Para la mayoría de los habitantes del mundo, la inflación es el gran problema. No así en China

Para el presidente chino Xi Jinping, el único líder del mundo aferrado a una política Covid-Zero, la inflación no es su preocupación, sino que está convencido que las medidas frente al Covid están justificadas, porque salvar vidas está por encima de todo lo demás. Si bien la política puede haber salvado a millones de una muerte prematura, también es la razón por la que China, incluido Hong Kong, se está aislando cada vez más del resto del mundo y por lo que es muy difícil tratar de ser optimistas sobre el país en oriente.


La inflación de los precios al consumidor de China cayó al 2,5% en agosto, sin embargo, el aumento de los precios del cerdo acapara los titulares y siembra el descontento en China, animales centrales en la dieta china, por lo que los altibajos de los precios del cerdo tienen un impacto enorme en la inflación. Una vez más, la experiencia porcina está en demanda y la peste porcina africana ha devastado a los cerdos de China, complicando su perspectiva económica. Los datos muestran que los precios de la carne de cerdo aumentaron un 23% en agosto desde julio, el salto mensual más alto registrado y sobre una base anual, aumentaron un 47%. En el pasado, cuando los precios del cerdo se disparaban, los granjeros producían rápidamente más cerdos y esto es más difícil ahora porque la población de cerdas reproductoras se ha derrumbado. El Banco Central de China ha comenzado a flexibilizar la política monetaria a medida que se debilita el crecimiento, con un espectro de una inflación impulsada por los cerdos que podría limitar su espacio para recortar las tasas de interés.


China consume 55 millones de toneladas de carne de cerdo al año, cifra equivalente al consumo de todo el resto del mundo. El gobierno ha anunciado subsidios y préstamos a bajo interés para impulsar a los criadores de cerdos a expandirse, pero dado que al menos un tercio de los cerdos de China ha desaparecido, estas medidas no generarán resultados instantáneos. Las autoridades ya han comenzado a liberar carne de sus reservas de carne de cerdo congelada, creadas en la década de 1970 para este tipo de emergencias, las que solo cubren apenas una décima parte del déficit.


La gran preocupación del gobierno chino es la asequibilidad, no la inflación. La carne de cerdo, junto con el arroz, ha sido durante mucho tiempo una necesidad diaria en China. El riesgo de los altos precios de la carne de cerdo, es que se extiendan a otros alimentos, ejerciendo una presión alcista no deseada sobre los salarios.


En otra arista de la economía, por primera vez en la historia, la gente en China no está pagando sus préstamos hipotecarios de sus viviendas como protesta colectiva. Los boicots agregan más problemas a un mercado inmobiliario que ya estaba en crisis. Los reguladores han puesto límites estrictos a la cantidad de deuda que los desarrolladores inmobiliarios pueden asumir, lo que lleva a muchas empresas a no pagar intereses. Evergrande incumplió el año pasado y muchas otras empresas han seguido este camino.

Los prepagos son una de las fuentes de liquidez muy importantes para las constructoras chinas en un mercado donde alrededor del 90% de las propiedades nuevas se venden por anticipado. Los fondos no generan intereses y se utilizan para pagar la construcción. Como ha existido una mala fiscalización, estos recursos han sido, a menudo, mal utilizados. Muchos compradores de viviendas temen que los fondos que han invertido en sus departamentos se hayan despilfarrado y sean totalmente irrecuperables. Se calcula que el tamaño de los pagos hipotecarios afectados por los boicots alcance una suma de alrededor de 300 billones de dólares. Una preocupación mayor es que los boicots entreguen otro golpe a la confianza y puedan mermar aún más la liquidez del sector. Las ventas de viviendas ya se redujeron en aproximadamente un 35% en un mercado donde solo el 60% de las casas que se vendieron por anticipado entre 2013 y 2020 se han entregado. Si los boicots continúan, algunos bancos, especialmente los más pequeños, podrían experimentar dificultades.


Las restricciones de Covid están sofocando el gasto en el enorme mercado de consumo de China y de paso, convirtiendo a algunos minoristas y fabricantes de automóviles en empresas hundidas. La tasa de desempleo juvenil se ha disparado a un nivel récord.


Los inversionistas tienen pocas esperanzas de una reactivación a corto plazo en el consumo de China. Además de los cierres en las principales ciudades, los funcionarios de salud han endurecido las restricciones de viaje, reforzando el compromiso con Covid Zero a medida que se acerca el crucial congreso del partido comunista del 2022.


Durante cuatro décadas, el rápido crecimiento económico fue el principal imperativo de los líderes comunistas de China. El presidente Xi Jinping, por el contrario, está dispuesto a renunciar al crecimiento en aras de cimentar el poder político del Partido y perseguir su sueño chino de rejuvenecimiento nacional. Desde los días de Deng Xiaoping, el crecimiento económico ha sido más la materia más importante para los líderes de China. El gran crecimiento anualizado del 10% entre 1980 y 2010 fue muy bien recibido como el antídoto contra el estancamiento relativo de la era de Mao, cuando la economía creció solo alrededor del 6%. Pero bajo el presidente Xi Jinping, el péndulo ha vuelto, con un crecimiento promedio del 6,6 % entre 2013 y 2021, mucho más cerca de la trayectoria de Mao que de Deng.


Es posible cuantificar la producción china perdida por la desaceleración. Si el crecimiento anual del PIB real se hubiera mantenido en la trayectoria del 10% bajo Xi, en lugar de disminuir en casi 3,5 puntos porcentuales desde 2012, la economía china actual sería un poco más del 40% más grande de lo que es.


Sin embargo, la desaceleración de China es mucho más que un evento aritmético. También están en juego tres fuerzas poderosas: una transformación estructural de la economía, la venganza por los excesos del pasado y un cambio profundo en los fundamentos ideológicos del gobierno chino. La explicación estructural le da un giro a la desaceleración al enmarcarla como el subproducto de una estrategia destinada a mejorar la calidad del crecimiento económico.


Durante un tiempo, la desaceleración estructural parecía estar encaminada. El crecimiento empujado por los servicios impulsó la creación de empleo y la urbanización proporcionó un poderoso impulso a los ingresos reales. Aunque el consumo seguía rezagado debido a una débil red de seguridad social que generaba un exceso de ahorro, existían buenas razones para creer en la probabilidad de una transformación estructural. Pero el caso de una desaceleración estructural no estuvo exento de inconvenientes, especialmente un debilitamiento preocupante en el crecimiento de la productividad total de los factores en China, así como fuertes vientos en contra demográficos de la política de planificación familiar de un solo hijo en vigor entre 1980 y 2015.


Como fundador revolucionario de un nuevo estado chino, Mao enfatizó la ideología sobre el desarrollo. Para Deng y sus sucesores, fue todo lo contrario: se consideró necesario restar importancia a la ideología para impulsar el crecimiento económico a través de la "reforma y apertura" basadas en el mercado. Luego vino Xi. Inicialmente, había esperanza de que sus llamadas “reformas del Tercer Pleno” de 2013 marcaran el comienzo de una nueva era de sólido desempeño económico. Pero las nuevas campañas ideológicas llevadas a cabo bajo la rúbrica general del pensamiento de Xi Jinping, incluida una represión regulatoria contra las empresas de plataformas de Internet que alguna vez fueron dinámicas y las restricciones asociadas a los juegos en línea, la música y las tutorías privadas, así como una política de cero COVID que ha conducido a bloqueos interminables, hicieron añicos esas esperanzas.


Igualmente importante ha sido la fijación de Xi en el rejuvenecimiento nacional, una consecuencia de su llamado Sueño Chino que ha llevado a una política exterior china mucho más vigorosa, en marcado contraste con la postura más pasiva de Deng. No por coincidencia, esto ha alimentado las guerras comerciales y tecnológicas con Estados Unidos, ha dado lugar a la asociación ilimitada de China con Rusia y ha avivado la tensión sobre Taiwán, todo lo cual apunta al desmantelamiento de la globalización, que durante mucho tiempo había beneficiado más a China que a cualquier otro país.


Desafortunadamente, Xi Jinping, parece tan comprometido como siempre con aplastar el virus, mientras que el sudeste asiático y otras regiones han emergido mediante el uso de vacunas occidentales. A medida que las vacunas se inocularon a la población, las restricciones como las cuarentenas y los requisitos de las pruebas desaparecieron. China está trazando un camino opuesto, con menos enfoque en las vacunas pero un énfasis implacable en las pruebas masivas y las restricciones de movimiento.


Para un hombre obsesionado con el control, 2022 no ha ido según lo planeado por el presidente chino, Xi Jinping.

El momento histórico de China para los mercados es ahora un recuerdo lejano. El optimismo del segundo trimestre se ha desvanecido a medida que se deteriora la confianza de los inversionistas y los mercados de capital han visto seis meses de salidas de capital extranjero.



76 visualizaciones0 comentarios