top of page

Estamos en la frontera de ver un panorama completamente diferente para los próximos diez años

Actualizado: 11 jun 2023

La economía mundial y el sistema planetario están enormemente desequilibrados debido al calentamiento global y a las crecientes desigualdades sociales. La rivalidad entre las grandes potencias y la tecnología disruptiva amenazan con empujar estos desequilibrios más allá de la fragilidad, incluso hacia el colapso.


¿Qué deberíamos estar haciendo con estas amenazas existenciales? La forma más sencilla es no pensar en ellos, u otra forma es negar que estos problemas existan. Otra opción es considerar que estos grandes problemas están mucho más allá de nuestro alcance personal, por lo que realmente es responsabilidad de nuestros líderes políticos o de alguien más resolverlos. No podemos resolverlos individualmente, por lo que alguien más debe hacer el trabajo.


Las proyecciones a largo plazo recientes del Banco Mundial mostraron que la tasa de crecimiento potencial global caerá a un mínimo de tres décadas durante el resto de la década de 2020, porque todos los impulsores del crecimiento están debilitados, como las tasas de crecimiento de la inversión, la productividad total de los factores, el envejecimiento de la fuerza laboral mundial y el crecimiento del comercio internacional.


En las últimas décadas, la riqueza mundial se ha disparado en el papel, a medida que las bajas tasas de interés hicieron subir los precios de los activos. Pero el balance global sigue plagado de fragilidades y donde las recientes turbulencias del sector financiero han puesto de manifiesto. Sin embargo, la forma en que el mundo toma prestado, presta y crea riqueza podrá cambiar fundamentalmente.


Desde 2000 hasta 2021, la inflación de los precios de los activos generó más de $160 billones de dólares en riqueza en el papel con valoraciones de activos que crecieron rápidamente. Sin embargo, la inversión y el crecimiento mundial siguieron siendo lentos y debemos incorporar que la economía mundial tuvo vientos en contra en el 2022 cuando el mundo perdió ocho billones de dólares de riqueza.


La única certeza que tenemos ahora es un alto grado de incertidumbre donde la gama de posibles caminos a seguir es bastante amplia. McKinsey modeló cuatro escenarios a largo plazo para ver cómo evolucionaría el balance mundial, como volver a la era pasada con tasas de interés más altas e inflación por más tiempo, el reinicio del balance y la aceleración de la productividad.


El primer escenario se denomina “retorno al pasado” donde la volatilidad actual se muestra transitoria y se reanuda la expansión del balance aumentando el riesgo de shocks económicos. Posible efecto: Todo esto vendría a expensas del crecimiento de la economía real y exacerbaría la desigualdad.


En el segundo escenario llamado “más alto por más tiempo”, la presión inflacionaria se arraiga, pero las preocupaciones sobre la estabilidad financiera moderan el endurecimiento de las políticas. La demanda se mantendría fuerte, ya que la inversión se recuperó para respaldar imperativos como la transición de energía limpia, la reconfiguración de las cadenas de suministro y la defensa. En 2030, el balance se vería más saludable en relación con el PIB que hoy, porque la inflación reduciría la carga de la deuda y los precios de los activos en términos reales. Posible efecto: El exceso de ahorro se desvanecería.


El tercer escenario con el nombre "restablecimiento del balance general", representa el peor de los casos. Las tasas de interés continuarían aumentando, contribuyendo al estrés del sistema financiero o incluso a fallas. Esto conduciría a una fuerte corrección en los valores de los activos, y muchos activos financiados con deuda terminarían bajo el agua. Podría seguir un prolongado proceso de desapalancamiento y una larga recesión. Posible efecto: Una caída potencial del valor de las acciones y los bienes raíces de más del 30% en términos reales entre ahora y 2030 y un estallido de la burbuja inmobiliaria y bursátil.


Y nos queda un cuarto escenario llamado “aceleración de la productividad”, que sería el más deseable donde las ganancias de productividad más rápidas respaldarían un fuerte crecimiento del PIB, impulsarían los ingresos y la riqueza y conducirían a un balance general más saludable.


Lograr el mejor de los casos requeriría que los responsables de la política fiscal y monetaria lograran un delicado equilibrio con un cierto ajuste para mitigar la inflación ya que un ajuste excesivo agotaría la riqueza y causaría estrés financiero.


La diferencia entre el mejor y el peor de los escenarios, en términos de crecimiento y de salud del balance, sería enorme. A las empresas les resultará tremendamente difícil definir sus estrategias con una variedad tan amplia de posibles formas futuras del panorama económico, bancario y de inversión ya que reaccionar a los cambios en el entorno macro ya no será suficiente. Las empresas deberán planificar un conjunto suficientemente amplio de resultados, identificar señales que puedan ayudar a indicar qué escenario está tomando forma y solidificar los enfoques de gestión de riesgos, todo mientras ajustan sus modelos comerciales y buscan nuevas oportunidades de crecimiento.


En otras palabras, las empresas deberán asegurarse de estar preparadas para cualquier cosa. Pero también deben esforzarse por obtener el mejor resultado con un mayor crecimiento de la productividad. Si bien hacer ambas cosas simultáneamente no será fácil, es imperativo. Si las empresas actúan solo a la defensiva, basándose en la expectativa de un resultado negativo, el clima de inversión podría volverse hostil.


De hecho, las expectativas de una desaceleración del crecimiento o una recesión podrían convertirse en una profecía auto cumplida. En lugar de realizar inversiones que podrían contribuir a mejores resultados económicos, las empresas podrían decidir esperar. Los promotores inmobiliarios que anticipan precios más bajos podrían retrasar nuevos proyectos. Los bancos enfocados en fortalecer sus balances podrían elevar los estándares crediticios, reduciendo la oferta de crédito.


Es fundamental que para evitar tal espiral, los líderes tanto del sector público como del privado deban defender un escenario de aceleración de la productividad y diseñar políticas y estrategias que lo impulsen.


Si bien reconocemos que la rivalidad entre las grandes potencias paraliza la cooperación global, esto no significa que muchos países no puedan emprender políticas imaginativas para mejorar la productividad a nivel nacional y construir regímenes de cooperación regional en comercio, inversión, educación e infraestructura.


Los economistas y tecnólogos siempre están desconcertados por las cifras de productividad que faltan a pesar de la rápida aceleración de la tecnología informática. Los especialistas a menudo olvidan que la productividad es un rasgo del ecosistema que solo puede aparecer cuando se gestiona el ecosistema para que funcione como un todo, en lugar de funcionar por partes. En otras palabras, las habilidades de gestión y organización son clave para garantizar que todas las partes del sistema funcionen para generar productividad en su conjunto.


Los formuladores de políticas a menudo se preguntan por qué muchos objetivos de políticas parecen maravillosos en cuanto a la inspiración y su entrega resulta ser aburrida. Esto se debe a que la construcción de ecosistemas son pensados a largo plazo y necesariamente llevará tiempo, por lo que aquellos que optan por la fruta al alcance de la mano, siempre descubren que no son tan dulces o se pudren demasiado rápido. Uno de los defectos de la democracia electoral y las políticas de libre mercado es que tanto los políticos como las empresas se centran en las elecciones a corto plazo o en el ciclo de información. El político necesita cumplir con un ciclo electoral de cuatro años y los hombres de negocios informan cada trimestre sobre las ganancias y se centran solo en generar beneficios a corto plazo a costa de gestionar proyectos a largo plazo.


Las ganancias a corto plazo siempre se obtienen a costa del crecimiento a largo plazo.


¿Cómo conseguir que todo el mundo se centre en el largo plazo? Pareciera ser que solo a través de una profunda recesión o de un gran dolor global.


El mundo puede lograr un mayor crecimiento de la productividad. Pero no sucederá por sí solo.
Y, recuerda que las hormigas seguirán construyendo sus nidos incluso mientras los elefantes pelean.


130 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page