060 de China tomó forma dentro de la Universidad de Tsinghua, donde los científicos del clima habían pasado silenciosamente más de un año modelando diferentes vías para llegar a cero neto.

El ambientalista Xie Zhenhua supervisó el trabajo desde el Instituto de Cambio Climático y Desarrollo Sostenible de la universidad. Pocos dentro de la estricta jerarquía de China pueden dominar la burocracia gubernamental china y los conocimientos de la ciencia climática de Xie lo convierten en una voz influyente sobre el tema entre la élite gobernante.

China y otras naciones en desarrollo han sostenido que si los países más ricos que se beneficiaron de la industrialización anterior, sin tener en cuenta los peligros de la quema de combustibles fósiles, son los estados que deben soportar la mayor parte de la carga económica para prevenir un calentamiento catastrófico.

En las conversaciones internacionales sobre el clima de 2011 en Durban, Xie pronunció un discurso en el que destacó la hipocresía de las naciones desarrolladas y su imagen se hizo famosa en toda China.


A los 71 años, Xie debería estar felizmente jubilado después de más de tres décadas dando forma al enfoque de China sobre la protección del clima y el medio ambiente. La costumbre del Partido Comunista requiere que los miembros del rango de Xie que cumplen 70 años renuncien a sus funciones oficiales. Una rara excepción le permitió recibir un nombramiento como asesor especial del Ministerio de Medio Ambiente este año.


Con esa capacidad y asiento en el gobierno, Xie ya presentó las recomendaciones de 2060 basadas en la investigación que había realizado su instituto en coordinación con una docena de agencias tanques de pensamiento vinculadas al gobierno.


Todas las decisiones importantes en China las toman colectivamente los siete hombres del Comité Permanente. El mérito máximo es invariablemente para Xi, el líder más poderoso de la nación desde Mao Zedong. La protección del medio ambiente se ha convertido en uno de los problemas centrales de Xi, ya que ha tratado de moderar la mentalidad de crecimiento a toda costa que dominó la industrialización vertiginosa de China.


Li Shuo, un destacado ambientalista en China que ha pasado años presionando a Xie para que adopte políticas más agresivas asegura que Xie ha contribuido a cerrar esa brecha con el Comité Permanente.


Para traducir los imperativos climáticos globales en la política del gobierno chino, es necesario dominar dos lenguajes extremadamente esotéricos: el lenguaje del Partido Comunista de eslóganes, por un lado, y el vocabulario tecnocrático de la negociación climática internacional, por el otro. Así es como Xie maneja el truco de impulsar por los mayores compromisos que otros países quieren de China sin que parezcan concesiones.


En la actualidad Xie ya asevera que el objetivo de 2060 ayudará a China a convertirse en una gran potencia socialista moderna y a construir una comunidad con un futuro compartido para la humanidad. Luego, cambiando de código sin esfuerzo, explica que la postura de China sobre "mitigación, adaptación, financiamiento y tecnología" aún tendrá que ser discutida en la Conferencia de Cambio Climático de la ONU COP26 del próximo año, en la que las naciones elaboran los detalles del Acuerdo de París.


La carrera de Xie no siempre fue tan exitosa. Su mandato como jefe de la administración de protección del medio ambiente de China terminó abruptamente en 2005 después de explosiones mortales en una planta química en Jilin, una provincia cercana a la frontera con Corea del Norte y Rusia. El accidente afectó a decenas de millones de personas.


Xie se enfrentó públicamente con Todd Stern, el enviado especial para el clima de Estados Unidos de 2009 a 2016, antes de llegar a un acuerdo bilateral en 2014 que llevó a China al Acuerdo de París dos años después. Los correos electrónicos filtrados del período muestran a los dos negociadores recordando el pasado como viejos amigos, hablando de futuras visitas y nietos.


Xie asegura que esta es una tarea muy significativa donde un negociador climático solo tiene rivalidades y amigos, pero nunca tiene enemigos.


La hoja de ruta de Xie hasta 2060 incluye una transición energética gradual durante la próxima década y media, seguida de una rápida aceleración que requiere un aumento de casi siete veces de la energía solar y casi quintuplicar la energía nuclear. El comienzo incremental pospone las decisiones más difíciles hasta 2035, para la próxima generación donde China se ha otorgó un colchón de 10 años sobre la mayoría de las otras economías importantes que ya están trabajando para lograr emisiones netas cero para 2050.


No es el escepticismo climático lo que impulsa la resistencia. A los escolares chinos se les enseña la ciencia del calentamiento global desde una edad temprana, y los ciudadanos están ansiosos por que el gobierno limpie el aire y el agua contaminados. El principal problema es la industria del carbón. China extrae y quema la mitad del suministro mundial y el sector aún mantiene decenas de millones de puestos de trabajo.


Después de que Xi respaldara el Acuerdo de París, la industria del carbón china lanzó una campaña nacional para modernizar las centrales eléctricas con lo que dice ser tecnología de bajas emisiones.

Con la próxima ronda de conversaciones sobre el clima mundial en Glasgow y los países bajo presión para impulsar sus compromisos, China se espera que use buena voluntad en convertir la promesa en que será una prioridad nacional y un desafío para mantener en marcha la recuperación económica posterior a la pandemia.




10 visualizaciones0 comentarios