Perspectivas del mundo a mitad de año 2022: Huracán o solo nubes de una tormenta?

Mirada a Estados Unidos


· Existen tres cambios reales en el mundo en lo que va recorrido el año: la lucha contra la inflación, la guerra en Ucrania y la política cero COVID en China.

· En Estados Unidos, la lucha contra la inflación ha sido el impulsor dominante dónde se encuentran los inversionistas. Los desafíos inflacionarios para la Fed fueron exhibidos ayer y tendremos bastante volatilidad con la inflación. Además, la política monetaria por primera vez en una década también está introduciendo volatilidad.

· La incertidumbre actual se puede pensar en un mercado laboral con mucha oferta y poca demanda, la idea de una inflación arraigada por primera vez en muchas décadas que se declara como un comportamiento y una experiencia conductual y por último, pelear contra el retraso de la política de endurecimiento.

· El final del dinero fácil llegó ahora, pero se necesita tiempo para que esta idea se filtre en la economía. Tuvimos una década incluida la experiencia posterior al COVID en la economía americana tuvo abundante liquidez donde la Reserva Federal traspasó billones de dólares a los consumidores, tasas muy bajas durante un período largo tiempo y ahora están aumentando a pasos rápidos. Los impactos del fin del dinero fácil llevan su tiempo y la literatura académica comenta que toma de seis a nueve meses.

· En Estados Unidos, alrededor del 50% de la riqueza de las personas está en su vivienda. Las tasas hipotecarias han empezado a subir y la gente promedio está sintiendo el impacto ahora con tasas al 6%. El financiamiento subió casi un 40%.


Mirada a Europa


· En Europa la gran mayoría de los inversionistas y las personas tienen una gran preocupación por el impacto de la guerra entre Rusia y Ucrania debido a los riesgos de la dependencia del petróleo y el gas ruso. Estamos viendo que se manifiesta ante todo en la apreciación de los precios en una amplia gama de materias primas.

· No es que solo se manifieste en el precio, sino que también se podría terminar viendo cantidad y escasez, lo que tendría más implicaciones negativas para la inflación y, en última instancia, también para el crecimiento.

· El consumo es débil porque las presiones inflacionarias están mirando una película entre la guerra y las sanciones asociadas y se vislumbra que el BCE comenzará a aumentar las tasas de política.

· Después de un largo tiempo con tasas negativas, esto se acaba. El fin del dinero fácil también llegó a Europa con 19 países distintos y donde cada uno de ellos sentirá los efectos de la política monetaria de una manera diferente.


No todo es pesimismo

· Hay que hacer una distinción entre la economía y los mercados financieros. Los mercados son instrumentos con visión de futuro. Los datos económicos nos dicen que los números miran hacia atrás en un punto en el tiempo. El mercado está tratando de tomar esa información, mirar hacia adelante y lo que se mira en el precio y dónde están las oportunidades.

· A medida que entramos en un entorno de ciclo tardío, donde esperamos que el crecimiento se desacelere, el mercado anticipa que la primera forma en que lo hará será a través de las valoraciones.

· Las ganancias corporativas aún son sólidas con un pronóstico de consenso para que las ganancias reflejen un buen múltiplo a futuro. Una reducción de calificación refleja que el mercado se está preparando para este entorno de ciclo posterior.


¿Cómo se comportarían los mercados de acciones en el alero de la recesión económica?

· Es difícil decir dónde está el piso. Los datos aún no se han podido mostrar.

· Los mercados han comenzado a valorar los riesgos de los que estamos hablando donde las ganancias incorporadas no se ha transferido y aún no nos estamos acercando al final de esta fase.

· En recomendaciones, se comenta el aumentar la duración donde miran el punto de partida de las carteras que puedan tener una duración inferior al normal. En renta fija esperan que la recesión brindará protección este tipo de activos. Dentro de la renta variable, confiar en exposiciones más defensivas, cierres o posiciones que se adapten mejor a principios y mediados de ciclo e inclinarse en aquellos sectores donde se tiene mayor visibilidad, mayor claridad y crecimiento de dividendos.


El impacto duradero del COVID y la guerra en Ucrania

· El COVID nos mostró que las pandemias globales son posibles.

· Trabajar desde casa.

· Las tendencias migratorias que hemos visto.

· Reorganización de la globalización. China se unió a la OMC a mediados de los años 90 y desde entonces hemos visto la deslocalización y la fabricación en Estados Unidos migrando al oriente.

· Los CEO’s necesitarán agregar resiliencia a la cadena de suministro, aumentar el inventario o encontrar un mejor entorno de cadena de suministro que no se base únicamente en los costos.

· La guerra en Ucrania, la geopolítica, hacen que un director ejecutivo escoja nuevos lugares para traer la fabricación a una región determinada. Veremos una reorganización en esta materia.

· Robótica, automatización, software pueden regresas a Estados Unidos y será una forma interesante de como pensar los próximos 10 años.

· Existe una necesidad apremiante de un ciclo inversión en infraestructura significativa con centro en la descarbonización del planeta.

· Ya no se trata solo de la sustentabilidad de la energía, sino que se trata de la seguridad de la energía, de la confiabilidad de la energía y de la asequibilidad de la energía.

· Se agregarán nuevos impulsos a la transición energética, una transición que cambiará combustibles fósiles nuevas formas de energía donde se deben pensar las formas en cómo se desarrollará el cambio hacia el lado renovable de la energía.

· Tendremos que mirar cuidadosamente cómo consumiremos la energía a través del lado de la demanda.

Lo que sí puedo asegurar de mi parte es que estamos viviendo tiempos interesantes con tantas cosas que están ocurriendo hoy y que ninguno de nosotros había visto nunca.

Después de las décadas de 1990 y 2000, el ritmo de la integración económica se estancó en la década de 2010, cuando las empresas lidiaron con las secuelas de una crisis financiera, una revuelta populista contra las fronteras abiertas y la guerra comercial de Donald Trump. Nadie sabía si la globalización se enfrentaba a un problema o a la extinción. Ahora, la pandemia y la guerra en Ucrania han desencadenado una reinvención única en una generación del capitalismo global. Mires donde mires, las cadenas de suministro se están transformando, desde los $9 billones en inventarios, almacenados como seguro contra la escasez y la inflación, hasta la lucha por los trabajadores a medida que las empresas globales se trasladan desde China a Vietnam.

Este nuevo tipo de globalización tiene que ver con la seguridad, no con la eficiencia: prioriza hacer negocios con personas en las que puede confiar, en países con los que su gobierno es amigo. Podría descender al proteccionismo, al gran gobierno y al empeoramiento de la inflación. Alternativamente, si las empresas y los políticos muestran moderación, podría mejorar la economía mundial, manteniendo los beneficios de la apertura y mejorando la resiliencia.



Después de la caída del Muro de Berlín en 1989, la estrella de la globalización fue la eficiencia. Las empresas ubicaron la producción donde los costos eran más bajos, mientras que los inversionistas desplegaron capital donde los rendimientos fueron más altos. Durante dos décadas, esto dio lugar a cadenas de valor deslumbrantemente sofisticadas que representan la mitad de todo el comercio. Todo esto mantuvo los precios bajos para los consumidores y ayudó a sacar a 1.000 millones de personas de la pobreza extrema a medida que el mundo emergente, incluida China, se industrializaba.


Los cuellos de botella actuales han reducido el PIB global en al menos un 1%. Los accionistas se han visto afectados al igual que los consumidores dado que la escasez de chips ha detenido la producción de automóviles, los flujos de efectivo de los fabricantes de automóviles han disminuido en un 80 % año tras año.

La invasión de Ucrania por parte de Vladimir Putin ha expuesto dolorosamente la dependencia de Europa de la energía rusa. La China ideológica e impredecible del presidente Xi Jinping tiene una huella comercial siete veces mayor que la de Rusia, y el mundo depende de ella para una variedad de productos, desde ingredientes farmacéuticos activos hasta el litio procesado que se usa en las baterías.


Una indicación de que las empresas están pasando de la eficiencia a la resiliencia es la gran acumulación de inventarios preventivos: para las 3000 empresas más grandes del mundo, estos han aumentado del 6 % al 9 % del PIB mundial desde 2016. El patrón de inversión multinacional se ha invertido: el 69% proviene de subsidiarias locales que reinvierten localmente, en lugar de empresas matrices que envían capital a través de las fronteras.

Las industrias más presionadas ya están reinventando sus modelos de negocio, alentadas por gobiernos que desde Europa hasta la India apuestan por la autonomía estratégica. La industria automotriz está copiando a Tesla al avanzar hacia la integración vertical, en la que cada empresa controla todo, desde la extracción de níquel hasta el diseño de chips. Los ensambladores de productos electrónicos de Taiwán han reducido su participación en los activos en China del 50 % al 35 % desde 2017, ya que clientes exigen diversificación. En energía, Occidente busca acuerdos de suministro a largo plazo con aliados en lugar de depender de mercados al contado dominados por rivales, una de las razones por las que ha estado coqueteando con Qatar, rico en gas. Las energías renovables también harán que los mercados energéticos sean más regionales.


El peligro es que una búsqueda razonable de seguridad se transforme en un proteccionismo desenfrenado, planes de empleo y cientos de miles de millones de dólares en subsidios industriales. El efecto a corto plazo de esto sería una mayor volatilidad y fragmentación que impulsaría los precios aún más.

Es por eso que la moderación es crucial. Los gobiernos y las empresas deben recordar que la resiliencia proviene de la diversificación, no de la concentración en casa. Los puntos de estrangulamiento que controlan las autocracias representan solo alrededor de una décima parte del comercio mundial, en función de sus exportaciones de bienes en los que tienen una participación de mercado líder de más del 10% y para los cuales es difícil encontrar sustitutos. La respuesta es exigir a las empresas que diversifiquen sus proveedores en estas áreas y dejar que el mercado se adapte.

¿Estarán los gobiernos de hoy a la altura? Abundan la miopía y la insularidad.
Si eres un consumidor de bienes globales, es decir, un ciudadano del mundo, debes esperar que la próxima fase de la globalización implique el máximo grado de apertura posible. Un nuevo equilibrio entre eficiencia y seguridad es un objetivo razonable.
Vivir en un búnker subvencionado no es la solución.






137 visualizaciones0 comentarios