Una mirada “fuera de la caja” observando los mercados hacia una deflación de buena calidad

Actualizado: 4 oct 2021

Todo el mundo está preocupado debido a que nos encontramos en un período inflacionario impulsado por las interrupciones en las cadenas de suministros. En la actualidad, son pocas las voces que comentan la presencia de una tendencia donde se están gestando grandes fuerzas deflacionarias. Así es, deflación en toda su magnitud.


Y es que por el lado de la innovación, hoy estamos en un período único en la historia con tres importantes fuentes de innovación tecnológica que evolucionan al mismo tiempo: el teléfono, la electricidad y el automóvil y cinco plataformas que incluyen a la secuenciación del ADN, la robótica, el almacenamiento de energía, la inteligencia artificial y la tecnología blockchain.


Revisemos los vehículos eléctricos y la tecnología del sistema de paquetes de baterías. Por cada duplicación acumulada de vehículos eléctricos vendidos, los costos se reducen en un 28% en las baterías, lo que significa que los costos de los vehículos eléctricos caerán aproximadamente un 15% cada vez que veamos una duplicación en las ventas. Solo estamos en los inicios de esta transformación. También los costos de los robots industriales están cayendo más del 20% por cada duplicación acumulada.

En inteligencia artificial, los costos de capacitación están cayendo cerca de un 70% cada año y veremos un auge en muchos productos que usan IA. Por lo tanto, serán mejores, más baratos, más rápidos y más creativos.

Miremos los costos de secuenciación de ADN como han caído en el tiempo. Para secuenciar el primer genoma humano completo, se necesitaron 2.700 millones de dólares y 13 años de potencia informática en 2003. Dieciocho años después, hemos bajado a 500 dólares y unas pocas horas de potencia informática. Por cada duplicación acumulada en el número de genomas humanos completos secuenciados, los costos caen un 40% lo que se traducirá en una transformación en la atención médica.

El corolario de esto es una mala deflación. Desde el colapso de la tecnología y las telecomunicaciones y el colapso financiero de 2008 a 2009, ha habido un aumento significativo en la aversión al riesgo en el mercado. Y muchos inversores y analistas invierten solo cercanos a sus índices de referencia y no quieren desviarse mucho. Como consecuencia, veremos que esta innovación va a ser muy disruptiva para el orden mundial tradicional. Los puntos de referencia de hoy se siguen construyendo sobre la base de los éxitos pasados ​​de las empresas. Con la innovación disruptiva evolucionando a un grado tan rápido, habrá desintermediación y disrupción. Las empresas que han aprendido a satisfacer a los accionistas a corto plazo que quieren sus ganancias ahora, han estado aprovechando para recomprar acciones y pagar dividendos.


Las empresas no han estado invirtiendo lo suficiente en innovación, y veremos muchas caídas durante los próximos cinco a diez años. Al comienzo del inicio de los índices S&P 500, la vida útil promedio de una empresa era de 100 años y este número se ha reducido a poco más de 25 años.


Los consumidores sienten que su poder adquisitivo está disminuyendo. Los precios de los bienes y servicios se mueven más rápido de lo que aumentan los ingresos. Y esta podrías ser otra razón por la que probablemente veremos una desaceleración. Pero aún más importante es lo que ha sucedido con las cadenas de suministro. Si mirábamos cómo estaban posicionadas las empresas antes del coronavirus, nos damos cuenta que habían estado reduciendo la construcción de inventarios y el gasto de capital durante aproximadamente un año donde la razón argumentada fue la guerra comercial entre Estados Unidos y China y un miedo a que el conflicto estallara de alguna manera.

Cuando golpeó el coronavirus al mundo, las empresas que ya habían sido cautelosas, pisaron el freno a fondo en un momento donde el consumidor comenzaba a gastar mucho más debido la tasa de ahorro de los meses anteriores se había disparado gracias a las inyecciones mundiales de los bancos centrales hacia la población. Las empresas fueron atrapadas desprevenidas y no todas han regularizado sus inventarios y lo que está sucediendo actualmente, es que muchas empresas han ingresado pedidos al doble o triple de las condiciones normales. Un ejemplo de este comportamiento es lo que sucedió con los aumentos de precios de la madera en Estados Unidos y ahora con una caída pronunciada desde mediados de mayo a la fecha. Una vez que el mercado vea bajar sustancialmente los precios, los clientes retirarán muchos pedidos para sus inventarios y podría existir una gran caída en los precios de las materias primas.


Un ingrediente adicional es ver con preocupación la desigualdad que se está produciendo entre los países y es algo que están los mercados financieros dejando de lado como un problema social y solo lo miden como un problema económico o financiero. El Covid ya ha sido un gran desequilibrador mundial en todos los aspectos posibles y de seguir en esta línea, estaremos creando la dinámica para que la desigualdad empeore y asuma una mayor importancia en la disrupción de todo tipo de cosas en nuestra sociedad. Una sociedad muy desigual no es una sociedad económicamente sana. También debemos ser observadores con la desigualdad de oportunidades. Sabemos lo que el Covid hizo a las personas que no tenían ni computadores o Wifi en sus casas y donde muchos estudiantes perdieron el contacto con sus colegios generando una generación perdida de jóvenes. A medida que salgamos lentamente del Covid, las consecuencias podrían crear diferentes dinámicas en todo el mundo.


Estábamos viendo una película en modo de reproducción normal. Apareció el Covid y presionó el avance rápido de nuestras vidas. Muchas personas han sido desplazadas de sus trabajos por un gran paso hacia la digitalización. Este grupo de gente no tiene activos financieros y no se benefician de lo que ha sucedido con los precios de los activos y los ingresos reales y potenciales han disminuido. Para agregar una función adicional, si las personas están desempleadas se produce un desajuste de sus habilidades. Y luego se obtiene lo que los economistas llaman los equilibrios múltiples con un resultado negativo, que no da como resultado una reversión a la media, sino una alta probabilidad de un resultado aún peor.


Ya hemos empezando a ver esas puntas de iceberg en la economía mundial con una demanda agregada insuficiente, que es una forma elegante de decir que a medida que las personas con grandes recursos captan más ingresos y más riqueza, gastan menos y el grupo con menos recursos tiende a consumir más.


Al ir el ingreso y la riqueza incremental hacia las personas con más recursos, tendremos el problema de una demanda más acotada, producto del gasto de los ahorros y consiguientemente, un problema de crecimiento.


Políticamente, no es de extrañar que estemos viendo un aumento del populismo en todo el mundo. Un mundo menos igualitario y sospecho que esta divergencia no será a corto plazo. La receta será invertir en infraestructura física y humana. Se trata de permitir a las personas hacer más y hacerlo mejor. Se trata de brindar a las personas oportunidades de transformación. Comenzar a una edad muy temprana, en prekínder, exponiendo las mentes brillantes a una educación y oportunidades. Continuar a lo largo de los años con los estudios superiores en los colegios y luego, la universidad.


Hay mucho que se puede hacer. Se trata fundamentalmente de hacer la pregunta: ¿Cómo permitimos que nuestros recursos, humanos y físicos, sean más inclusivos y más productivos?


El riesgo número uno es la sostenibilidad del sistema de pago global sobre la palabra vulnerabilidad, porque la verdadera clave es mantener en funcionamiento el sistema de pago global en un mundo donde hemos tenido hackeos y ataques terroristas y parecería que somos extremadamente vulnerables a un ataque contra el sistema de pagos de los mercados financieros. La solución requiere un alto grado de cooperación internacional. Se necesita una mirada macro real, lo que significa que debemos contar con un grupo de personas que observe cómo se interconecta todo y dónde están las vulnerabilidades potenciales. Necesitamos la cooperación internacional para evaluar el riesgo y descubrir cómo podemos fortalecer el sistema que existe a corto plazo y, a la larga, modernizarlo. Entrega versus pago, ha sido la forma estándar en la que hemos entregado valores durante los últimos 100 años y esta situación en una época como la nuestra es ridícula. No hay ninguna razón por la que eso no pueda ser instantáneo. Pero eso requerirá una nueva generación de tecnología y blockchain resolverá la modernización de los sistemas. A corto plazo; los bancos centrales y las bolsas deben analizar detenidamente sus sistemas y la interconectividad del sistema y qué tan segura es la conexión que se está haciendo. Una actividad importante para resolver ahora es la creación de un nuevo sistema al centro financiero de todos los países.


Finalmente, la noticia optimista es que veremos una deflación “buena” que provocará un auge de la actividad económica mundial, al menos donde se está produciendo la innovación y estemos cuidando el medio ambiente.




36 visualizaciones0 comentarios