Signos de que nuestra civilización ha alcanzado y traspasado sus límites: Desigualdad, extremismo...

La solución a los grandes desafíos de nuestro tiempo debe pasar por una reprogramación a nuestras economías y esto solo será posible cuando los gobiernos creen nuevas políticas. Los cambios son posibles cuando hay un cambio cultural y cuando los políticos responden a las voces públicas. Las transformaciones globales están conectadas con todos los cambios locales pequeños y profundos que vemos y escuchamos a diario.


Los sectores de la energía, el transporte, los alimentos, la información y los materiales están experimentando una rápida disrupción tecnológica. Pero con las decisiones correctas, podremos construir rápidamente una civilización más justa y avanzada que proporcione niveles sin precedentes de prosperidad universal y sostenible.


La escalada actual de múltiples crisis superpuestas como desastres relacionados con el clima, una pandemia, guerra en Europa y la estanflación está intensificando la ansiedad y la incertidumbre en todo el mundo. Las soluciones convencionales ya no funcionan. Los políticos tienen pocas respuestas persuasivas. Las instituciones existentes están abrumadas. La civilización global está en medio de una gran transformación de escala sin precedentes.


Los cinco sectores fundamentales que juntos definen una civilización; energía, transporte, alimentos, información y materiales; están experimentando una rápida disrupción tecnológica. Estos trastornos señalan el ocaso de las industrias extractivas dominantes en la actualidad, que están entrando en una espiral de muerte económica, lo que augura un mayor desempleo, una desigualdad más profunda y disturbios civiles.


Pero este cambio de fase global también está sentando las bases para un nuevo ciclo de vida civilizacional. Las disrupciones tecnológicas más importantes destinadas a mitigar el cambio climático afectan a tres sectores fundamentales como la energía, el transporte y la alimentación que, en conjunto, representan el 90 % de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.


La energía de combustibles fósiles está siendo interrumpida por la energía solar, la eólica y las baterías. Los vehículos propulsados ​​por motores de combustión interna serán superados por los vehículos eléctricos y, finalmente, por autónomos. La ganadería y la pesca comercial están siendo revolucionadas por la fermentación de precisión y la agricultura celular, que nos permiten elaborar y programar todo tipo de proteínas sin matar animales.


Todas las tecnologías disruptivas siguen el mismo ciclo de retroalimentación de aprender haciendo. A medida que los costos disminuyen exponencialmente, su adopción se acelera hasta que dominan el mercado. Cuando estas tecnologías se vuelven diez veces más baratas que la tecnología establecida, la desplazan rápidamente. La interrupción de los caballos por los automóviles, los teléfonos fijos por los teléfonos inteligentes y las películas fotográficas por las cámaras digitales, todo ocurrió en un período entre 10 a 15 años.


Las interrupciones no son sustituciones una por una, sino que conducen a sistemas completamente nuevos con propiedades distintivas. Por primera vez en nuestra historia, las tecnologías emergentes muestran un camino claro para terminar con la era de la escasez.


El petróleo, el gas y el carbón se están volviendo más ineficientes y caros. El costo de la energía sustentable en relación al costo de la energía fósil se ha reducido en más de la mitad en las últimas dos décadas y los retornos de las inversiones están aumentando exponencialmente. Podremos ser testigos como toda la infraestructura de los sistemas alimentarios, de transporte y de energía basados ​​en combustibles fósiles quedarán obsoletos; incluyendo plataformas petrolíferas, terminales de gas, oleoductos y centrales eléctricas de carbón, así como redes mundiales de logística y transporte de combustibles fósiles, ganado y productos pecuarios. El desmantelamiento de esta infraestructura creará un ámbito sin precedentes para el reciclaje de metales. El hierro, el aluminio, el acero, el cobre, el níquel y el cobalto se utilizan ampliamente en la industria petrolera, pero también ayudarán a impulsar la transformación de la energía, el transporte y los alimentos.


La interrupción de las industrias lácteas liberará 2.700 millones de hectáreas de tierra anteriormente dedicado a la cría de animales hacia la agricultura regenerativa y la reforestación activa lo que permitirá contar con estrategias naturales a gran escala para extraer y capturar carbono atmosférico.


Durante las próximas dos décadas, la transformación del sistema de producción global creará posibilidades únicas. No necesitamos esperar tecnologías de punta de costo elevado para resolver nuestros mayores desafíos globales. Tenemos todas las herramientas que necesitamos para marcar el comienzo de una nueva era de superabundancia que proporcionará un sistema de energía avanzada, movilidad, alimentos, educación e infraestructura para el mundo a una décima parte del costo de los sistemas existentes.


Pero llegar a este momento de la humanidad no será fácil. Las disrupciones actuales son rápidas, pero no lo suficientemente rápidas como para que el mundo escape de la zona de peligro climático. Si retrasamos estos cambios y nos aferramos a industrias obsoletas; las consecuencias sociales, económicas y geopolíticas podrían detener y obstruir la transformación.


Debido a que las tecnologías disruptivas escalan por razones económicas, los gobiernos pueden acelerar esta transformación aprovechando los mercados. Eso requiere acabar con los subsidios de billones de dólares y nuevas inversiones en energía convencional; crear mercados de electricidad libres y justos que defiendan el derecho de las personas a poseer y comercializar energía; y establecer sistemas de propiedad intelectual de fuente abierta para el diseño global y la implementación local. En el caso de la calefacción residencial, los gobiernos deberían otorgar incentivos y subsidios para la electrificación.


Desde la fiebre del petróleo de Pennsylvania de 1859, el petróleo se ha convertido rápidamente en el combustible dominante de la sociedad industrial y el mundo piensa que la energía limpia representa una transición de combustibles fósiles abundantes y baratos a energías renovables escasas y caras. Y en realidad, es exactamente al revés, la disrupción de la energía limpia marcará el comienzo de una transformación fundamental en la forma en que producimos energía, una que puede revolucionar la energía específica y las relaciones laborales que históricamente han generado episodios de escasez de recursos de combustibles fósiles.


Sobre todo, debemos cambiar nuestra forma de pensar y aceptar la necesidad de un cambio radical de la provisión centralizada de energía, transporte y alimentos a una descentralizada. El viejo sistema está muriendo mientras uno nuevo está naciendo, colocándonos en el ojo de la tormenta. Pero con las decisiones correctas, podemos construir rápidamente una civilización más justa y avanzada que brinde niveles incomparables de prosperidad universal y sostenible.


Lo que estamos experimentando no es una transición, sino que una transformación disruptiva que implica un cambio de fase en el sistema energético. Lejos de que esto implique una reducción en la energía neta disponible para la civilización, la evidencia científica confirma que, si se persigue de manera correcta, este cambio de fase puede generar lo contrario: un nivel hasta ahora impensado de energía limpia y económica que abrirá un vasto espacio de posibilidades para la civilización humana.


Sin embargo, este espacio de posibilidades no representará una simple continuación de los negocios como los conocemos en la actualidad, sino que requerirá e implicará transformaciones económicas, sociales y políticas fundamentales para aprovechar, maximizar y distribuir los beneficios emergentes de este nuevo sistema energético que se debe medir bajo el concepto del retorno de la inversión en energía (EROI), para comprender la eficiencia de un sistema energético en la medida en que pueda proporcionar información útil sobre la cantidad de energía neta disponible para la sociedad más allá de la energía utilizada para extraer energía de primera mano. Cuanto mayor sea la relación, más excedente de energía neta estará disponible para apoyar otras actividades sociales y económicas.


Nuestro futuro se relaciona con un cambio de enfoque completo con lo que hasta ahora conocíamos y dábamos por verdadero. Uno de los más notorios es la afirmación de que los paneles solares tienen una vida útil de alrededor de 20 a 30 años, sin embargo, los paneles solares no se queman espontáneamente después de dos o tres décadas y realmente, su eficiencia disminuye con el tiempo en una cantidad muy pequeña cada año. Esto significa que después de 20 años, la mayoría de los paneles solares seguirán funcionando al 90% de su capacidad.


La recuperación de la energía de la energía solar y eólica también es fenomenal y representa una fracción de la huella de carbono de los combustibles fósiles.


Hasta ahora, hemos comparado la energía solar y eólica con los combustibles fósiles como si simplemente fueran a sustituirlos uno por uno. Pero esto revela otro error fundamental donde la disrupción energética no es una sustitución uno por uno dentro de un sistema energético con la misma arquitectura, sino que transformará fundamentalmente toda la arquitectura.


La suposición de que la red actual centrada en los combustibles fósiles actuará como una restricción pasa por alto la realidad de cómo funcionan las disrupciones. La falta de carreteras no impidió que los automóviles se hicieran presentes, sino que estimuló la aparición de nuevas redes de transporte. Del mismo modo, las computadoras y los teléfonos inteligentes han interrumpido las líneas fijas y las han impulsado a evolucionar hacia Internet. De manera similar, el nuevo espacio de posibilidades representado por la capacidad de generar grandes cantidades de electricidad casi gratis durante la mayor parte del año incentivará y acelerará la evolución y transformación de la red en sistemas más grandes, más flexibles, diversos y capaces.


La energía solar fotovoltaica ya ha experimentado mejoras exponenciales en la eficiencia, lo que ha dado como resultado que los paneles sean capaces de generar muchas veces más electricidad de lo que podían generar anteriormente durante varias décadas. Los primeros paneles en 1955 comenzaron con una eficiencia del 2%. Hacia 1985, la eficiencia alcanzó al 14%, produciendo un 600 % más de energía que en 1955. Desde entonces, se ha disparado a un promedio de alrededor del 22% produciendo un 57% más de energía que en 1985. Toda la evidencia muestra que la mejora aún continúa con nuevas innovaciones que ya apuntan a mayores eficiencias futuras. Existen tendencias similares de mejora con las turbinas eólicas y el almacenamiento en las baterías. Sobre la base de estas tendencias existentes, es completamente razonable esperar que el EROI de la energía solar fotovoltaica, la eólica y la de baterías continúe mejorando.


La implicación es que la disrupción de la energía limpia basada en la energía solar, eólica y baterías anuncia el potencial de avance hacia un nuevo sistema de energía como nunca antes habíamos visto. Permitirá a la humanidad no solo satisfacer nuestras necesidades energéticas de manera sostenible, sino también electrificar una amplia gama de servicios públicos que dentro del sistema actual genera costos energéticos y ambientales elevadísimos.


Un nuevo sistema de energía limpia cambiará el stock primario de recursos a las ilimitadas fuentes renovables de energía solar y eólica, y reducirá drásticamente los insumos de energía y mano de obra en la producción de energía a cero costos marginales durante la mayor parte del año. Esto puede abrir el flujo de energía a la humanidad hasta un grado que nunca hemos imaginado con el uso de un sistema de combustibles fósiles. Al usar un sistema energético dentro de una dinámica circular, el sistema podría maximizar la generación de energía sin expandir continuamente la huella material del sistema. Como resultado, el nuevo sistema energético podría brindar por primera vez a la humanidad la oportunidad de crear nuevas formas de prosperidad y creación de valor que no impliquen una expansión acelerada sin fin de nuestra huella material, sino que nos permita apoyar nuevas formas de regenerar la Tierra.


Pero este sistema no llegará automáticamente. Las sociedades y los tomadores de decisiones deben comprender el espacio de posibilidades que se avecina y tomar las decisiones correctas para llegar allí. El nuevo sistema no estará en consonancia con la continuación de la economía actual, los servicios públicos de energía centralizados y las métricas tradicionales de las antiguas industrias energéticas jerárquicas. Es fundamental repensar todos nuestros sistemas de organización social, creencias, valores y mentalidades. Si no tomamos las decisiones correctas ahora, la civilización podría colapsar en medio de una tormenta perfecta de crisis autoinducidas.


Sin embargo, si tenemos éxito, seremos capaces de crear un nuevo y enorme espacio de posibilidades para la civilización, la especie humana y todas las especies. A medida que dejamos atrás la era de los combustibles fósiles, podríamos entrar en una nueva época sin precedentes de abundancia de energía, prosperidad económica y restauración ecológica. Pero no podemos llegar allí si nos negamos a ver el destino. La elección es nuestra. No hay tiempo que perder y todo por ganar.


Estamos en la cúspide de la transformación más rápida, profunda y trascendental de la civilización humana en la historia, una transformación tan significativa como el paso del estado de las ciudades y la agricultura hace 10.000 años a lo que conocemos actualmente.


Durante la década de 2020, las tecnologías clave deben converger hacia una disrupción de los cinco sectores fundamentales que sustentan la economía global y, con ellos, todas las principales industrias del mundo actual. Los efectos colaterales para la sociedad serán tan profundos como las extraordinarias posibilidades que surjan.


En los sectores de información, energía, alimentos, transporte y materiales, los costos se podrían reducir 10 veces y los procesos de producción podrían ser 10 veces más eficientes utilizando un 90 % menos de recursos naturales con entre varias veces menos de desperdicios. El sistema de producción prevaleciente se alejará de un modelo de extracción centralizada y el desglose de recursos escasos que requiere una gran escala física y alcance, a un modelo de creación localizada a partir de bloques de construcción ilimitados y ubicuos: un mundo construido no sobre carbón, petróleo, acero. , ganado y concreto sino en fotones, electrones, ADN, moléculas y bits. El diseño y desarrollo de productos se realizarán en colaboración a través de redes de información, mientras que la producción física y la distribución se realizarán localmente. Como resultado, se eliminará la ventaja geográfica a medida que cada ciudad o región se vuelva autosuficiente. Este nuevo sistema de producción basado en la creación, que se basará en tecnologías que ya estamos usando hoy, será mucho más equitativo, sólido y resistente que cualquiera que hayamos visto. Tenemos la oportunidad de pasar de un mundo de extracción a uno de creación, de un mundo de escasez a uno de plenitud, de un mundo de inequidad y competencia depredadora a uno de prosperidad compartida y colaboración.


Esta no es otra Revolución Industrial, sino un cambio mucho más fundamental. Este es el comienzo de la tercera era de la humanidad. Las posibilidades que se abren en esta nueva era son verdaderamente extraordinarias. Dentro de 10 a 15 años, por primera vez en la historia, la pobreza se podía superar fácilmente. El acceso a todas nuestras necesidades básicas; alimentos, energía, transporte, información y vivienda; podrían convertirse en un derecho humano fundamental. los conflictos armados, a menudo impulsado por la necesidad de acceder a recursos escasos y controlarlos, podría volverse en gran medida innecesario. El cambio climático y la degradación ambiental, causados ​​por procesos de producción que no tienen en cuenta la destrucción que causan en el mundo natural, podrían superarse mediante un nuevo sistema de producción que proporcione energía, transporte y alimentos sin emisiones de carbono con residuos marginales. Esto podría permitirnos restaurar la integridad de los sistemas naturales del planeta y ayudar a mitigar el impacto de nuestras acciones insostenibles en la salud humana. Nunca antes la humanidad había visto abrirse un abanico tan asombroso de posibilidades en tan poco tiempo.


Pero este futuro no está predeterminado. De hecho, no se puede lograr solo con el progreso tecnológico. La historia indica que las civilizaciones líderes han desarrollado capacidades organizativas cada vez mayores junto con mayores capacidades tecnológicas. Mientras que las capacidades tecnológicas dictan el potencial de cualquier civilización, el sistema organizativo determina qué tan cerca de este potencial puede llegar una sociedad. Las lecciones de la historia nos entregan una gran enseñanza como son civilizaciones líderes como Babilonia y Roma, cayeron al límite de su capacidad para organizar la sociedad y resolver los problemas creados por su sistema de producción. Cuando estas civilizaciones se vieron amenazadas con el colapso, miraron hacia atrás e intentaron recuperar los días de gloria remendando su sistema de producción y duplicando su sistema de organización en lugar de adaptarse. El resultado fue el descenso a una edad oscura.


Hoy, el liderazgo actual de los gobiernos y la industria está cometiendo el mismo error. Los patrones de la historia son claros. Los cinco sectores fundamentales, que dieron lugar al dominio occidental comenzando con Europa en el siglo 16 y Estados Unidos en el siglo 20, podrían colapsar durante la década de 2020. Estamos experimentando un aumento de la desigualdad, el extremismo y el populismo, el deterioro de los procesos de toma de decisiones y el debilitamiento de la democracia representativa, la acumulación de inestabilidad financiera a medida que hipotecamos el futuro para pagar el presente, la degradación ecológica y el cambio climático. Todos signos de que nuestra civilización ha alcanzado y traspasado sus límites.


Y esto es solo el comienzo: a medida que las nuevas tecnologías se desarrollan rápidamente, su poder disruptivo solo se hará más fuerte. Irónicamente, las mismas tecnologías que prometen resolver nuestros problemas más apremiantes también están acelerando el colapso, desafiando la capacidad de funcionamiento de nuestro sistema de organización obsoleto y cada vez más incompatible.


La elección, por lo tanto, es dura: colapsar en una nueva era oscura o pasar a un nuevo sistema de organización que nos permita florecer en una nueva era. Tal movimiento no será fácil: tendremos que repensar no solo las estructuras e instituciones que administran la sociedad, sino también los conceptos mismos sobre los que se construyen. La democracia representativa, el capitalismo y los estados nacionales pueden parecer verdades fundamentales pero, de hecho, son meras construcciones humanas que surgieron y evolucionaron en un sistema de organización industrial. En la nueva era, es posible que se vuelvan redundantes.


Por primera vez en la historia, no solo tenemos las herramientas tecnológicas para dar un salto increíble en las capacidades de la sociedad, sino también la comprensión y la previsión para ver lo que se avecina. Tenemos la opción, por lo tanto, de evitar el desastre o no. Podemos optar por elevar a la humanidad a nuevas alturas y utilizar la próxima convergencia de las disrupciones tecnológicas para acabar con la pobreza, la desigualdad, los conflictos por los recursos y la destrucción del medio ambiente, todo por una fracción del costo en el que incurrimos al tratar con ellos hoy. O podemos optar por preservar el statu quo fallido y descender a otra era oscura como todas las civilizaciones que nos antecedieron.


Las edades oscuras no ocurren por falta de luz solar, sino por falta de liderazgo.


Los años venideros serán turbulentos y desestabilizados tanto por las disrupciones tecnológicas que trastornan los cimientos de la economía mundial como por las conmociones del sistema por pandemias, conflictos geopolíticos, desastres naturales, crisis financieras y disturbios sociales que podrían conducir a puntos de inflexión dramáticos para la humanidad, incluidas las migraciones y guerras. Ante cada nueva crisis estaremos tentados a mirar hacia atrás en lugar de hacia adelante, a confundir la ideología y el dogma con la razón y la sabiduría, a volvernos unos contra otros en lugar de confiar unos en otros.


Si nos mantenemos firmes, podemos emerger juntos para crear la civilización más rica, saludable y extraordinaria de la historia. Si no lo hacemos, nos uniremos a las filas de todas las demás civilizaciones fallidas para que los futuros historiadores las puedan incluir en sus libros.
Nuestros hijos nos agradecerán por traerles una nueva era, o nos maldecirán por condenarlos a otra era oscura. La elección es nuestra.



97 visualizaciones0 comentarios