Nuestra responsabilidad para decidir nuestro propio futuro

Las soluciones basadas en la naturaleza serán fundamentales para la lucha contra el cambio climático, contribuyendo con más formas de las que normalmente imaginamos donde los enfoques híbridos, en la convergencia de los mundos natural y humano, serán muy prometedores.

A medida que los gobiernos invierten más en estas soluciones como Canadá que anunció que una quinta parte de su financiamiento climático total se destinaría a respaldar soluciones basadas en la naturaleza. En Finlandia, el Helsinki Energy Challenge utiliza bombas de calor de agua de mar para convertir principalmente energía eléctrica libre de carbono en calor donde los grandes depósitos se llenan de agua y se calientan con fuentes renovables y luego se almacena la energía térmica para extraerla cuando sea necesario con un resultado con baterías acuáticas gigantes que proporcionan calefacción sin carbono a la población de Helsinki. Alemania constituye un estudio de caso particularmente interesante con su economía altamente industrializada y quiere convertirse en pionera en la descarbonización sin perder su competitividad internacional.

La crisis del Covid facilitó la destrucción creativa en el diseño urbano con un cambio que encuentro particularmente positivo como el aumento de las terrazas de bares y restaurantes al aire libre en espacios que antes estaban reservados para estacionamiento. Recuperar nuestras calles de la hegemonía automovilística puede llevarnos hacia ciudades más sociables.

Las innovaciones simples a menudo se pasan por alto. Durante la pandemia, se ha hablado mucho de aplanar la curva de las infecciones y propagar el contagio con el tiempo, para evitar abrumar la capacidad de la infraestructura de atención médica. De manera similar, podríamos aplanar la curva de nuestro sistema de transporte sin grandes inversiones nuevas, simplemente cambiando nuestro comportamiento. Trabajar de manera flexible desde las casas y oficinas podría permitirnos escalonar nuestros desplazamientos, con personas llegando a la oficina a las 9 am y otros al mediodía evitando la hora punta que incluye un exceso de emisiones de los autos en ralentí y el enojo de los conductores estresados.

El desafío es tan abrumador como sencillo. A menos que adoptemos una acción transformadora en esta década, correremos un riesgo colosal con el futuro de la humanidad. Colectivamente, estamos fallando en apreciar el valor de la resiliencia social y ambiental al permitir cambios irreversibles a gran escala en la biosfera de la Tierra.


Nos precipitamos hacia puntos de inflexión peligrosos. Sabemos esto no solo por las teorías científicas y las ecuaciones complejas respaldadas por modelos informáticos, sino por lo que podemos ver con nuestros propios ojos. La mayor parte de las capas de hielo de la Antártida y Groenlandia se están derritiendo. Las principales reservas de carbono en las raíces, troncos y suelos de la selva amazónica y en las regiones de permafrost se están debilitando. La circulación de vuelco meridional del Atlántico que redistribuye el calor a nivel mundial se está desacelerando.


Al mismo tiempo, la política de muchos países se está desestabilizando por los altos niveles de desigualdad social y económica y la mayor difusión de información errónea y desinformación. Dado que este proceso ha sido ahora completamente industrializado por tecnologías y plataformas digitales, la infodemia amenaza nuestra capacidad para responder de manera efectiva a las crisis globales.

A pesar de los nuevos acuerdos globales en la COP26, el mundo sigue lamentablemente atrasado en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero al ritmo necesario para evitar escenarios catastróficos de cambio climático. Las empresas están adoptando cada vez más el desafío verde, pero necesitan que los responsables de la formulación de políticas resuelvan el camino que aún falta. Muchos legisladores continúan retrasando sus propuestas expresando su preocupación de que la acción climática sea una carga para las empresas en una actualidad que muchos de los principales líderes empresariales del mundo están poniendo cada vez más a sus empresas en un rumbo más orientado a la sostenibilidad.

Transformar los modos de operación de las empresas requiere tres tipos de acción:

· Primero, necesitan urgentemente reducir su huella negativa en el planeta y la sociedad, deteniendo el uso excesivo y la destrucción de los recursos naturales.

· En segundo lugar, necesitan aumentar su huella positiva a través de estrategias comerciales orientadas a un propósito en todo el sistema, en lugar de únicamente impulsadas por las ganancias, para desarrollar la resiliencia y contribuir a los objetivos de desarrollo sostenible.

· Y, en tercer lugar, necesitan crear una huella, ganándose el apoyo de todas las partes interesadas.

De esta manera todos podremos tener un impacto, cambiando nuestro comportamiento como consumidores, apoyando políticas audaces como votantes, creando nuevos conocimientos como científicos y estableciendo incentivos y marcos significativos como formuladores de políticas.

Las empresas y medianas pequeñas son parte integral de la mitigación y adaptación al cambio climático, particularmente en el mundo en desarrollo. Las Pymes representan el 90% de las empresas y proporcionan más del 50% de los puestos de trabajo en todo el mundo, según los datos del Banco Mundial, por lo que tienen un papel clave que desempeñar en la creación de oportunidades en las economías que luchan por recuperarse de la pandemia del Covid.


Las Pymes pueden mejorar nuestras vidas mediante el acceso a las energías renovables fuera de la red que también ayudan a impulsar la movilidad sostenible tanto en entornos rurales como urbanos. También tienen un papel importante que desempeñar en la ecologización de la agricultura. El uso de la tierra para la producción agrícola y ganadera representa el 24% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, y las granjas son vulnerables a las sequías, las inundaciones y el aumento de las temperaturas.

El financiamiento a los empresarios agrícolas es esencial para hacer que nuestros sistemas alimentarios sean más resilientes con energías renovables fuera de la red proporcionando energías limpias para el riego, procesando granos y operando las cámaras frigoríficas y refrigeradores necesarios para almacenar productos lácteos, mariscos frescos y frutas y verduras.

Los empresarios de las economías en desarrollo son vitales para abordar el cambio climático y promover un desarrollo sostenible y resiliente. Los países en desarrollo experimentarán algunos de los peores impactos climáticos y adicionalmente, tienen un enorme potencial para fomentar la mitigación y la adaptación a nivel local y regional.

Las oportunidades de inversión climática en las economías en desarrollo necesitan más formas de atraer grupos más grandes de finanzas, en particular, capital paciente, es decir, capital que puede utilizarse durante horizontes de tiempo más largos. La incertidumbre es inherente a las inversiones climáticas, y el inversionista promedio sigue sin estar seguro de cómo evaluar los riesgos. El acceso a capital de bajo costo en las economías en desarrollo es un desafío, especialmente en las etapas iniciales de los negocios.

El financiamiento será crucial en esta carrera hacia la abundancia y deberán dividirse equitativamente entre mitigación y adaptación. De acuerdo a The Global Commission on Adaptation con domicilio en Rotterdam, Países Bajes y el World Resources Institute en Washington, invertir 1,8 billones de dólares esta década en proyectos como sistemas de alerta temprana, la protección de los manglares y la gestión del agua podría generar 7,1 billones de dólares en beneficios netos.

La pandemia ha puesto al descubierto los peligros de no estar preparados y las vulnerabilidades de nuestros sistemas económicos y de salud actuales y ha demostrado cómo la salud pública, económica y planetaria están indisolublemente vinculadas, y que ahora debemos restaurar las tres juntas.

Es el momento de construir y fortalecer alianzas entre gobiernos, empresas y personas resilientes al clima con la debida infraestructura junto uso de las mejores prácticas internacionales y adaptarlos a las condiciones locales de cada región y país.

Las inversiones necesarias para descarbonizar las ciudades, un país o la economía global oscilan entre miles de millones y billones de dólares. Los costos están bajando rápidamente y probablemente sean más bajos de lo que la mayoría cree. Una forma de abstraerse de los impactos del cambio climático en la discusión sobre las vías de mitigación, será explorar conjuntos de escenarios que logren emisiones acumulativas similares, ya que esto compararía escenarios con impactos climáticos similares donde dichos escenarios agrupados por temperaturas podrían diferir en la forma en que logran sus objetivos climáticos como la elección de tiempo, la tecnología e instrumentos y, por lo tanto, proporcionarían información sobre los costos correspondientes y cómo se distribuyen en la sociedad.

Las economías y los mercados se enfrentarán a un año 2022 más complicado en el que tendrán que lidiar con la desaceleración del crecimiento global, el aumento de la inflación y las políticas monetarias cambiantes. La recuperación de la recesión mundial a causa del Covid es una oportunidad para que los responsables de la formulación de políticas de todo el mundo revivan las economías en crisis a través de inversiones públicas con en energías renovables en un momento en que es probable que tengan grandes impactos positivos.

28 visualizaciones0 comentarios