top of page

Rusia y China están en el mismo bando de la nueva Guerra Fría versión 2.0

Actualizado: 22 feb 2022

Xi Jinping y Vladimir Putin tienen mucho en común. Ambos son hombres fuertes que dirigen regímenes autoritarios y que se están preparando para gobernar de por vida. Ahora, quieren estar unidos por una misión que lo consume todo: restaurar la gloria nacional perdida. Para Putin, eso significa que Rusia obtenga el control de Ucrania, un componente clave del imperio soviético cuyo colapso hace 30 años todavía lamenta. Xi ha puesto su mirada en Taiwán, que formó parte del último imperio chino, Qing, hasta que fue cedido a Japón hace 127 años.

El resultado para el mundo será que estos dos personajes y sus ambiciones territoriales plantean un formidable desafío al poder americano.

La triangulación fue la táctica estratégica decisiva de Estados Unidos en la primera Guerra Fría. El acercamiento de Richard Nixon con China, hace 50 años aisló a la antigua Unión Soviética en un momento en que su base económica comenzaba a desmoronarse. Henry Kissinger escribió que el acercamiento chino-americano comenzó como un aspecto táctico de la Guerra Fría y evolucionó hasta donde se convirtió en el centro de la evolución del nuevo orden global. Tomó tiempo para que la estrategia tuviera éxito. Pero, diez y siete años después, cayó el Muro de Berlín y la Unión Soviética se derrumbó. También, a fines de 2019, advirtió que ambos países ya estaban en la cercanía de una nueva guerra fría. Desde entonces, la trama se ha engrosado con el surgimiento de una nueva estrategia de triangulación. En el juego de ajedrez, existe una jugada llamada gambito, que consiste en sacrificar una pieza al principio de la partida, generalmente un peón, para lograr una posición favorable y en espera de obtener ventajas posteriores.

El gambito Xi-Putin refuerza la conclusión de que esta guerra fría será muy diferente a la anterior. Lamentablemente, Estados Unidos parece estar dormido en el interruptor.

Sin ignorar las lecciones de la historia, China está optando por su propia táctica de triangulación en una incipiente Segunda Guerra Fría. Una combinación entre China y Rusia podría cambiar el equilibrio del poder mundial en un momento en que Estados Unidos está vulnerable.

Putin ha descrito que la desaparición de la Unión Soviética fue un gran desastre geopolítico del siglo 20 y a él nada le gustaría más que rebobinar la historia. Esto apunta a un final preocupante donde Putin temeroso de la ampliación de la OTAN, parece más que dispuesto a tomar como rehén a Ucrania y llevar a Europa al borde de otro conflicto devastador.

La principal prioridad actual de Putin es el tema de Ucrania, que para él es una prueba crítica del estatus internacional de Rusia. La invasión de Ucrania en 2014 fue una declaración de intenciones, y el actual despliegue masivo de tropas rusas a lo largo de la frontera con Ucrania está diseñado para lograr una serie de objetivos. Para Putin, la tendencia entre los países de la ex Unión Soviética a unirse a la OTAN y el deseo de Ucrania de seguir a la mayoría de los países de Europa del Este que formaban parte del bloque soviético y ahora si llegan a ser miembros de la OTAN, perpetúa ese desastre geopolítico.

La declaración conjunta chino-rusa de principios de febrero deja pocas dudas de que ambos líderes están unidos en la opinión de que Estados Unidos representa una amenaza existencial para sus ambiciones. Putin logró que Xi se opusiera a la expansión de la OTAN, un tema que está fuera del alcance del líder chino. Y Xi pidió a cambio a Putin su firma en el acuerdo de una declaración conjunta que saluda la política de la nueva era de China. No cabe duda de que China y Rusia han adoptado la triangulación como una táctica estratégica.

Irónicamente, a diferencia de la primera Guerra Fría, Estados Unidos es el que ahora está siendo triangulado. Y, como antes, hay buenas razones para creer que el final del juego se determinará en la arena económica.

Es en esta posición económica, donde la comparación entre las dos guerras frías es especialmente preocupante. Desde 1947 hasta 1991, la economía americana fue equilibrada y fuerte. Por el contrario, durante la última década, el crecimiento del PIB real de tan solo el 1,7% y los aumentos de productividad del 1,1%; y esto corresponde a la mitad de su tasa promedio durante el período anterior de cuarenta y cuatro años. Las comparaciones recientes son aún peores para el ahorro interno, la cuenta corriente y el enorme déficit comercial de Estados Unidos.

Estados Unidos prevaleció en la primera Guerra Fría no solo porque su economía era fuerte sino también porque la de su adversario era vacía. A partir de 1977, el crecimiento de la producción per cápita en la Unión Soviética se desaceleró drásticamente, antes de caer a una tasa anual promedio del 4,3% en los dos últimos años de la Guerra Fría. Eso presagiaba un colapso económico posterior en el sucesor de la Unión Soviética. De 1991 a 1999, la economía de la Federación Rusa se contrajo un 36%.

En la actualidad, vemos una economía americana débil que se enfrenta a una economía China en ascenso, en contraste con el choque anterior entre un Estados Unidos fuerte y una Unión Soviética tambaleante. Tampoco es probable que la influencia de China se vea disminuida por Rusia, un jugador secundario en la economía global. En 2021, el PIB chino fue seis veces mayor que el de Rusia, y se espera que la brecha se amplíe aún más en los próximos años.

Sin embargo, Putin le da a Xi precisamente lo que quiere: un socio que puede desestabilizar la alianza occidental y desviar el enfoque estratégico de Estados Unidos de su estrategia de contención de China. Desde la perspectiva de Xi, eso deja la puerta abierta para el ascenso de China al estatus de gran potencia, haciendo realidad la promesa de rejuvenecimiento nacional establecido en el gran sueño de China.

Cuando Xi Jinping visitó Rusia en 2019, llamó a su anfitrión Vladimir Putin “mi mejor amigo y colega”. Putin correspondió con su apoyo a China en su impulso por aprovechar los Juegos Olímpicos de Invierno para lograr logros políticos. Putin fue el estadista de mayor rango que asistió a la ceremonia de apertura. Sin embargo, la agenda de los dos países incluye temas de mucha más importancia que las medallas olímpicas.

El ultimátum dado a Estados Unidos y sus aliados para detener la expansión de la OTAN hacia el este y eliminar los sistemas de armas estratégicas ubicados en Europa del Este es claro: acepte nuestras afirmaciones o enfrente las consecuencias de la negativa. Casi cualquier respuesta de los que están a la defensiva que no sea un rechazo absoluto a esta demanda, acompañada del despliegue masivo de tropas y equipos, podría considerarse un logro de Putin. El hecho mismo de que Estados Unidos esté dispuesto a entrar en un proceso de aclaraciones por escrito equivale a ceder al ultimátum. Muestra que Putin ha apostado a que Occidente buscará llegar a un compromiso que pueda presentar como una victoria y una corrección histórica.

Incluso si el expediente ucraniano se cierra temporalmente, las relaciones entre Moscú y Washington seguirán siendo tensas con el desmoronamiento de los acuerdos sobre misiles balísticos y la continua sospecha de que Rusia sigue interfiriendo en las elecciones de Estados Unidos. Las sanciones a Rusia siguen en primer plano. Un deshielo en las tensiones que rodean estos temas controvertidos, así como el suministro de gas natural y su ruta desde Rusia a Europa Occidental, requerirá un esfuerzo diplomático prolongado.

La rama china del frente emergente contra Estados Unidos también tiene reclamos principalmente contra Washington. En la estrategia global de Estados Unidos, China es el enemigo número uno, con Rusia en segundo lugar. Para China, el tema de Taiwán encabeza sus demandas, y los intentos de los gobiernos o parlamentos occidentales de acercarse a Taiwán de una manera que desafíe la política de una sola China de Beijing encuentran respuestas agresivas, como la penetración de aviones de combate en el espacio de advertencia de ataques aéreos de Taiwán. El Océano Pacífico y el Sudeste Asiático son escenarios de la lucha de China contra Estados Unidos y sus socios, así como Europa del Este y Euro-Asia son el escenario de la lucha de Rusia contra Estados Unidos y sus socios.

De hecho, para Beijing, el problema es la imagen del problema ucraniano para Rusia. Ucrania fue arrancada del país de origen durante el cambio de un sistema de gobierno a otro en la capital del antiguo imperio. Por lo tanto, cualquier intento de Occidente de ver a Taiwán o Ucrania como países totalmente independientes se enfrentará a la oposición y la amenaza de la fuerza militar.

En la primera versión de la Guerra Fría; China y Rusia no siempre estuvieron del mismo lado de la barricada. Aparte de sus diferentes interpretaciones de la naturaleza del comunismo, compitieron por la influencia en Asia central y no estuvieron de acuerdo sobre la larga frontera entre ellos; quizás la tensión entre ellos incluía la envidia de un poder en declive hacia un poder en ascenso. Más allá del desafío que plantea Estados Unidos en su lucha por mantener sus esferas de influencia y bloquear los esfuerzos de China y Rusia por expandir su influencia internacional, en la era de la Guerra Fría versión 2.0, los rusos y los chinos están fuertemente unidos por sus intereses económicos estratégicos.

Por su tamaño demográfico, y sobre todo por la determinación del presidente Xi de lograr la plena igualdad de poder con Estados Unidos, China se ha convertido en un devorador de recursos energéticos. En 2020, China consumió 3.400 millones de toneladas de Mton, donde una megatonelada equivalente de petróleo es un múltiplo decimal de una tonelada equivalente de petróleo, más que Estados Unidos e India juntos, países que ahora ocupan el segundo y tercer lugar en la lista de los principales consumidores de energía del mundo. A diferencia de Estados Unidos, China debe importar más de la mitad de los recursos energéticos que necesita, y Rusia, como principal exportador mundial de petróleo y gas natural, es un proveedor conveniente, libre de restricciones políticas y económicas como las sanciones americanas o cualquier conflicto político con Australia, el mayor proveedor de gas con un tercio de todas las importaciones a China.


De hecho, mientras estuvo en China, Putin anunció un nuevo acuerdo para vender diez mil millones de metros cúbicos de gas natural por año durante treinta años, aumentando la cantidad de gas natural de Rusia a China a cuarenta y ocho mil millones de metros cúbicos. Lo más probable que China paga significativamente menos por el gas natural ruso que lo que pagan los consumidores europeos. El precio del petróleo aumentó recientemente a casi 100 dólares por barril y el precio del gas está influenciado por el precio del petróleo, lo que facilita que Putin maneje los problemas económicos internos y muestre flexibilidad sobre los precios del petróleo y el gas en acuerdos con su gigante económico de un vecino, China.

El anuncio conjunto emitido tras la reunión entre Xi y Putin a principios reflejó la generación de una alianza emergente y el desafío que esto supone para Estados Unidos con el reflejo de un choque ideológico en una competencia declarada por esferas de poder, influencia y de mercados. China y Rusia se presentan como partidarios del orden y la gobernanza mundial basados ​​en una división más justa del poder mundial.

Chinos y rusos están pidiendo un orden mundial basado en la multipolaridad y con la ONU y su Consejo de Seguridad jugando un papel central. Según Rusia y China, la democracia es un derecho universal y no el monopolio de países específicos. Significa la participación de los ciudadanos en sus propios gobiernos, con el objetivo de mejorar el bienestar social. Sin embargo, no ven un modelo uniforme de democracia, adecuado para todos los países. Las naciones pueden elegir diferentes formas de implementar y realizar sus sistemas de valores y su patrimonio histórico y cultural. En palabras de la declaración conjunta: Solo el pueblo debe decidir si su país es un Estado Democrático.

Estamos frente a una doctrina ordenada compartida por Rusia y China sobre cómo tratar con Estados Unidos en una frontera larga y variada. La plataforma ideológico-estratégica compartida no resuelve las disputas entre ellos, pero desafía a Estados Unidos y sus socios a que se genera una definición de las reivindicaciones chinas y rusas que van más allá de los temas de Taiwán y Ucrania.

También hay que considerar en este capítulo de esta época que la cooperación que existe actualmente entre China y Rusia podría ser temporal, diseñada solo para ejercer más presión sobre Estados Unidos en el contexto de la crisis de Ucrania donde Putin, sin disparar un solo tiro, se ha convertido en el centro de la atención mundial, demostrando que Rusia es importante. Desestabilizó a Ucrania y envió un mensaje a todos que su futuro es asunto suyo. En su casa ha subrayado su habilidad política y ha distraído de las dificultades económicas y la represión de figuras de la oposición como Alexei Navalny, quien esta semana fue nuevamente llevado ante un juez. Sin embargo, estas ganancias son tácticas. Aunque Putin los ganó, en un sentido más duradero y estratégico, perdió terreno.

La guerra haría mucho más daño a Rusia que la amenaza de guerra. Occidente estaría más unido y más decidido a dar la espalda al gas ruso; Ucrania se convertiría en una Rusia adolorida, y el señor Putin sería un paria. La propia Rusia se vería arruinada a corto plazo por las sanciones y más tarde por una autarquía y una represión aún más profundas. Podría arremeter. Sin embargo, una retirada ahora, con sus ambiciones frustradas, solo puede conducir a un ataque más tarde.

Al hacer frente a la amenaza que representa, Occidente tiene la mejor oportunidad de disuadir esa fatídica elección.





62 visualizaciones0 comentarios

Комментарии


bottom of page